La zonificación del alquiler turístico en Mallorca llega a los tribunales

Turistas camino de su apartamento turístico. J. SERRA

La zonificación del alquiler turístico en Mallorca que aprobó el Consell el pasado mes de julio ha acabado en los tribunales. La principal patronal del sector en las Islas, Habtur, presentó semanas atrás un contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) contra esta decisión y ahora ha sido admitida a trámite.

En un decreto de esta misma semana, el TSJB admite el recurso contra «el acuerdo del pleno del Consell» del pasado 27 de julio en el que se aprobó de manera definitiva la propuesta de «delimitación provisional de las zonas aptas para la comercialización de las estancias turísticas en viviendas de uso residencial en Mallorca», excluida Palma.

A partir de ahora el Consell dispone de un «plazo improrrogable» de 20 días para enviar todo el expediente administrativo al juzgado para continuar con el proceso. Una vez tenga toda la documentación, desde Habtur procederán a presentar un recurso contra la zonificación. «La petición será que se tire para atrás toda la zonificación fijada por el Consell de Mallorca», manifestó ayer su gerente, María Gibert, a este diario.

Esta no es la única actuación judicial que tiene en proceso la patronal del alquiler vacacional balear. También ha presentado otro contencioso administrativo contra la zonificación en Palma. Por el momento, ha sido admitido a trámite el que afecta a Mallorca. Falta por ser aceptado el otro, si bien desde Habtur confían en que finalmente sea así.

Mientras tanto, ya preparan la defensa legal de sus argumentos. Según anunció Gibert, en unas semanas ofrecerán una rueda de prensa junto a su equipo legal para explicar «todo con más en detalle». La decisión del TSJB ha supuesto un auténtico espaldarazo para las tesis de Habtur, que empieza ahora una carrera larga y costosa en los juzgados, mientras que en el Consell ha supuesto todo un jarro de agua fría.

La duda ahora es saber si la zonificación aprobada el pasado verano verá finalmente la luz o no. Una delimitación que, pase lo que pase en los juzgados, no será posible en todas las zonas. La institución insular previó que en algunas, las consideradas como saturadas, haya ciertas restricciones, ya que solo se podrá alquilar la vivienda habitual 60 días al año. En este caso, solo sería posible en julio o en agosto. Además, por ahora solo se podrán dar de alta 20.000 plazas de las 30.000 disponibles para el alquiler vacacional. El resto se otorgará cuando el PIAT se apruebe de forma definitiva, previsto para dentro de un máximo de dos años.

Paralelamente, la consellera de Territorio del Consell, Mercedes Garrido, se ha comprometido con Habtur a que las licencias de alquiler ya otorgadas no necesiten la certificación energética B. Tras una reunión mantenida esta misma semana, la patronal se muestra satisfecha con la respuesta obtenida, ya que de acuerdo con la redacción actual y debido a la cadencia contemplada en la ley turística, sólo lo deberán cumplir las viviendas unifamiliares a partir de día 1 de agosto de 2020.

Joan Miralles, presidente de Habtur, apunta que «es tranquilizador ver que a pesar de las interpretaciones erróneas de otros miembros del gobierno, finalmente se ha esclarecido el tema y las licencias que ya están en vigor no deberán someterse a este requisito de muy difícil cumplimiento».

En este sentido, desde la patronal recuerdan que aun así las nuevas licencias que se otorguen a la entrada en vigor del PIAT tendrán muy difícil alcanzar la certificación tipo B, ya que «estamos hablando de viviendas casi 100% autosuficientes».

Actualmente, la certificación energética requerida por la Ley del Turismo de Baleares es la F o D dependiendo del año de construcción de la casa. Las viviendas tenían tres años para adaptarse a este requisito, según la Ley.

También puede interesar

Dejar un comentario