IEVENN
España IEVENN

Me tomaré una copa – Manuel Povea

Eliot Ness, que llevó a prisión al tristemente famoso gánster Al Capone acusándolo de evasión de impuestos, comenzó su cruzada persiguiendo el contrabando de alcohol, prohibido por la Ley Seca en los años 30. El final de la película que relata esta historia, se hace coincidir con el levantamiento de la prohibición, cuando un periodista pregunta a Ness qué hará a partir de ahora. Él responde: “me tomaré una copa”.

Simplemente, no estaba allí para juzgar la ley, sino para cumplirla y hacerla cumplir. Este concepto parece no estar muy claro en la sociedad actual, y muy en particular en lo que vemos estos días.

¿Cómo le explico a mis hijos lo que están viendo? Que este asunto lleva más de 30 años de despropósitos, es un hecho. Que los políticos, ya sea por interés electoralista o por corrupción, por la necesidad de gobernar o por falta de habilidad, nunca han estado a la altura, parece evidente. Y de todos aquellos años de barros, vienen estos tiempos de lodos, que están enfangándolo todo: la convivencia, la imagen al exterior, incluso la democracia.

La Educación, más concretamente la falta de ella, puede devenir en formas de pensar enquistadas. Si es sesgada, o manipulada, potencia el adoctrinamiento. Si es veraz, tiene rigor y está nutrida de valores, motiva el librepensamiento, la riqueza intelectual y nos mejora como seres humanos. Por eso siempre he pensado que es un bien demasiado preciado como para abandonar su responsabilidad en manos de cualquiera, por muchos votos que obtuviera, y mucho menos que quedara sujeta al criterio de cada región. El resultado ya se ha visto: hemos conseguido que los hechos históricos se modifiquen, aparezcan o no existan, según dónde se curse la ESO. Aquello de “quien no conoce su Historia, está condenado a repetirla”, resulta mucho menos práctico que restarle importancia para poder reescribirla sin que se note. Así nuestros supuestos líderes – de dudoso liderazgo – parecen guiarse por el filósofo futurista Groucho Marx, cuando dijo eso de “estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros”.

Y así podríamos seguir reflexionando sobre las razones del problema que enfrentamos en Cataluña, y seguramente habría para todos. Pero lo que me gustaría entender es el tipo de sociedad en la que mis hijos van a vivir. Tener razón es siempre menos importante que entrar en razón, y a mí me parece una buena base para el diálogo. Donde me pierdo es al escuchar a tanto joven confundiendo razones con leyes; mezclando inconformidad con desobediencia. Hemos estado tan satisfechos de nuestra Constitución que se nos ha olvidado hacer pedagogía, hasta el punto de que desconocemos gran parte de nuestros derechos, y lo que es peor, la mayoría de nuestros deberes como ciudadanos.

La manifestación pacífica de la disconformidad, me parece algo legítimo y hasta muy saludable. Que se ignore la necesidad de cumplir las leyes o se entienda que es parte de un derecho, es muy peligroso, como estamos comprobando. Yo intentaré, de momento, explicar a mis hijos que en democracia todo vale si es pacífico, si se respeta la opinión diferente y si se está dentro de la ley. Que las leyes se pueden cambiar, pero no a pedradas, sino con votos. Y que si bien “la primera víctima de la guerra es la verdad”, la cordura, que no requiere de grandes capacidades, es la mejor aliada de la paz.

Por eso espero, como Eliot Ness, que recuperemos el valor de la ley y de su cumplimiento. Y tomarme una copa para celebrarlo.

Críticas e incertidumbre ante el plan de desescalada en España ante estado de alarma

IEVENN

Se Buscan Líderes – Manuel Povea

Manuel Povea

Héroes precarios o cómo el Gobierno humilla a los MIR

Javier Bustos

La papiroflexia, una opción creativa para combatir la cuarentena

Paola Bandera

Hangouts Meet gratis para mejorar la productividad a distancia por el coronavirus

Mariángel Paola Álvarez

El coronavirus, “un aviso de la naturaleza” según Frank Cuesta

Paola Bandera

Vicente Amigo, maestro de la guitarra española

Paola Bandera

Trucos para conservar mejor el pan

Paola Bandera

Twitter invita a sus empleados a trabajar en casa por el coronavirus

Mariángel Paola Álvarez

Cuándo éramos rebeldes

Javier Bustos

Impacto del coronavirus en la economía global

Mariángel Paola Álvarez

Facebook Viewpoints paga recompensas por las grabaciones de voz

Mariángel Paola Álvarez

Dejar Comentario