IEVENN
Bélgica

Juncker, en exclusiva: «No me gusta la idea de oponer el estilo de vida europeo a la migración»

Jean-Claude Juncker es el líder que ha dominado la política europea durante décadas. Ahora, pocas semanas antes de que entregue las riendas del poder, Euronews entrevista en exclusiva al presidente de la Comisión Europea en Bruselas para tratar el legado que deja a Europa.

Entre otros asuntos, ha hablado sobre el reparto de carteras de la nueva Comisión de Úrsula Von der Leyen. Se ha referido a la polémica en torno a la nueva cartera de la Comisión Europea, «Proteger nuestro estilo de vida europeo».

Juncker ha afirmado que para él, el «estilo de vida europeo» supone reunir los principales talentos y energías, y el respeto por los demás independientemente de su color y de su origen. El encargado de gestionar este título será el eurodiputado griego Margaritis Schinas, quien estará al frente de las políticas del bloque en materia de migración y seguridad, así como de educación y empleo.

Al preguntarle si durante su mandato la UE perdió el control sobre la migración, Juncker ha afirmado que fueron los Estados miembros quienes lo perdieron.

También ha hablado sobre el Brexit. Juncker ha apuntado que no es un fracaso de su mandato y ha añadido que no tuvo voz en el referéndum de 2016 porque le dijeron que no interviniera.

En su opinión, la salida del Reino Unido de la Unión Europea tiene que ver con el hecho de que ningún Gobierno del país ha defendido abiertamente el lugar de Reino Unido dentro de la UE. De hecho, no se sintió sorprendido por el resultado

Juncker sigue pensando que el Reino Unido quiere abandonar la UE y ha señalado que con el Brexit perderán todos, tanto el Reino Unido como la Unión Europea.

Para seguir este y otros temas como su relación con Donald Trump, Theresa May o Viktor Orbán pincha en el vídeo de arriba para ver la entrevista en español, en exclusiva e íntegra a Jean-Claude Juncker o puede leer la transcripción en castellano de la entrevista:

Ha sido una gran semana para la nueva Comisión, ya que la presidenta electa, Ursula Von Der Leyen, ha dado a conocer la nueva Comisión. Así que, ¿cómo se siente al respecto? Y cuando recuerda sus primeros días en la presidencia, ¿siente un poco de nostalgia? Sí y no. Estoy feliz de irme y estoy triste por no quedarme. Creo que el equipo presentado por la Presidenta Von Der Leyen es un equipo excelente, principalmente porque siete seis u ocho de mis comisarios siguen siendo miembros de la nueva Comisión. Lo ha hecho bien.

Uno de sus colaboradores más cercanos aquí en la Comisión Europea, Margaritis Schinas, fue ascendido a vicepresidente de la Comisión Europea, pero hay mucha controversia en torno a las nuevas carteras y los nuevos nombres de las carteras, especialmente la que se espera que el señor Schinas obtenga: «Protegiendo el estilo de vida europeo». ¿Está de acuerdo con este término? No.

¿Qué es para usted el «estilo de vida europeo»? Un estilo de vida europeo es reunir nuestros principales talentos y energías… y en ese punto se incluye el hecho de que hay que respetar a los demás, independientemente de su color y de su lugar de residencia inicial. Conociendo bien a Margaritis porque estaba en contacto diario con él, sé que el título no corresponde a sus propios valores. Y creo que esto tendrá que cambiar.

Así que, como dijo la presidenta electa, se trata de migración, pero, por supuesto, no está de acuerdo en que así sea… No, no me gusta la idea de oponer el estilo de vida europeo a la migración. Aceptar a los que vienen de lugares lejanos de Europa es parte del estilo de vida europeo. Debe ser precisado.

Pero sigamos con la migración, ya que fue un tema que determinó su mandato y sigue dominando la agenda. ¿Siente que perdió el control de la situación?Yo mismo, no. Pero los Estados miembros han perdido el control. Cuando hacía campaña en 2014, me encargaba de llamar la atención en general sobre el tema de la migración porque era previsible que algo pasaría. En 2015, la Comisión presentó propuestas principalmente en lo que se refiere al reasentamiento y la localización. Esta fue una decisión del Consejo de Ministros de Interior, pero unos 4 ó 5 países no aceptaron a quiénes el Consejo les estaba dando. Cuando echo un vistazo a la prensa húngara, se critica a la Comisión, pero realmente hay que criticar a los miembros.

Ellos tomaron la decisión. Fue la decisión correcta y no es un conflicto entre la Comisión y Hungría y otros países. Es un asunto conflictivo entre los estados miembros del Consejo y algunos de los estados miembros. Fue una sabia propuesta para aplicar la solidaridad a la crisis de la migración. Funcionó por partes. No funcionó totalmente. Pero no hay otra manera de distribuir a los refugiados entre todos los países.

