IEVENN
Argentina

La intimidad de Marcelo Bielsa, por su ex traductor: las emociones y los dos temas que lo movilizan

Cursos Online Habbility.com

Salim Lamrani toma la palabra y, por un instante, se adueña del cuidado discurso de Marcelo Bielsa Fuente: Archivo – Crédito: Captura de TV

El universo futbolístico de Salim Lamrani se terminaba en su adorado Olympique de Marsella. De los jugadores argentinos, apenas conocía a Gabriel Heinze y a ‘Lucho’ González porque habían pasado por su club. En cambio, de ese país del fin del mundo sí tenía tres referencias tan concretas como movilizantes para su sensibilidad. «Argentina es la Patria del Che Guevara, el Apóstol de los oprimidos; de Atahualpa Yupanqui, el portavoz de los humildes; y de Diego Maradona, el amigo indefectible de Cuba», le cuenta a LA NACION este francés que de repente abandonó el anonimato. Eso sucedió cuando Salim se enteró de otro argentino…, de un tal Marcelo Bielsa.

Se conocieron a través de un libro, un puente poderoso para inaugurar una relación. «Descubrí la figura de Bielsa en 2014, cuando fue nombrado entrenador del Olympique de Marsella, lo que ilustra la extrema pobreza de mi cultura futbolística. Y a él lo conocí cuando leyó un libro sobre Cuba, que yo había escrito, y le interesó». Una pasión, el fútbol, reunió a dos personas que de otro modo jamás se hubiesen conectado. Salim se sumergió en un océano que no era el suyo. Lamrani es doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV. Académico, profesor y políglota. Ese hombre se convirtió en el «traductor de Bielsa», un reduccionismo mediático. Pero atrapante.

Risas, cómo no: algunas veces, los encuentros dialécticos terminaron de la mejor manera Fuente: Archivo – Crédito: Captura de TV

Salim responde desde la isla de La Réunion, un departamento de ultramar francés, en medio del Índico, frente a los costas africanas de Madagascar. Lejos de Elland Road, el estadio de Leeds que fue el centro de su mundo hasta la temporada pasada. Extraña, pero a kilómetros de distancia sigue cada paso del equipo de Bielsa en su segundo intento por ascender del Championship a la Premier League. ¿Por qué ya no es el traductor? «Mi principal oficio es la docencia y la investigación. La labor de intérprete sólo era un paréntesis en mi vida profesional. Soy profesor universitario en la Universidad de La Réunion e imparto clases de Historia de América Latina», detalla.

Preguntarle por quién es Bielsa se vuelve una inevitable obviedad. «Marcelo Bielsa es un hombre que vive por el fútbol, que es el deporte favorito de los más humildes porque, como dijera Pier Paolo Pasolini, «permite devolverles la dignidad a quienes no tienen nada». Es su principal razón de ser. Él no podría hacer otra cosa con la misma pasión, la misma dedicación, el mismo empeño, el mismo entusiasmo. Es ante todo un amante del juego ofensivo y está convencido de que los hinchas tienen derecho a la belleza y que merecen algo más que resultados. No hay que subestimar la capacidad que tiene el fútbol para ser vector de cohesión social a nivel de una ciudad o de una región y transmitir valores tales como el espíritu de sacrificio, la abnegación, la solidaridad con el compañero que está frente a una dificultad, la generosidad en el esfuerzo, y la lealtad en la competencia», cuenta.

Salim estudió a Bielsa: antes de trabajar con el DT, tradujo todas las conferencias del entrenador en Bilbao a modo de entrenamiento Salim estudió a Bielsa: antes de trabajar con el DT, tradujo todas las conferencias del entrenador en Bilbao a modo de entrenamiento Fuente: Archivo

Ganar, perder, eterno debate. No ganó nada Bielsa en Marsella. Ni en Lille ni en Leeds, desde que Salim lo descubrió. Igual, Lamrani rescata un legado fascinante: «Transmite la convicción de que es posible vencer a cualquier rival y tras sus pasos siempre quedan emociones imborrables. Todo amante de la belleza aprecia el fútbol que propone Marcelo Bielsa. Los hinchas de Leeds United van a Elland Road por su amor indefectible por la camiseta, pero también porque se identifican con el fútbol de su entrenador que enfrenta a todos los rivales sin ningún complejo». Y amplía: «Marcelo Bielsa no está dispuesto a sacrificar su estilo de juego basado en el ataque, la presión constante, el juego asociado, los movimientos explosivos y la expresión colectiva y solidaria del equipo, en aras del dogma del resultado. No se negocian los principios y el juego bello es el principio fundador de la filosofía futbolista del actual entrenador de Leeds United», detalla y argumenta.

