La Real arrolla al Levante en diez minutos con una espectacular reacción

Los jugadores de la Real Sociedad celebran el segundo gol del equipo donostiarra durante el partido de Liga ante el Levante. Kai FörsterlingEFE

Theo, Juanmi y Oyarzabal truncan la racha del conjunto valenciano y reafiman a la Real como uno de los mejores equipos a domicilio

Hizo valer la Real Sociedad, con una espectacular reacción en la segunda pate, su buen bagaje a domicilio (13 puntos ya de 16) para arrollar con tres goles en apenas diez minutos a un Levante que saltó al Ciudad de Valencia dispuesto a prolongar su racha de cinco partidos consecutivos sin perder (13 de 15). [Narración y estadística]

Se las prometió muy felices el equipo de Paco López, que se adelantó a los tres minutos por medio de Chema, si bien perdió enteros superados los 20 minutos. Momento en el que el conjunto de Garitano, sin perder los nervios y al ralentí se hizo con el partido. Su intención fue madurarlo, colgado a las espaldas de un gran Theo, pero no sacó la artillería, ausente en las últimas tres jornadas, para liquidar al rival por la vía rápida. Un golpe que no aparta la vista a los valencianos de su verdadero objetivo, que es la salvación. Reto encaminado con 17 puntos a estas alturas, pese a la dolorosa derrota contra la Real, porque se ha encargado de llenar la despensa en las pasadas cinco jornadas de ensueño.

Quiso dejarse llevar este viernes ante la Real Sociedad por esa inercia positiva y creyó marcar el camino a las primeras de cambio. Ni siquiera dio tiempo a la Real Sociedad de asentarse en el césped. Todo empezó a pedir de boca para los hombres de Paco, que no perdía desde el 27 de septiembre cuando cayó en Valladolid.

Chema lanzó un fuerte disparo desde el balcón del área, que desvió ligeramente Llorente para dejar clavado a Moyá. Se repetía la historia, pues el central no marcaba desde que el año pasado anotó frente a la Real, en el mismo escenario y en la misma portería.

Arrancó decidido y convencido el Levante sujeto a la dirección de Campaña en la sala de máquinas. La Real se mostraba descolocada y descoordinada cada vez que el conjunto valenciano pisaba las inmediaciones de Moyá. Tocaba el Levante el balón con criterio, imprimiendo un ritmo alto y proponiendo un buen fútbol, pero esa propuesta apenas duraría 20 minutos. Momento en que la Real empezó a desperezarse, asumiendo esta vez el control, aunque sin intimidar lo suficiente a Oier. Theo fue, de largo, el jugador más incisivo de los guipuzcoanos, pero solo no se bastaba para comandar la remontada ni para romper la pétrea línea defensiva del Levante en el primer acto.

Todo cambió radicalmente en la segunda parte donde la Real cocinó la victoria a fuego lento contra un adversario que, incomprensiblemente, se fue diluyendo en lo deportivo, y desfondando en los físico. Y eso que pudo haber minado la moral de la Real si el elegante disparo de Bardhi no lo hubiera sacado con una mano abajo Moyà en una excelente intervención, o sí Jason hubiera ajustado un pase magistral de Bardhi.

La Real se encontraba muy entera entonces, pero se creció aún más cuando Theo, el que más lo estaba buscando, vio la recompensa a tanto empeño con el empate. Eso sucedió en en el 74. Tres después, Juanmi, que había tomado el relevo de Zubeldia, ponía el segundo y en el 83 Oyarzabal acaba enterrando al Levante, desconcertado y hundido.

Cerraba así la Real Sociedad una segunda parte para enmarcar. El Levante, desmantelado en defensa, regresa a la realidad, sin por ello empañar la buena racha que deja atrás, ahora truncada, que le deja con media salvación a su alcance a falta de siete jornadas aún para cerrar la primera vuelta.

También puede interesar

Dejar un comentario