“La Libertadores es el fútbol de verdad, la Champions es fútbol de PlayStation”, dice el presidente de la Conmebol

.Alejandro Domínguez vive días atípicos en Buenos Aires por la final de la Copa Libertadores. Fuente: AFP – Crédito: EITAN ABRAMOVICH

Hay algo que el presidente de la Conmebol es incapaz de controlar: las furiosas tormentas que azotan Buenos Aires con cada vez mayor frecuencia. Pero hay algo sobre lo que Alejandro Domínguez sí tiene poderes importantes: la transformación de la Copa Libertadores. Tan entusiasmado está con ese plan, que no duda en definir al torneo como “el fútbol de verdad”, por sobre una Champions a la que considera “fútbol de play station”. Y, durante la entrevista con LA NACION, le pone un límite a River y a Marcelo Gallardo -“el reglamento es para todos por igual”-, aunque admite que el Tribunal de Disciplina debe evolucionar y funcionar mucho mejor.

– Hubo turbulencias en el camino, las últimas de orden climático. Pese a todo, ¿es esta la mejor final de la historia de la Libertadores?

– Es una final inédita, diferente, que despertó el interés fuera del continente, algo que la Libertadores lamentablemente había dejado de tener. Volvió a generar expectativa acerca de quién es el campeón en el mejor fútbol del mundo. Creo que es la mejor edición de la historia de la Libertadores, y que el hecho de que hayan llegado River y Boca a la final demuestra lo competitiva que fue.

– ¿Por qué la insistencia en jugar de día?

– Es una cuestión de seguridad y de oportunidad. La seguridad es muy importante para nosotros y para el gobierno de la ciudad.

– Las sanciones a River y Boca por el minuto de demora en ingresar a la cancha, ¿es un exceso del reglamento o tiene sentido?

– Los reglamentos son para todos por igual, no es que los hay para uno o para otro. Estos reglamentos fueron entregados a todos en forma física en diciembre y también están en la web de la Conmebol y la Libertadores. Entrar a discutir si fue una hora o un minuto es irrelevante, el reglamento es para todos por igual.

– ¿Pesa ese minuto en el negocio de la Conmebol?

– Claro que pesa en el negocio, un equipo está en el campo de juego y el otro no. Eso no genera igualdad. Hay reglas del juego. Y es además una cuestión de mercado, la televisión tiene un tiempo y hay que comenzar y terminar, a eso tenemos que ajustarnos todos.

.Alejandro Domínguez vive días atípicos en Buenos Aires por la final de la Copa Libertadores. Aquí, con Tapia, Angelici y D´Onofrio. Fuente: LA NACION – Crédito: Emiliano Lasalvia

– Dio en su momento que la final de la Libertadores sería mejor que la de la Champions, ¿lo mantiene?

– Yo siempre dije que va a ser diferente. No es lo mismo ver fútbol de verdad que ver fútbol de play station.

– Usted quiere que al presidente de la UEFA le dé un ataque.

– No, Alexander (Ceferin) es muy amigo mío, y de hecho hubiera querido estar aquí, pero no podía porque tenía la presentación del libro de su padre. Somos muy, muy amigos.

– Esta es la última final que se juega a doble partido, de local y de visitante. Con la instauración de la final única, que en 2019 será en Santiago de Chile, ¿la Libertadores se europeíza?

– El hecho de tener una final única no significa que seamos como la Champions. Es una cuestión de buscar oportunidades. Y también está la situación de que la hinchada visitante no pueda estar representada. Eso no puede ocurrir. Una ciudad y estadio neutral posibilita que uno tenga la organización y no gane la intolerancia. La oportunidad de generar mayores mercados y promover el turismo en nuestra región. Esto no es europeizar, porque de ninguna manera, nunca, Europa va a conseguir vivir el fútbol como lo vive Sudamérica.

– La Champions, eso sí, tiene una gran ventaja en términos de repercusión con la televisación en vivo a todo el mundo. ¿Coincide en que en eso no son comparables?

– No, no es comparable. Hoy todos nuestros derechos pertenecen a una tercera empresa. No es una crítica, lo que digo es que no depende de nosotros. Ya lo solucionamos para que la producción esté desde el año que viene en manos de la Conmebol.

– Usted viene sosteniendo que no puede opinar sobre los fallos del Tribunal de Disciplina, porque es autónomo. Pero sí puede opinar sobre su funcionamiento. La demora en dar a conocer sus fallos es la gran crítica que se le hace a ese tribunal.

– Estoy completamente de acuerdo, y es un tema que hay que trabajarlo. Debería ser mucho más ágil. Recuerdo que cuando presidí la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) y jugaba Paraguay con Brasil en enero de 2015, el entonces técnico de la selección brasileña tuvo la misma irregularidad. Bajó al vestuario y habló con walkie-talkie. Hicimos la propuesta y en 24 horas nos rechazaron in limine. Yo hubiera esperado que atendiendo a ese antecedente, todo esto hubiera sido mucho más rápido. Pero yo no me puedo inmiscuir, entiendo que tienen sus tiempos procesales.

– ¿Se puede hacer algo?

– Siempre hay que hacer algo. Hay que mejorar, ser más exigentes, ver cómo generarles lo que necesiten para que ellos puedan dictaminar más rápidamente.

– ¿Tiene como objetivo que la Libertadores involucre a equipos de toda América?

– Sí, por qué no soñar. Hay que creer en grande. Los equipos de Norteamérica, que se han retirado de la Competición, hasta ahora no han manifestado su intención de volver. Estados Unidos es un mercado interesante, pero yo no voy a hacer una preferencia en función de mercados por sobre los clubes sudamericanos.

– ¿Invitó al presidente Macri a la final?

Mauricio es el local, cómo lo voy a invitar yo.

– El presidente de River argumenta que el trato que recibió Marcelo Gallardo solo se le dispensa a los delincuentes.

No hago ningún juicio de valor sobre eso, solo digo que los reglamentos estuvieron ahí y tienen que ser respetados por todos.

¿Te gustó esta nota?

También puede interesar

Dejar un comentario