-¿Qué otro aspecto le llaman la atención de Marcelo Bielsa?

-Marcelo Bielsa no se muestra indiferente ante la suerte de los más desposeídos y se identifica con sus aspiraciones, a pesar de proceder de otra clase social. En una sociedad regida por el individualismo y el egoísmo, en la que aplastar al prójimo y colocarse del lado del más poderoso se ha vuelto una norma, ubicarse al lado de los que luchan merece ser valorado a su justa medida. Había un viejo resistente comunista francés, cuyo nombre no recuerdo, que decía lo siguiente: «En la vida, uno puede cometer errores. Pero uno nunca se equivoca cuando elige el bando de los pobres».

-Al margen del fútbol, ¿qué otros temas de conversación diría que atrapan a Bielsa?

-Yo solía hablarle de Cuba y le decía que tenía que visitar la isla para conocer a su pueblo maravilloso, valiente, digno. Desde luego, como hincha del Olympique de Marsella, yo le preguntaba sobre la época en que estuvo allí. A él le gusta también el cine, pero como soy casi analfabeto en términos de cultura cinematográfica, él no podía tener conmigo una conversación digna de interés sobre el tema.

En la sala de prensa y en los entrenamientos, Salim Lamrani casi como la sombra de Bielsa En la sala de prensa y en los entrenamientos, Salim Lamrani casi como la sombra de Bielsa Fuente: Archivo – Crédito: Leeds United

Bielsa cuida sus palabras como un artesano. Asumir su discurso frente a la pantalla mediática se presenta como un estresante desafío. «Descubrí el oficio de intérprete en 2017 cuando trabajé con él en Lille. Es una tarea muy exigente y siento una gran admiración por los intérpretes y traductores profesionales, porque sé que es difícil restituir fielmente las palabras de otra persona. En Lille, la ventaja era que yo traducía del español al francés y del francés al español, usando así mi lengua materna. Pero me había preparado antes y había visto y traducido todas las ruedas de prensa que dio durante los dos años en que estuvo en el Athletic Bilbao. Llegué a Lille con una lista del vocabulario del fútbol que él solía usar y que yo había memorizado. En Leeds, la tarea era más compleja: tenía que traducir del inglés al español y del español al inglés, que no eran mis idiomas maternos. Pero, la experiencia en Francia había acostumbrado mi cerebro a la gimnasia intelectual que supone la interpretación. También yo estaba más familiarizado con la forma de pensar de Marcelo. Pero necesité un tiempo de adaptación para refrescar mi inglés. De hecho, cometí varios errores durante las ruedas de prensa», acepta.

-¿Es difícil trabajar con Bielsa?

-Él es muy exigente en el trabajo porque siempre está buscando la excelencia y la perfección. Pero, por definición, los seres humanos somos imperfectos y eso puede generar a veces algunas fricciones. Él se entrega cabalmente a su pasión que es el fútbol y espera de quienes trabajan con él el mismo nivel de dedicación. Tiene una obsesión por el detalle porque es lo que marca diferencias en la competencia de alto nivel. Está convencido de que siempre se puede hacer más y mejor para alcanzar el fútbol ideal.

Salim nunca visitó la Argentina. «Es un país que no conozco; espero poder resolver pronto esta anomalía», responde. Proyecta viajar para dar una conferencia sobre Cuba o para presentar su último libro, «Marcelo Bielsa en Leeds United. Crónica de una temporada inolvidable». ¿De qué se trata? «Cuenta cómo Marcelo logró un cambio cultural en el espacio de algunas semanas y logró proponer un fútbol ambicioso y generoso a los jugadores». Se divide en 11 capítulos y recorre desde la pretemporada hasta los play-offs. Su versión en español lleva prólogo de Rafael Bielsa. Para Salim, «es una manera de rendir homenaje a tanta gente que lo trató con afecto».

