IEVENN
Deporte

La Santísima Trinidad del tenis

El ruedo ibérico

Opinión

Nadal y Federer, tras las semifinales de Wimbledon. ADRIAN DENNIS AFP

Roger Federer y Novak Djokovic juegan este domingo la final de Wimbledon. Podrían ser perfectamente Rafa Nadal y Djokovic. O Federer y Nadal. Esta final, como tantas otras, no la juegan los tres porque sólo pueden hacerlo dos. Dos de ellos tres, claro. Los que sean, los que toquen. Hoy Roger y Nole.

Es un asunto de familia sin parentesco. O, si se prefiere, de parentesco sin consanguinidad. Un tema de clan. De club. La presencia de Roberto Bautista en las semifinales ha significado un triunfo personal para el castellonense, que recuperará mañana el número 13, que ya ocupara en octubre de 2016, su mejor posición histórica en el ránking. Pero, de cara al tenis global, se trataba de un nombre aleatorio, coyuntural.

Si las semifinales las tienen que disputar forzosamente cuatro, y tres son Federer, Nadal y Djokovic, el otro da lo mismo. Está para completar el cuadro. Alguien entre el número cuatro y el 40 de la ATP. Esta vez ha sido, con todo merecimiento, Bautista, que tiene 31 años como podía tener 10 menos. Nuestra admiración y nuestro aplauso.

Nadal es más «terrícola». Federer y Djokovic, más «herbívoros». Pero, en sus matices, que no en sus diferencias y menos en sus incompatibilidades, los tres representan un dominio individual y colectivo de apellidos, rostros y nacionalidades intercambiables. Se unen, aunque no se confundan. Son uno sin dejar de ser tres. Y viceversa. Uno y trino. La Santísima Trinidad del gremio, vamos.

Si alguna vez han perdido con otros, con gente fuera de su círculo de tiza y fuego al que llegó a asomarse el británico Andy Murray, es porque estaban cansados; o perezosos; o inapetentes; o distraídos; o lesionados; o porque, caramba, ni siquiera ellos pueden ganar siempre, siempre, siempre a todos los demás.

Nadie los amenaza en serio. Nadie destinado al relevo más o menos brusco o paulatino. Nadie necesariamente joven a edades a las que ellos ya estaban echando de las pistas a raquetazo limpio a sus mayores. El porcentaje de suficiencias propias e insuficiencias ajenas que los mantiene en la cima, repartiéndosela año a año, puede implicar un debate deportivo, técnico. Pero más todavía otro casi teológico por lo que el caso tiene de divinización compartida.

Sea como fuere, aquí están Federer y Djokovic en otra gran final, de la que esta vez ha quedado excluido Nadal. ¡Qué rutina que no llega a aburrir! Y, sobre todo, ¡qué placer que no llega a cansar!

Sincronizada: España ya no quiere cortarse el pelo

Medios

El Atlético vende los terrenos del Calderón por 100 millones a Azora y CBRE

Medios

Rohan Dennis y su misterioso abandono justo antes de la contrarreloj

Medios

Pello Bilbao roza la victoria en una etapa de huelga general en el Tour

Medios

Tour 2019: Pello Bilbao: «Parecía que podía ganar, pero me ha faltado chispa»

Medios

Pello Bilbao acaricia una victoria que se lleva Simon Yates mientras los favoritos se pasean

Medios

Brillante estreno de Sergio García en el British Open

Medios

El Campus Experience de porteros vuelve a ser un éxito

Medios

El Real Madrid se entrenó en el estadio Saputo ante miles de aficionados

Medios

Arbeloa lidera un equipazo solidario contra el cáncer

Medios

Así está el mercado de fichajes en España

Medios

Fernando Alonso: «Tengo una idea clara de lo que voy a hacer y no es la Fórmula 1»

Medios

Dejar Comentario