IEVENN
La maleta del entrenador de baloncesto
Baloncesto

La maleta del entrenador de baloncesto

“Toca hacer las maletas” suele ser una expresión recurrente al referirse a los entrenadores. Ya sea para despedirte o para incorporarte, los entrenadores convivimos con ese hecho. Forma parte de la profesión que amo: entrenador de baloncesto.

Desconozco el mundo del fútbol, por ejemplo, en el que da la sensación de que se cambia de entrenador con mayor frecuencia. En el entorno del baloncesto, en general, estas decisiones parecen reflexionarse más, o al menos eso me gusta pensar. No es plato de gusto, sin duda, para el que sale, y tampoco para la directiva que lo decide. Todo tiene sus consecuencias, y no siempre queda claro que esa decisión vaya a resolver el problema.

Si la salida del equipo es la cruz, la cara es esa llamada que te invita a abrazar un nuevo proyecto. En mitad de la competición. Casi seguro, en una situación complicada en la clasificación, o con dificultades para alcanzar unos objetivos que se plantearon al inicio de la temporada y que estás llamado a conseguir.

Lo primero es la satisfacción por la oportunidad ofrecida. Cualquier entrenador sin entrenar está deseando hacerlo. Es parte de ese veneno que este oficio te inocula desde que empiezas, sin más antídoto que la pasión por entrenar.

Lo segundo, valorar todos los condicionantes en torno a la propuesta, y que tienen que ver con diversas cuestiones, deportivas y extra deportivas. Por último, pero quizás más importante, la celeridad con la que tu mente comienza a funcionar para determinar cuál será el plan de actuación. No es asunto baladí: no hay tiempo para mudanzas de gran calado, no se puede empezar de cero. Impera utilizar todo lo que consideras aprovechable; estudiar pequeñas modificaciones que no supongan cambios dramáticos y que aporten resultados tangibles. Estás conduciendo hacia tu nuevo destino, o esperando en el aeropuerto, y no puedes evitar dedicar cada minuto a visualizar detalles que intentarás aportar.

En mi caso, he podido vivir varias experiencias de incorporación a un equipo a mitad de temporada. No es, les aseguro, el mejor de los escenarios. Eres el último en llegar y de quien más se espera. Curiosa paradoja. Debes hacer funcionar una maquinaria cuyas piezas no has elegido y que probablemente no conoces a nivel personal, aunque hayas podido analizar su juego. Te sientes como un médico de Urgencias: diagnóstico, tratamiento, cirugía y recuperación, todo a la vez. Al igual que probablemente no todos los médicos sirvan para esta faceta, no todos los entrenadores somos capaces de resultar eficaces en estas circunstancias. Yo, desde luego, lo vivo como un desafío ilusionante que me obliga a ponerme a prueba y dar lo mejor de mí mismo.

Un desafío que llena mi maleta de entrenador.  

Y la defensa en baloncesto ¿pa’ cuándo? – Manuel Povea

Manuel Povea

Caen los líderes: el Madrid se descompone en Zaragoza y los Lakers sucumben ante Doncic

Medios

Pau Gasol anuncia que deja de ser jugador de los Portland Trail Blazers

Medios

Un estelar Alocén lidera al Zaragoza a la segunda plaza tras vencer al Barça

Medios

Españoles por España – Baloncesto

Manuel Povea

Nikola Mirotic iguala a Felipe Reyes con el mejor inicio de la Liga ACB en 20 años

Medios

Triple de Georgina Bahí a tres segundos del final para ganar el partido

Medios

Mirotic redebuta a lo grande con el MVP de la jornada y Laprovittola pasa desapercibido ante sus excompañeros

Medios

San Pablo Burgos se estrena con victoria (76-87)

Medios

Vidal y Richotti reforzarán al Montakit Fuenlabrada durante un mes

Medios

Enigma acb: ¿Dónde está el trofeo?

Medios

MoraBanc Andorra: El equipo más ilusionante de todos los tiempos

Medios

Dejar Comentario