Marcelo Bielsa no se muestra indiferente ante la suerte de los más desposeídos y se identifica con sus aspiraciones, a pesar de proceder de otra clase social.

Lamrani defiende la figura del Che Guevara. Especialista en las relaciones internacionales entre Cuba y Estados Unidos, con esa temática Salim escribió cinco libros, y entre sus prologuistas figuran el filósofo norteamericano Noam Chomsky, el catedrático español Ignacio Ramonet y… Nelson Mandela, nada menos. «Para mí, Cuba simboliza la aspiración de los pueblos del Sur a la dignidad. Es vector de un mensaje universal de emancipación y de resistencia a la opresión. Como toda sociedad edificada por seres humanos, Cuba tiene virtudes y defectos, pero ha colocado a los humildes en el centro del proyecto de sociedad y no abandona a los más vulnerables a su suerte. Lo que hace la grandeza de una nación es la atención que le brinda a los de abajo. En un contexto geopolítico de extrema hostilidad, Cuba ha logrado construir la sociedad menos injusta del Tercer Mundo».

Como en los temas futbolístico, Lamrani una y otra vez se apoya en datos. «Según la Organización Mundial de la Salud, Cuba es el único país de América Latina y del Tercer Mundo en haber erradicado la malnutrición infantil. La esperanza de vida es de 80 años, similar a la de los países más desarrollados. Tiene la tasa de mortalidad infantil más baja de América, desde Canadá hasta Argentina. Por otra parte, Cuba ha hecho de la solidaridad un pilar de su política exterior. Actualmente, decenas de miles de médicos cubanos trabajan en unos 60 países del mundo, brindando una atención médica a poblaciones vulnerables».

Conferencista por el mundo, periodista y ensayista, varios de sus textos fueron publicados en Le Monde Diplomatique, L’Humanité, Red Voltaire, Rebelión y Progreso Weekly, entre otros. Salim compartió publicaciones contra el terrorismo y por el respeto de la soberanía en conjunto con premios Nobel como la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, la escritora sudafricana Nadine Gordimer, el escritor español José Saramago y Adolfo Pérez Esquivel. Retoma sobre su especialidad: Cuba-Estados Unidos. Añora la flexibilidad que había alentado la administración de Barack Obama, desde 2014. «Donald Trump volvió a la política de hostilidad basada en sanciones que no conseguirá ningún resultado porque los cubanos nunca ceden a la amenaza o a la coacción. Siento una profunda admiración por el pueblo cubano porque quienes luchan por su dignidad merecen apoyo y reconocimiento».

Salim se disculpa y algunas preguntas prefiere no responder para no invadir intimidades de Bielsa. Avanza: «Marcelo Bielsa tiene un gran respeto y una gran admiración por su hermana María Eugenia y su hermano Rafael. No tengo el honor de conocer a María Eugenia. Pero conozco a Rafael y nos une una comunidad de principios e ideas y también un interés por la lectura. Rafael es un lector minucioso, dotado de una gran cultura. Cuando le mandé uno de mis libros sobre Cuba, lo leyó y me envió de vuelta una reseña de cinco páginas sumamente detalladas».

Cuenta que no sabe de fútbol, pero durante la charla lo desmentirá varias veces con un sinfín de precisiones y nombres propios, dignos de un especialista. Es capaz de desmenuzar la temporada 2014/15 de Bielsa en Marsella como de analizar la carrera del entrenador año por año, para argumentar con robustez que el medio no está en presencia de un perdedor. Aunque a la periferia del juego le guste condenarlo.

Bielsa despierta amores y odios en su país. No hay grises con él. Lamrani intenta entender esos antagonismos, desde el que, sospecha, fue el punto de inflexión: «Imagino que los que lo rechazan esgrimen el fracaso del Mundial de 2002 como argumento para justificar su posición. Entre ser abogado y fiscal, prefiero ser abogado». Y se permite un alegato sobre aquel derrumbe en el Lejano Oriente: detalla la filosofía de juego, la nobleza de los recursos, la generosidad del equipo, la posesión del balón y el número de situaciones de gol para retratar la injusticia de aquella eliminación en la primera rueda. Y sustancia su defensa: «Conviene recordar que dos años después consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, que era el único título que le faltaba al fútbol argentino. Era la primera medalla de oro para Argentina desde 1952. Creo que estos elementos factuales permiten matizar el balance de Bielsa a la cabeza de la selección argentina y dar un punto de vista más equilibrado».

