Los CDR cortan durante 15 horas la AP-7 en ambos sentidos en Tarragona provocando retenciones

Un grupo de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) ha cortado durante 15 horas la autopista AP-7 a la altura de la l’Ampolla (Tarragona) en ambos sentidos, bloqueando el tráfico a camiones y autocares provocando varios kilómetros de retenciones, así como momentos de tensión entre conductores e independentistas.

Según el Servicio Catalán de Tráfico (SCT), los automóviles han sido desviados por la carretera N-340, que ha acumulado retenciones de hasta tres kilómetros en dirección a Barcelona y de un kilómetro en sentido sur.

Miguel, uno de los camioneros afectados, ha explicado a Efe que ha permanecido parado en Tortosa (Tarragona) cerca de cinco horas y que, para poder acceder a la N-340, se está obligando a los conductores a circular marcha atrás hasta el desvío, una maniobra que considera “muy peligrosa” para los vehículos grandes, especialmente los tráiler articulados.

Los miembros de los CDR han amontonado neumáticos, barriles, piedras y fragmentos de quitamiedos para impedir el paso en ambos carriles de la circulación mientras coreaban consignas en favor de la liberación de los políticos catalanes encarcelados por el referéndum ilegal del 1-O.

Los CDR cortan la AP-7 en ambos sentidos a la altura de Ampolla

Efectivos de los Mossos d’Esquadra se han desplazado al lugar y han seguido desde cierta distancia el desarrollo de la movilización, aunque no han llegado a intervenir.

Al caer la noche, los activistas de los CDR han decidido mantener la protesta de forma indefinida, por lo que han hecho un llamamiento para proveerse de agua, víveres, mantas, sacos y calefactores eléctricos, con la intención de dormir en la autopista y así mantenerla cortada. Sin embargo, poco antes de las 23.00 horas han desistido de su actitud y han abandonado el lugar. De este modo, el tráfico se ha reanudado después de haber estado 15 horas interrumpido.

La protesta se ha producido un día después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, diese un plazo de cuatro días al conseller de Interior, Miquel Buch, para hacer cambios en su departamento, después de las cargas de los Mossos d’Esquadra contra los manifestantes que el pasado jueves intentaron boicotear dos actos conmemorativos de la Constitución apoyados por el PP y Vox en Girona y Terrassa (Barcelona).

También puede interesar

Dejar un comentario