Made in Málaga: JJ Sprondel

Made in Málaga: JJ Sprondel

Made in Málaga: JJ Sprondel – “Sé que me cuesta andar descalzo, que me cuesta suceder entre tus brazos”

Made in Málaga: JJ Sprondel

Su libertad me resulta abrumadora, una libertad que va desde lo creativo hasta lo mercantil, una libertad consciente y permanente, tan plena y rotunda que la etiqueta “independiente” se les queda muy corta.

He resistido la tentación de remitirles unas preguntas, a sabiendas de que sus respuestas iban a ser, siempre lo son, jugosas porque quizá mediatizarían mi opinión o mis juicios sobre ellos, bastante enamorado estoy ya, como para encima permitir que me lo pusieran en bandeja.

Todo comenzó con un WhatsApp, Arturo García, redactor jefe de Mondosonoro SUR me escribía algo así, sucinto, escueto, poderoso: “Vas a flipar” y a continuación un enlace de Spotify. Flipé.

La carga emocional de su tema I Am the City me cautivó, me cautiva aún con cada escucha, y desde aquel instante exploré las pistas que JJ Sprondel había dejado por la geografía malagueña. Pese a estar cerca de una década muy próximo a la música hecha en Málaga, no tenía conocimiento de ellos, por despiste, por error, en fin. En 2016 tenían cuatro discos publicados, autoeditados. Pero aquí estaba este trío compuesto por Carlos Moratalla (guitarra y voz), Julio Moratalla (bajo) y Carlos Campos (batería) haciendo algo tan diferente, tan propio, tan suyo y tan universal que podrían estar firmando discos desde la bahía de San Francisco, desde un suburbio londinense o desde Rincón de La Victoria. Nada a lo que parecerse.

En los meandros de su música se cuelan sin complejos el rock progresivo, la psicodelia, el blues o la americana, pero en la arquitectura que construyen hay una voz poderosa e hipnótica que casi lo fagotiza todo. Carlos cierra los ojos, apenas una línea en blanco abierta, echa la cabeza hacia atrás, estira el cuello y, allí, el público desaparece, desaparecemos con él contagiados de esa cualidad única que muy pocos poseen.

Y esa hipnosis colectiva les arrastra a obtener una ristra de premios, desde el MalagaCrea Rock 2017, hasta el Premio OJEANDO Nuevos Talentos Fundación SGAE 2017 o el II Certamen de Nuevos Valores del Pulpop 2017. No son nuevos en estos menesteres, 12 años de carrera tras de sí.

Y luego están las letras, donde la metafísica, la soledad, la espiritualidad, el amor en todas sus aristas se dan la mano, formando un conjunto sólido e indestructible.

Tampoco son fáciles. Prendarse requiere más de una escucha, atención plena, al ser posible algo de tiempo por delante y unos cascos, frente al mar, mejor. Y es que siempre que el oyente tiene que aportar algo de sí para comprender, desear, amar o emocionarse con lo que escucha se gana un plus. Y eso no siempre es fácil.

1931 es su último trabajo, el quinto hasta la fecha, primer disco cantado en castellano, que tiene destellos inauditos como , Yo o Reloj y que es imposible de clasificar, de etiquetar.

¿Dónde están JJ Sprondel? Quizá donde quieren, en esa marginalidad de calidad incontestable, donde el proyecto vital, musical, es lo auténticamente trascendente, donde tocar es lo más importante, lo único.

JJ Sprondel son libres y cuando uno les escucha se lleva algo de esa libertad, pegado a la piel, a lo más íntimo, al centro exacto de las emociones.

También puede interesar

Dejar un comentario