IEVENN
Ecología

Los ojos de Europa en la Tierra ayudan a las empresas a adaptarse al cambio climático

Desde los viticultores hasta los inversores de la industria turística, la economía europea está llamada a adaptarse al desafío de la crisis climática y Copernicus, el sistema de observación terrestre de la Unión Europea quiere convertirse en un actor clave de esta transformación.

La Comisión Europea de Úrsula von der Leyen llega con un ambicioso plan de reducción de emisiones que impactará a prácticamente todos los sectores económicos.

La red Copernicus pone a disposición herramientas y datos en acceso libre y gratuito. Los datos obtenidos por satélite y sus informes ya son una fuente de información importante para científicos, instituciones y agencias meteorológicas de todo el mundo.

Pero en general se trata datos y herramientas dirigidas a expertos.

«Para el público en general es un poco abrumador ver todas las aplicaciones posibles de la observación terrestre como la implementamos en Copernicus, sin embargo, nuestra voluntad es convertirnos en un multiplicador» dice Vincent-Henri Peuch, director del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copernicus, integrado en el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas de Mediano Alcance (ECMWF).

«Todos nuestros datos son totalmente gratuitos y abiertos, lo que significa que cualquiera puede utilizarlos para desarrollar aplicaciones para los usuarios», añadió.

Freja Vamborg, científica principal del Servicio de Cambio Climático también explica que el objetivo no es el público en general. «El principal usuario al que nos dirigimos es alguien que está en el intermedio, digamos una empresa de consultoría y no el propio usuario final como un agricultor o un operador turístico».

Stijn Vermoote, responsable del proyecto Copernicus dentro del ECMWF, dice que tienen la voluntad de permitir que otros actores se beneficien de sus datos: «Somos un facilitador», afirma, pero también promete que seguirán trabajando para ofrecer productos y aplicaciones más adaptados a las necesidades de los diferentes sectores. «Hasta ahora hemos estado trabajando en los bloques de construcción, ahora trabajamos en las siguientes fases».

¿Por dónde empezar con Copernicus?

«Para los usuarios, hay una serie de plataformas web que se están volviendo disponibles para el uso de datos de Copernicus como el DIAS, donde los usuarios pueden utilizar los datos sin tener que descargar grandes volúmenes de datos a sus computadoras, y en el Servicio de Cambio Climático tenemos la Tienda de Datos Climáticos y la Caja de Herramientas Climáticas», dice Mark Parrington, científico principal del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera. «Habrá algo similar para los productos de composición atmosférica.»

Así que, a menos que su empresa tenga conocimientos para extraer y dar sentido a los datos, el primer paso es identificar las aplicaciones, los servicios y las empresas que ya proporcionan las aplicaciones adaptadas a su sector.

Un buen lugar para comenzar son los sitios web de los diferentes servicios de Copernicus (Cambio Climático, Atmósfera, Tierra, Marino, Emergencias y Seguridad).

La ‘Tienda de Datos Climáticos’ (y pronto la Tienda de Datos Atmosféricos) cuenta con un «pequeño pero dedicado equipo de ayuda», según Stijn Vermoote de ECMWF, que está dispuesto a ayudar a orientar a las empresas e instituciones al lugar adecuado.

¿Cómo está Copernicus ayudando a las empresas? Ejemplos concretos

Tierra: Los productores de vino de la mundialmente famosa región de Burdeos en Francia están utilizando datos satelitales para tomar sus decisiones sobre la cosecha, midiendo desde el espacio aspectos como la madurez de las uvas o la salud, masa y homogeneidad de los viñedos.

La información satelital puede ayudar a tomar decisiones sobre el uso de fertilizantes y pesticidas. También puede medir si un campo está adaptado a un cultivo en particular.

Sin embargo, el conocimiento local sigue siendo importante.

«Copernicus trabaja a escala mundial y paneuropea y, por lo general, también se necesita información nacional, regional o local», comenta Freja Vamborg.

Solar: La medición y monitorización de la radiación solar tiene muchas aplicaciones posibles en la agricultura, pero también es un factor clave para la toma de decisiones en el campo de la energía solar. Grandes empresas como la francesa Neoen utilizan los datos proporcionados por el Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copernicus para decidir dónde instalar nuevas plantas solares o parques eólicos.

Otro ejemplo, a una escala más pequeña, es la compañía francesa In Sun We Trust que ofrece a los usuarios la posibilidad de calcular la cantidad de energía solar que puede producir nuestro tejado (sólo disponible para Francia).

La Escuela de Minas de París ha creado varias aplicaciones de radiación solar en su sitio www.soda-pro-com

Marino: El Servicio Marino de Copernicus también proporciona una amplia gama de datos sobre la salud de los océanos, el tiempo y el clima. Según un informe de PricewaterhouseCoopers para la Comisión Europea se trata del servicio que más beneficios ha generado para los usuarios intermedios que desarrollan aplicaciones basadas en sus datos.

Turismo: «El turismo es otro sector en el que la información de Copernicus se está volviendo muy útil, tanto para que las personas planifican y decidan adónde quieren ir, como para que los inversores decidan dónde abrir nuevas instalaciones en el contexto de un clima cambiante», dijo Peuch.

Muchas oficinas de turismo y empresas de consultoría ya cuentan con los datos del servicio de Cambio Climático de Copernicus para tomar sus decisiones de inversión y gestión de proyectos. El servicio publicará una serie de herramientas específicas sobre turismo en los próximos meses.

Atmósfera: Otro ejemplo exitoso de utilización de los datos del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera son las aplicaciones que proporcionan previsiones de calidad del aire, incluyendo euronews en nuestra sección del Tiempo.

Desarrollo de aplicaciones basadas en datos de Copernicus: Otra oportunidad clave para las empresas, es el desarrollo de nuevas aplicaciones basadas en sus datos.

Aquí hay algunos ejemplos, principalmente dedicados a la calidad del aire, la radiación U.V. o las condiciones del mar. Copernicus ayuda a startups y corporaciones a través de sus programas de incubación para emprendedores y el «masters».

Además, el servicio de observación de la Tierra de la UE también propone sesiones de formación en toda Europa, seminarios y cursos en línea y recursos para aprender a usar sus servicios.

«Para nosotros, es muy importante entender cómo transformamos los datos brutos en sabiduría y conocimiento. En el futuro, nos centraremos más en la participación de los usuarios. Queremos saber cómo los usuarios finales están dando sentido al producto final y creando valor añadido para su actividad», dice Sitjn Vermoote.

Activistas climáticos dicen que la COP25 de Madrid es ya un fracaso

Medios

Las mareas negras de Brasil llegan a la COP25 de Madrid

Medios

Greta Thunberg llega a Madrid tras viaje en tren de 10 horas desde Lisboa

Medios

Greta Thunberg, la estrella de la COP25, llegó por fin a Madrid

Medios

La lucha para salvar los arrecifes de las islas Seychelles

Medios

El indígena que increpó a Almeida también quiere hablar con Sánchez: «Debe cuidar la tierra y no lo hace»

Medios

El 2019 marca el cierre de una década de calentamiento global

Mariángel Paola Álvarez

La compraventa de contaminación, piedra angular del éxito o fracaso de la COP25

Medios

Lenta agonía de los bosques alemanes por la sequía, las plagas y el cambio climático

Medios

Un estudio comprueba que se pueden descifrar las expresiones faciales de los gatos, aunque no está al alcance de todos

Medios

Encuentran una ballena muerta con 100 kg. de basura en el estómago

Medios

El futuro climático se decide en Madrid

Medios

Dejar Comentario