Pero la crisis continúa. Ya vemos que la situación empeora en el Mediterráneo. ¿Cómo ve usted que ocurra esto cuando los Estados miembros a los que se ha referido se han negado? Pero estaba pidiendo a los Estados miembros reacios que acogieran en su territorio a niños, niños sin padres y sin familia, que son Europa. ¿Cree usted realmente que en Polonia habría manifestaciones en contra de que la nación polaca estuviera llevando niños a su territorio? No, no, no, no. Tenemos que recordar que, si quieres que el mundo se convierta en un lugar mejor para vivir, entonces tienes que amar a los demás.

¿Ve usted que una crisis como la de 2015 se esté repitiendo en Europa? No, no lo creo. En 2015 se produjo una situación que fue excepcional. Los países estaban tratando esta situación de diferentes maneras. Alemania no estaba abriendo sus fronteras, pero tampoco las estaba cerrando.

Si hubiera cerrado sus fronteras, habríamos tenido una cantidad de refugiados en Hungría con los que Hungría nunca habría podido tratar. Pero creo que la situación ha cambiado. Si nos fijamos en el número de refugiados que llegan por el Mediterráneo, tal vez también por el Mar Egeo, podemos ver que el número de refugiados ha disminuido drásticamente. Pero no soy alguien que diga que no me preocupa lo que está sucediendo. No, porque las cifras de las últimas semanas están aumentando y tenemos que ser conscientes de que la situación podría estallar fácilmente.

Hizo todo este camino para responder a esta crisis y también lo hizo para que Merkel abriera las puertas de Alemania… No abrió las puertas… no las cerró. Hay una diferencia.

Pero, ¿eso ayudó a líderes como el señor Salvini a emerger en Europa? ¿Dónde está el señor Salvini ahora?

Creo que dejó el Gobierno.
Dejó el Gobierno. Vale. Una buena noticia.

No es el único. No, no, no, no, pero es demasiado fácil desarrollar una explicación demagógica. Se trata de personas pobres, pero no todas tienen derecho a permanecer en Europa. Ahí tenemos un gran problema porque es difícil gestionar los retornos a los países de origen. Pero el hecho de que en Hungría y en Italia algunos digan que la política de mi Comisión sería abrir las puertas ampliamente al Islam o al terrorismo… es, en realidad, un pecado, es un pecado.

Permíteme llevarle ahora a otra crisis en curso que no sabemos cuándo ni cómo terminará. Por supuesto, estoy hablando del Brexit. ¿Considera que el Brexit es el mayor fracaso de su mandato, que no consiguió mantener a un país dentro del bloque por primera vez? Es una tragedia y es un fracaso, pero tengo que decir que no creo que sea mío, porque no decidí celebrar este referéndum. No intervine en la cuestión del referéndum de la UE porque el primer ministro, Cameron me pidió que no interviniera, porque esto tenía que ser considerado como un problema interno británico. Habíamos negociado un acuerdo con Cameron sobre diferentes puntos. Este acuerdo con Cameron no influyó en la campaña del referéndum. Durante más de 40 años los británicos han dicho que sí, que están dentro, pero no quieren compartir todas las políticas que decide la Unión Europea. Los británicos desde el principio eran europeos a tiempo parcial, lo que necesitamos son europeos a tiempo completo.

Este Brexit, desde sus inicios, tiene que ver con el hecho de que ni un solo Gobierno británico estaba defendiendo y explicando abiertamente el lugar de Gran Bretaña en la Unión Europea. Si durante décadas se ha dicho al pueblo que esto no es exactamente lo que se pretendía, no se sorprenda si la respuesta a un referéndum es negativa. Por cierto, yo fuí probablemente el único que no se sorprendió por el resultado.

¿Se esperaba eso? Sí, yo esperaba que debido a esta «matraquage» como dirían los franceses, repitiendo día tras día: que estamos aquí, pero que no queremos estar aquí, estaba produciendo resultados evidentes.

Pero dado el caos que reina ahora mismo en el Reino Unido, ¿deberían de abandonar el bloque definitivamente? Es una decisión que deben tomar nuestros amigos británicos. Mi impresión es que quieren irse, según el resultado del referéndum. Pero esta es una situación de pérdidas, de más pérdidas para Reino Unido, pero también para el resto de la Unión Europea.

Su colega, el Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha mencionado que hay un «lugar especial en el infierno» para aquellos que no tienen un plan para llevar a cabo el Brexit de forma segura. ¿Existe tal lugar para quién? ¿David Cameron, Boris Johnson o Theresa May?

En contra de mi buen amigo Donald Tusk, no creo en el infierno.

