IEVENN
Vivir

Leticia Dolera pierde su corona de reina feminista

Leticia Dolera está en el punto de mira. Y no por nuevos comentarios feministas, sino por supuestamente quebrantar lo mismo que tanto predica (que hasta tiene un libro sobre el tema, Morder la manzana. La revolución será feminista o no será). Si bien ya estamos acostumbrados a ver su nombre acompañando titulares de temática feminista, esta auto abanderada del feminismo radical ahora está viviendo en sus propias carnes el gran hándicap del movimiento #MeToo: colgar el título de culpable sin esperar a que se demuestre lo contrario.

Para empezar, vamos a preguntarnos: ¿qué habría dicho la propia Dolera si se diera a conocer que un director varón habría rechazado la contratación ya pactada de una actriz por quedarse embarazada antes de comenzar a grabar? Seamos sinceros, más de uno pondría las manos en el fuego que sería de las primeras en pronunciarse. Y no de forma sutil, sino con comentarios de machismo y discriminación patriarcal.

Pues bien, eso mismo ha hecho ella con Aina Clotet quebrando por completo el mismo lema que adorna su perfil en Twitter: “Hermana, yo sí te creo”. Ese mismo tipo de movimiento que Dolera ha defendido ahora se convierte en su verdugo.

En esta nueva moda de opinar sin pruebas, en donde la víctima siempre tiene la razón y lo de “inocente hasta que se demuestre lo contrario” ya no existe; su supuesto acto de discriminación ha abierto la veda a las críticas más extremas del machismo y los llamados anti-feminazis. Y en cuestión de horas, el hacha ya está más que afilada. Sin embargo, lo más doloroso para las mujeres que creemos en la lucha de la mujer en el mundo, es que parece que el drama del mercado laboral de las embarazadas no es el tema principal de discusión de los haters y viciosos del teclado en redes. Sino convertir el tema en el arma de ataque contra Dolera, sus palabras y el llamado “feminazi” que tan horrible suena.

A pocas horas de surgir la polémica, esto se ha convertido en una cacería de brujas contra Dolera. Al igual que pasó con Asia Argento cuando, siendo una de las víctimas más activas de Harvey Weinstein, fue señalada como depredadora sexual por Jimmy Bennett. Argento fue tal alimento de los haters que hasta su compañera en la lucha, Rose McGowan, la dejó a un lado.

Las redes se han inundado de odio y comentarios, y prácticamente no se encuentran tuits relacionados al mercado laboral de las mujeres durante el embarazo. La polémica ha abierto la veda al odio. Odio sin más. Pero un odio dividido entre aquellos que esperaban el primer error de Leticia Dolera para sacar a relucir un antifeminismo tristemente retrograda, y aquellos que atacan a ese machismo inflado que siente que ya puede colgar, por fin, a una feminista.

O el otro bando:

¿NO SABES LO QUE PASÓ?
En resumidas cuentas, Dolera se adelantó a las malas lenguas revelando hace unos días que no había elegido a Aina Clotet para la serie feminista que dirige para Movistar+, Déjate llevar, porque al estar embarazada “no encajaba con el papel” que había pensado para ella.

El papel reservado para Clotet era el de una mujer que se toma la píldora para no quedarse embarazada“, dijo a La Vanguardia durante las grabaciones. A su vez, afirmó que en la serie “hay diferentes escenas de sexo que no podían encajar con una persona que, al inicio de la grabación de la serie, estaría embarazada de cuatro o seis meses“. A cambio, afirma que le ofreció un personaje capitular (de un solo capítulo) y se mostraba dolida por la injusticia que había tenido que cometer porque “está sensibilizada” con el apoyo a las mujeres y conoce “amigas que han sufrido esta injusticia”, destacando a otras dos actrices de la serie y la directora de casting, también embarazadas.

Al conocer estas declaraciones, Aina se sintió tan ofendida que contratacó de tal manera que va a ser difícil que Dolera pueda mantener su título de reina del feminismo televisivo. Según su versión, fue seleccionada para el papel protagonista a finales de junio para rodar entre mediados de septiembre a finales de noviembre. Poco después, a inicios de julio, supo que estaba embarazada de cuatro semanas. Afirma que se lo comunicó “inmediatamente” a la directora, esperando que adaptaran una planificación acorde con su estado al tratarse de “una serie marcadamente feminista y que plantea la dificultad de ser mujer y madre en esta sociedad”. Pero dos días después, Dolera culpó a las costosas pólizas de seguro en caso de que hubiera “algún problema derivado del embarazo” y que veía “complicado cambiar el plan de rodaje”. Clotet llegó a ofrecer su salario para cubrir el coste si le llegaba a pasar algo, pero en su séptima semana de embarazo, el productor le dijo que no iban a contar con ella, pero le ofrecían un papel capitular, que rechazó por “la gran sensación de desprotección que sintió durante todo el proceso”.

Clotet afirma que ni los ejecutivos de Movistar+ estaban al tanto de la situación y que le dijeron que, “de haberlo sabido hubieran volcado toda su voluntad para intentar evitar que esta situación ocurriera”.

La verdad es que, con o sin polémica, las mujeres siempre hemos sufrido el estigma del embarazo en el mercado laboral. En las entrevistas de trabajo nos preguntan si pensamos quedarnos embarazadas próximamente, pero al hombre no. Y más de una termina sacrificando sus deseos de familia por su ascenso laboral. Esta es la realidad, y con Leticia Dolera dirigiendo una serie feminista sobre una mujer embarazada y su trabajo, cualquiera pensaría que predicaría con el ejemplo. Pero una vez más queda demostrado que no todos somos santos, y que somos muy débiles de creencias cuando se trata del bolsillo propio.

Quizás, con esta situación, Leticia Dolera aprenda que el nuevo feminismo extremo de ataque justiciero tampoco es la solución. Si las acusaciones de Clotet son ciertas, ella misma habría pecado de aquello que tanto critica, dejando su lucha a un lado para pensar en el negocio cuando le tocaron su dinerillo. Y a mí me da pena. Pena porque otra mujer se quedó sin poder cumplir su profesión por un embarazo (y hay decenas de ejemplos en cine y series que demuestran que es posible compaginarlo), y pena porque Dolera cometió un error que, como han demostrado las redes sociales recientemente, le será difícil quitarse esta cruz de encima.

Chenoa dice adiós a 'Zapeando': «Termina una etapa de años de aprendizaje»

Medios

Kit Harington revela hacia dónde se dirigía Jon Snow en la última escena de Juego de Tronos

Medios

Liam Hemsworth solicita el divorcio de Miley Cyrus

Medios

El reparto de Yo y el mundo se reúne diecinueve años después del desenlace de la serie

Medios

«¡Mamarrachos!», «¡iluminados!»… el brutal enfado de Bertín Osborne por las críticas que recibe en las redes

Medios

Consultar el horóscopo de hoy: jueves 22 de agosto de 2019 | ¿Qué día te espera?

Medios

Fabiola Martínez, esposa de Bertín Osborne, recuerda la listeriosis en su embarazo: «Provocó el parto prematuro»

Medios

Nagore Robles, un ejemplo de cómo hacerse un hueco en la televisión siendo auténtico

Medios

Jesús Vázquez sufre la picadura de una medusa y una aparatosa ampolla

Medios

La historia real de BTK, el asesino en serie de Mindhunter capaz de provocar tus peores pesadillas

Medios

Doña Letizia vuelve a la televisión protagonizando un documental alemán sobre su papel de reina del siglo XXI

Medios

Alberto Chicote denuncia represalias contra unos remeros que se quejaron de la comida que les servían

Medios

Dejar Comentario