“La despoblación es el mayor reto de España”

Meritxell Batet, junto a Isaura Leal (d), Comisionada para el Reto Demográfico (d), ayer en la inauguración de la feria Presura, en Soria. Wifredo GarcíaEFE

“El mayor desafío como país”. Así definió ayer Meritxell Batet el reto que supone la despoblación para España. La ministra de Política Territorial y Función Pública aprovechó su asistencia a la inauguración dela segunda Feria Nacional de la Repoblación de la España vacía (Presura), que organiza en Soria el espacio de emprendimiento El Hueco, para enfatizar el compromiso del Gobierno para corregir la brecha rural y “garantizar” la igualdad de oportunidades.

Batet confirmó que el Comisionado para el Reto Demográfico, que depende del Ministerio de Política Territorial, tiene previsto presentar “en primavera” la primera estrategia nacional en materia demográfica. Este plan incluirá un paquete de medidas destinado a combatir la pérdida de habitantes en el medio rural. “Debemos trabajar en sinergia con todas las administraciones públicas”, subrayó la titular de Política Territorial, al tiempo que reconoció que ahora mismo los ciudadanos no disfrutan de las mismas oportunidades al verse discriminadas en función del lugar en el que viven.

Tras décadas de ceguera política, en las que la despoblación se vio reducida a un enfoque meramente local, la sola presencia de Batet en una feria considerada referente en el sector puede interpretarse como la consolidación de la despoblación en la agenda política nacional. La ministra de Política Territorial admitió en la capital soriana que la clase política española ha tardado mucho en asumir el éxodo rural como “un gran desafío” que no sólo afecta a las pequeñas poblaciones o las comarcas montañosas, sino que repercute negativamente a la sostenibilidad de los corredores urbanos, en la medida que perpetúa el desequilibrio entre campo y ciudad.

El desafío en este ámbito fue abordado por la Conferencia de Presidentes autonómicos en enero de 2017. El Gobierno, entonces presidido por Mariano Rajoy, creó el Comisionado para el Reto Demográfico tras atender las demandas de varios presidentes autonómicos, que plantearon el sobrecoste que implica la dotación de servicios públicos en áreas con una población escasa, envejecida y dispersa.

Tras su llegada a La Moncloa, Pedro Sánchez asumió la tarea de materializar la estrategia que el Gobierno anterior dejó inconclusa. Durante los últimos cinco meses, el Gobierno ha destinado 80 millones para fomentar el empleo de jóvenes en los municipios pequeños que pierden población. Y, el pasado jueves, el Ministerio de Economía, en el marco de la Agenda Digital de España, aprobó un plan que fija el objetivo de que antes del 1 de enero de 2020 el 90% de las localidades con menos de 5.000 habitantes dispondrán de acceso a una velocidad de internet de 30 Mbps.

Isaura Leal, comisionada para el Reto Demográfico, defendió en Presura que la despoblación “pone de manifiesto una tendencia aún más global: la desigualdad. Ésta afecta en mayor medida a mujeres y jóvenes. Es clave impulsar medidas que reduzcan las brechas de género y generacionales”. Para ello, recalcó la necesidad de trabajar junto al resto de administraciones públicas de forma “transversal e interregional”.

Fuentes del Comisionado señalan a EL MUNDO que el objetivo del Gobierno, que ha redoblado los contactos durante las últimas semanas con las comunidades autónomas y los colectivos implicados, es articular una hoja de ruta “a largo plazo” que permita “reequilibrar” la distribución de la población. Actualmente, la España escasamente poblada ocupa el 53% de la superficie nacional. Su censo es de 2,5 millones de habitantes y la densidad de población no rebasa los nueve habitantes por kilómetro cuadrado, aunque en algunas zonas de Soria, Teruel y Guadalajara este porcentaje se hunde por debajo de los cuatro habitantes por kilómetro cuadrado, según datos del Instituto para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica. La España vacía es, en realidad, la España vaciada por la falta de oportunidades en las provincias menos pobladas.

Para enderezar este desequilibrio, la Feria Nacional de la Repoblación (Presura), que agrupa a decenas de expositores de 16 provincias y actividades paralelas como coloquios y conciertos, pretende “captar emprendedores y talento en el mundo rural”. “La gente tiene derecho a vivir donde quiera, pero eso sí, con calidad de vida”, advirtió Antonio López Calvín, presidente de El Hueco de Soria, promotor del certamen y espacio pionero de coworking en esta provincia.

La feria Presura, cuyo comité de honor ejerce la reina Letizia, cuenta con un notable apoyo empresarial al que se han adherido personalidades como Begoña Gómez, especialista en el tercer sector y esposa del presidente del Gobierno. Lo que busca esta cita, además de suponer un nexo entre actores que participan de la preocupación por el futuro de los pueblos, es superar la “supremacía cultural del mundo urbano” para cambiar la mentalidad con relación al campo y, de esta forma, atraer población e inversores. Batet se mostró muy clara: “Vivir en el mundo rural no es un fracaso sino todo lo contrario porque también puede haber innovación, dinamismo e impulso”.

También puede interesar

Dejar un comentario