¿Pero habría que culpar a alguien por la situación? No, pero yo no enviaría a nadie al infierno, porque hiceron lo mejor que pudieron, principalmente Theresa May. No negociamos un acuerdo con Theresa May, sino un tratado. Esta expresión «acuerdo» no refleja la ambición del texto; es un tratado. Lo hizo bien y me hubiera gustado que el Parlamento Británico hubiera aceptado este acuerdo de retirada. Las cosas serían más fáciles.

¿Qué le dirías a David Cameron si lo vieras ahora? Me gustaría recordarle que siempre hemos tenido una buena relación personal, aunque se opusiera a mi nombramiento como presidente de la Comisión. Lo conocí al día siguiente de mi nombramiento y acordamos trabajar en las mejores condiciones posibles. Pero creo que fue un gran error someter a referéndum una cuestión tan complicada.

El acuerdo de retirada que firmamos con la primera ministra May, son 700 u 800 páginas. ¿Todos los ciudadanos británicos que participaron en el referéndum sabían de qué trataba todo esto? No.

Pero dejemos un poco el fracaso de la UE con el Brexit y sigamos…
Es el fracaso de Reino Unido, no de la Unión Europea.

Vale, usted dijo que su mayor logro en todos estos años fue mantener a Grecia en la Eurozona. Esta fue también una crisis muy grave. Pero finalmente, ¿fue usted quien salvó a Grecia y la mantuvo en la Eurozona… porque después de la crisis hubo muchos que afirmaron que salvó a Grecia? Estoy leyendo las memorias de mis antiguos colegas y a veces tengo la impresión de que no tuve nada que ver con la respuesta que dimos a la crisis griega. Lo que hicimos contra la voluntad de más de tres o cuatro Estados miembros fue recurrir a una de las disposiciones del Tratado que dice que la Comisión está a cargo de los intereses generales de la Unión Europea. Ese era el mandato.

Estaba tratando de darle vida a eso. Si la Comisión hubiera dicho «Vale, somos de la opinión de que Grecia debería irse», la Comisión habría fracasado en su misión más noble. Tenemos como Comisión la tarea de mantener a los países unidos, de una manera u otra. Grecia se salvó gracias a los esfuerzos del pueblo griego, fundamentalmente de la población más pobre del país, porque había mucha gente pobre en Grecia. Siempre he intentado respetar plenamente la dignidad del pueblo griego y de la nación griega y estábamos haciendo todo lo posible para mantener a Grecia en la zona Euro. Si hubiera aceptado que Grecia abandonara el euro, eso habría sido el principio del fin de la UE.

Hay una percepción en algunas personas fuera de Grecia de que pagaron mucho para mantener a Grecia dentro, ¿cuánto pagan los contribuyentes europeos para mantener a Grecia en la Eurozona?

Nada

¿Por qué dice eso? Es como si… Estábamos ofreciendo garantías, cosas así, pero el contribuyente europeo no puso ni un centavo en el rescate de Grecia.

Si hablamos en términos generales de todas estas crisis, como la crisis de los refugiados, el Brexit o la crisis griega, todas ellas han puesto a los líderes populistas en un primer plano. Así que, si pudiera retroceder, ¿habría hecho algo diferente para evitarlo? ¿Estas crisis podrían haberse evitado? Pero me pregunto qué clase de debilidad hemos mostrado el Comisionado y yo mismo. Hay que tener en cuenta que tuvimos que hacer frente a lo que yo llamé una policrisis. Tuvimos migración. Tuvimos a Grecia, tuvimos ataques terroristas en París y en otros lugares. Tuvimos la crisis catalana, tuvimos la irrupción en la escena internacional del presidente norteamericano. Es difícil explicar que no se puede tener el control de todo. Tuvimos que enfrentarnos a demasiadas crisis.

Hablemos ahora de algunos de sus compañeros. Por supuesto que elegiré algunos de los más polémicos. Uno de ellos es el primer ministro húngaro, Viktor Orban, que hizo lo que quería con la migración y dirigió una campaña anti-Bruselas, una gran campaña en contra de Bruselas y en contra de usted personalmente. Además, constatamos algunas pruebas de que algunos fondos de la UE se utilizaron indebidamente en su país. ¿Se siente derrotado por él?

Eso es lo que él querría, pero no me derrotó porque, aunque teníamos grandes diferencias entre nosotros, teníamos una buena relación personal, que me permitía de vez en cuando bromear sobre él.

Yo admiraba a Viktor Orban a finales de los años 80, porque entonces se resistía a la ocupación soviética de Hungría. Era un héroe. Así que siempre lo respeté, lo respeté mucho. Luego, en una situación determinada, se volvió diferente y se volvió menos europeo y se volvió agresivo contra la Comisión, aunque debo decir que mi Comisión ha hecho mucho por Hungría y lo está aceptando en privado, pero no públicamente.