Salim se unió a Bielsa en Lille y luego lo acompañó la primera temporada en Leeds; ahora retomó su vida laboral como docente en la universidad de la isla Réunion Salim se unió a Bielsa en Lille y luego lo acompañó la primera temporada en Leeds; ahora retomó su vida laboral como docente en la universidad de la isla Réunion Crédito: Leeds United

Recorre todos los vaivenes del entrenador, incluso sus finales perdidas con Newell´s en 1992, con la selección en 2004 y con Athletic Bilbao en 2012. Y concluye: «Ninguno de los 20 entrenadores del actual campeonato de Francia tiene un currículum más rico. Ni el del PSG, ni el Lyon, ni el de Mónaco, ni el de Bordeaux. El que se acerca a su nivel, en cuanto a los títulos, es André Villas-Boas, el técnico del Olympique de Marsella. En Inglaterra, salvo Pep Guardiola, José Mourinho, Carlo Ancelotti y Jürgen Klopp, ningún técnico en actividad tiene más trofeos que Bielsa. Y conviene recordar que, salvo en la selección argentina, Bielsa siempre dirigió a equipos con planteles modestos».

Coincide con la idea de que Bielsa logró trascender a los resultados. Su obra cotiza más allá de una victoria. Su obra reluce, aun sin títulos. Y aquí, Salim vuelve a apoyarse en datos, fechas y estadísticas. Es capaz de recitar la carrera de Bielsa sin saltearse detalle. «Comparto la opinión de Pep Guardiola cuando dice que la influencia que un entrenador tiene en el fútbol es al menos tan importante como los títulos. En este sentido, es innegable que Marcelo Bielsa ha marcado la historia del deporte más popular del mundo con su filosofía y su estilo. Las grandes figuras del universo futbolístico lo citan como ejemplo porque sus ideas son fuente de inspiración para muchos». Y continuó: «También un entrenador se evalúa por su capacidad para sacar lo máximo de sus jugadores y ponerlos en condiciones de usar el 100% de sus virtudes y aptitudes. Es innegable que Bielsa tiene una especial facultad en sacar la quintaesencia de su plantel. En todos los clubes donde tuvo el tiempo de desarrollar su labor, mejoró a todos los jugadores. Y muchos de ellos ficharon en grandes clubes después de estar bajo su dirección. Todos los jugadores que trabajaron con él, le expresaron posteriormente su gratitud», cierra Lamrani. Un auténtico soldado bielsista. Con la pluma y la palabra.

ADEMÁS

¿Te gustó esta nota?

Cursos Online Habbility.com

Estudiantes-River: Martínez Quarta y Rojo se desgarraron y no se enfrentarán el domingo

Medios

Roberto Gómez Bolaños y Doña Florinda, una conquista eterna y un amor para el resto de sus vidas

Medios

Productores del norte harán un cese de comercialización por una semana

Medios

Banfield-Aldosivi, por la Superliga: horario, TV y formaciones

Medios

Difunden los audios que los acusados se enviaron tras el crimen de Báez Sosa: «Los re cagamos a palos mal, ganamos»

Medios

Alberto Fernández deroga el decreto de Mauricio Macri y mantiene a los testigos protegidos bajo la órbita del Ejecutivo

Medios

Gesell: según Fernando Burlando, los imputados googlearon noticias del asesinato

Medios

El kirchnerismo apunta contra los bancos: el proyecto para limitar las tasas de interés de las tarjetas de crédito

Medios

Independiente arde en su propio infierno y la política juega un singular partido

Medios

Villa Gesell: una multitud recordó a Fernando Báez Sosa frente a la escena del crimen

Medios

El hombre que se atrincheró en una ambulancia en Palermo era buscado en Colombia por tráfico de armas

Medios

La maldición que PSG busca romper en los octavos de final de la Champions

Medios

Dejar Comentario