Madre de Dios, la región más degradada en la Amazonía

La región Madre de Dios comprende el sector con la mayor degradación provocada por la extracción informal de oro de toda la Amazonía.

De acuerdo a un estudio de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (Raisg), en seis países amazónicos (Perú, Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador y Bolivia) hay 245 áreas de extracción no autorizada en la selva tropical, de los cuales 110 se ubican en Madre de Dios.

La investigación denominada “Amazonía saqueada” identificó también que de los 6.207 territorios indígenas en los seis países, 78 presentan actividades mineras en su entorno (relacionada a la extracción ilícita de oro, diamantes y coltán). La mayoría de estas áreas en riesgo (64) están ubicadas en el Perú.

“La incidencia de la minería ilegal en la Amazonía, especialmente en los territorios indígenas y áreas naturales protegidas, ha crecido exponencialmente en los últimos años con el alza del precio del oro. No obstante, esta es una de las áreas menos investigadas”, explicó en la presentación del estudio Beto Ricardo, secretario Ejecutivo de la Raisg.

La extracción informal e ilegal de oro en Madre de Dios ha generado que la deforestación en nuestro país alcance niveles jamás registrados. Según una investigación del Centro de Innovación Científica Amazónica (Cincia), solo en los últimos cinco años se han deforestado 41.000 hectáreas de bosques en la selva.

“Desde el año 1984 hasta diciembre del 2017, la deforestación en la región suma un total de 95.750 hectáreas por la actividad minera, principalmente la ilegal, que se ubica en la zona conocida como La Pampa”, precisó Francisco Román, director científico de Cincia.  Pedro Tipula, especialista del Instituto del Bien Común ( IBC) y coordinador del Sistema de Información sobre Comunidades Campesinas del Perú (Siccam), consideró que para contrarrestar la actividad ilegal en la región es necesario un mecanismo de articulación entre el gobierno nacional y regional con los actores locales.

“El Estado con sus diferentes aparatos descentralizados, como el Ministerio del Ambiente, debe aplicar las normativas para frenar esta actividad ilegal que vulnera los derechos de los pueblos indígenas”, declaró Tipula a El Comercio.

—Uso del mercurio—

Otro dato que aporta la investigación, es que en el Perú los niveles de mercurio en peces son un 43% mayores en pozos abandonados por la minería de oro que en áreas donde no existen campamentos mineros. Estos datos resultaron de una investigación que Cincia realizó en siete lagunas en zonas mineras abandonadas de los distritos de Laberinto, Tambopata, Madre de Dios e Inambari. También se analizaron peces en dos lagunas y un río dentro del Parque Nacional Manu.

-Sobre la investigación-

Tras la investigación de la Raisg, que abarcó 7 millones de kilómetros cuadrados de selva tropical a través de imágenes satelitales, se ha construido una herramienta en línea que permite navegar por todos los puntos y áreas de minería ilegal para determinar su impacto en áreas naturales protegidas y territorios indígenas.

 El mapa ha sido producido por una red de trabajo de diversas ONG en Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela. En el Perú estuvo a cargo del Instituto del Bien Común (IBC).

Síguenos en Twitter como @PeruECpe

También puede interesar

Dejar un comentario