¿Para usted es un líder europeo democrático? ¿Su percepción? Es un líder húngaro.

¿Qué quiere decir? Significa que su primera preocupación no es Europa sino su país. Esto es un gran error si sólo está interesado en su país… si está alimentando estos sentimientos que existen en su país, sin tener en cuenta un contexto europeo más amplio. Entonces, usted no es un líder europeo, sino un líder nacional.

¿Cómo cree que se le ofreció al ex ministro de Justicia de Hungría la cartera de Ampliación y Vecindad? Significaba también que debía salvaguardar el Estado de Derecho. ¿Qué clase de mensaje se envía con esto? No fue dirigido para él.

¿Así que no está de acuerdo con esta decisión? No, no, no, no. Nunca criticaré a la nueva presidenta de la Comisión porque conozco las dificultades del trabajo. Pero veremos en el Parlamento Europeo si es aceptado o no.

Donald Trump, te llamó «asqueroso y brutal asesino». ¿Cómo le describiría después de eso? Tomé esto como un cumplido porque estaba diciendo cosas diferentes, estaba diciendo que amaba a Jean-Claude, nadie en Europa estaba diciendo que amaba a Jean-Claude, ni mucho menos mi buen amigo Viktor Orban. Decía que soy un negociador duro y estaba dando una conferencia de prensa en el Rose Garden. Decía que «prefería que Jean Claude» fuera el negociador de los EE.UU. a que lo fuera de Europa. Fueron una serie de cumplidos.

¿Cómo describiría a Donald Trump en una palabra? Abierto

¿Y a su sucesora, Ursula Von Der Leyen? Es la primera mujer que preside la Comisión Europea. Pero, ¿es su nombramiento un revés para cualquier esfuerzo que la UE haya hecho por legitimar democráticamente el liderazgo de la UE? Me gusta Úrsula. Yo la conozco. Durante veinte años, hemos tenido contacto regularmente. Ella es una buena persona. Pero la forma en que fue nombrada no fue muy transparente. Y el Parlamento Europeo no desempeñó su papel. El Parlamento Europeo siempre ha afirmado que sólo los spitzenkandidat debían ser los presidentes de la Comisión y que el Parlamento Europeo no estaba desempeñando su papel y estaba aceptando, entre otras cosas, que el Consejo Europeo nombrara directamente a dos vicepresidentes de la Comisión, algo que no es asunto del Consejo Europeo. Lo intentaron conmigo, lo rechacé.

Vayamos a algo más personal, ¿puede compartir con nosotros un momento a puerta cerrada que nunca olvidará, del que nadie haya oído hablar y que le gustaría repetir? No he tenido una situación difícil, sino un episodio interesante con el presidente Hollande, porque quería que Pierre Moscovici fuera Comisario de Asuntos Económicos y Financieros y no le gustaba esta idea porque encontró el truco. Porque el truco era pedir a un francés que explicara a los franceses que el déficit público no es la vía a seguir. Él quería que Moscovici se convirtiera en comisario de Energía. No cogí ese camino sino la avenida ECOFIN.

Y una última pregunta. Como presidente, ¿por qué teme ser recordado y por qué le gustaría ser recordado? Esta preguntas que me estás haciendo, son preguntas que nunca me las he hecho. Me gustaría que otros dijeran que he dedicado un gran esfuerzo a mantener unida a la familia europea.

Señor presidente, muchas gracias por esta entrevista para Euronews. Muchas gracias a usted.

La Justicia belga deja a Puigdemont en libertad sin fianza pero con condiciones tras notificarle su orden de detención

Medios

Bolívares por euros: la Policía alerta de un fraude que hace pasar una moneda por la otra

Medios

Bélgica: Cancelan a última hora un festival de música por problemas de seguridad y sospechas de fraude

Medios

Parlamento Europeo impide la entrada a Puigdemont y Comín hasta que tengan el acta de eurodiputados

Medios

Revuelta de 'chalecos amarillos' en Bruselas

Medios

Médicos belgas alertan que la dieta vegana es peligrosa para niños y adolescentes

Medios

En la intimidad de Audrey Hepburn

Medios

Eurodiputados avalan el nuevo plan de gestión de pesca en Mediterráneo Occidental

Medios

Hombre abre fuego con kaláshnikov en un restaurante en Bruselas

Medios

Alibaba y Bélgica acuerdo para impulsar las oportunidades de las pymes en China

IEVENN

Tajani: "No estoy de acuerdo con Italia ni con la Comisión Europea"

Medios

Detienen a unos atracadores después de que el gerente de la tienda les pidiera que volvieran

Medios

Dejar Comentario