IEVENN
Deporte

LaLiga | Primera Liga con la aplicación del VAR: más penaltis y menos teatro

En la temparada 2018/19 aumentaron las penas máximas y disminuyeron las amarillas por simalación de infracciones

Sánchez Martínez consultando el VAR en un clásico SERGIO PÉREZ REUTERS

La primera Liga con VAR de la historia del fútbol español la ha ganado el Barcelona. Atlético, Madrid y Valencia van a la Champions; Getafe, Sevilla y Espanyol a la Europa League; y Girona, Huesca y Rayo descienden a Segunda.

De no haber existido el VAR, los diferentes cálculos -subjetivos- realizados por varios medios de comunicación coinciden en que el Barcelona habría ganado la Liga; Atlético, Madrid y Valencia habrían ido a la Champions; Getafe, Sevilla y Espanyol a la Europa League; y Girona, Huesca y Rayo habrían bajado a Segunda.

Dicho de otra manera, el VAR no ha cambiado nada… y sin embargo lo ha cambiado todo. Para empezar, ha confirmado esa máxima de que los errores arbitrales se compensan a final de temporada. Pero sin duda el gran hito de este primer año de vídeo arbitraje es haber reducido al mínimo la picaresca en el fútbol español. Los números no mienten: esta temporada se han enseñado seis amarillas por simular una falta, mientras que la campaña anterior se enseñaron 19. En la última década, el récord en ese apartado fue de 31 teatreros sancionados, cinco veces más que en la temporada recién finalizada.

«Todos los futbolistas afinan mucho más en ese tipo de acciones, porque saben que les están viendo y que les van a sancionar si fingen. El VAR se ha instalado en la psicología del futbolista, se han acostumbrado a él, aunque sea inconscientemente», analiza Rafa Guerrero, uno de los asistentes con más recorrido en la historia del arbitraje español.

Videoarbitraje en la Liga

Y ligado a este último aspecto, Guerrero se fija en que la Premier League, donde no hay VAR, ha acaparado las finales de la Champions y la Europa League. ¿Mera casualidad?: «Para mí, no es casualidad. Los jugadores de la Premier no tienen el síndrome VAR, no se sienten tan condicionados por saberse observados, aunque en la Champions se haya instalado el vídeoarbitraje en las últimas rondas. Son más libres a la hora de usar su físico y de ser más contundentes en las acciones y eso es determinante en un partido. Para los demás equipos europeos, ha sido una clara desventaja». El año que viene, con la implantación del vídeoarbitraje en la Premier, podrá cotejarse la teoría del ex asistente.

El VAR también ha impactado de forma decisiva en el número de penaltis señalados. Los 130 de esta Liga suponen el registro más alto de las últimas 10 temporadas. Con respecto a la campaña anterior, se han sancionado 17 más, un incremento del 13%. La conclusión, a partir de la serie histórica reciente, y a la espera del balance oficial del Comité Técnico de Árbitros (CTA), es clara: se han señalado muchos penaltis que sin el VAR habrían pasado desapercibidos.

Expulsiones y fueras de juego

Más difícil es analizar el impacto en el número de expulsiones. Se han mostrado más que la temporada inmediatamente anterior (79 por 71), pero menos que en la ocho precedentes, interrumpiendo la tendencia a la baja observada durante la última década. El VAR también ha recuperado para el fútbol la olvidada infracción del fuera de juego posicional, muy difícil de observar en directo y fácilmente analizable mediante repeticiones.

A falta de que el CTA haga un balance pormenorizado este mediodía, la sensación general en el mundo del fútbol es de satisfacción, aunque queden muchos aspectos por mejorar. De hecho, el VAR español ha ido evolucionando desde el comienzo de la temporada. En las últimas 10 jornadas, los árbitros han recibido indicaciones de intervenir más desde la sala VOR, tras constatar el CTA un exceso de celo a la hora de interpretar qué es y qué no un «error claro y manifiesto». Eso ha provocado que los árbitros de campo hayan consultado mucho más el monitor que en este tramo final de competición que los dos primeros tercios de la temporada.

Otra de las mejoras paulatinas fue la tecnología usada para revisar los fueras de juego en jugadas que terminaban en gol. La utilizada en las primeras jornadas se demostró que no era fiable y se cambió por una en tres dimensiones que ajusta el cálculo al máximo. Cualquier camino de mayor calado, como el tipo de jugadas que se revisan, dependen de la International Board, por lo que la capacidad de mejora del CTA siempre va a ser limitada.

Los propios árbitros, en lógico proceso de adaptación, también irán limando el margen de error humano. Esta temporada, pese a la satisfacción general, se han producido decisiones difícilmente entendibles. El Getafe, por ejemplo, no olvidará fácilmente dos penaltis clamorosos sobre Jaime Mata en San Mamés y Anoeta que no fueron sancionados. Demostrando, una vez más, que el VAR, aunque haga el fútbol más justo y noble, no es perfecto. Ni lo será nunca.

Venezuela frena en seco a Brasil, Perú despierta y Bolivia se apaga

Medios

Platini, puesto en libertad tras ser detenido por la atribución a Catar del Mundial de 2022

Medios

Carroll y Heurtel y las distintas formas de gestionar el talento de Laso y Pesic

Medios

La maldición del Ineos: Dura caída de Geraint Thomas, que podrá disputar el Tour

Medios

El Madrid toma la delantera a Barça y Atlético en el mercado de fichajes

Medios

Geraint Thomas abandona la vuelta a Suiza por una caída

Medios

Semenya: «La IAAF me usó como un conejillo de Indias»

Medios

Jerusalén acoge por primera vez los clínics de la Fundación Real Madrid

Medios

Nairo Quintana y Mikel Landa reconocen juntos las etapas alpinas del Tour 2019

Medios

Comunicado Oficial: presentación de Ferland Mendy

Medios

Platini y la corrupción como un problema sistémico

Medios

Rodrygo: «Espero dar muchas alegrías»

Medios

Dejar Comentario