IEVENN
Moda en países en guerra, artesanía de lujo - Bely Llamas
IEVENN Moda

Moda en países en guerra, artesanía de lujo – Bely Llamas

Moda en países en guerra – La participación de Europa en la producción mundial de prendas de vestir y calzado se redujo a la mitad al 20% entre 1991 y 2008, según la base de datos Oxford Economics. Este declive de la artesanía, parece ser un problema de larga duración para las marcas de lujo. Marcas como Burberry o Amélie Pichard están haciendo negocios en zonas de conflictos a medida que disminuye la artesanía en el mundo occidental.

Moda en países en guerra, artesanía de lujo

Hacer negocios en áreas devastadas por la guerra es un gran desafío. Problemas con la infraestructura financiera,  pagar extras en electricidad y contratar personal de seguridad para los artesanos que operan en áreas conflictivas son algunos de los retos que se presentan al trabajar con estos países.

Sin embargo, algunas empresas han descubierto que el riesgo de costos merece la pena. Las manualidades artesanales son el segundo producto de exportación legal más grande en el mundo en desarrollo y el mercado de artesanías facturó 34 mil millones de dólares en ventas en 2018, según estimaciones de la ONU. Para los países que se están recuperando de un conflicto o actualmente están en guerra, este negocio supone una fuente de ingresos particularmente valiosa. Las marcas pueden asociarse con ONGs y empresas sociales que saben cómo gestionar la logística y regular la calidad en áreas donde las empresas no se aventuran tradicionalmente.

Moda en países en guerra, artesanía de lujo - Bely Llamas

Construyendo sobre la infraestructura existente

A pesar de que el conflicto restringe el acceso comercial, estos estados no están completamente aislados del resto del mundo. En muchos casos, las organizaciones no gubernamentales y las empresas sociales tienen sistemas y cadenas de suministro que las marcas pueden utilizar para fines de abastecimiento. Estas organizaciones toman un pequeño recorte de las ventas del producto para ayudar a cubrir los costos.

En Afganistán, Ishkar encuentra a muchos de sus artesanos a través de la Scottish NGO, ONG escocesa Turquoise Mountain, que dirige un instituto de artes en el país asiático. Nathalie Paarlberg, subdirectora de la fundación para Afganistán, dice que los artesanos afganos están capacitados para cumplir con los requisitos de abastecimiento de los compradores internacionales. La fundación ha desempeñado un papel importante en el crecimiento de las ventas de artesanos en el país, desde 10,000 dólares en 2006 hasta 1 millón dólares en 2018.

Moda en países en guerra, artesanía de lujo - Bely Llamas

Burberry obtiene gran parte de su cachemira de Afganistán, que es responsable del 7% de la oferta mundial. Su fundación opera siguiendo un modelo similar al de Ishkar, trabajando con pastores de cabras en prácticas agrícolas sostenibles a través de Oxfam.

En 2018, la comisión lanzó Made51, una plataforma online para conectar minoristas con empresas sociales en países de acogida de refugiados. Cuando el acceso a los campamentos de refugiados en Tanzania se restringió repentinamente, los facilitadores de Made51 pudieron usar las conexiones políticas que ACNUR había construido a lo largo de los años para exportar cestas tejidas para West Elm, la marca de artículos para el hogar de los EE. UU.

Muchas empresas sociales toman un pequeño recorte de ventas para ayudar a cubrir los costos. Tight-Knit Syria, un socio de Made51, comparte su fracción de 8,84$ de una camiseta de 45$, con artesanos refugiados sirios y un sastre local. La mayor parte del dinero se gasta en remesas, comercio electrónico, costos de transporte e impuestos, lo que resulta en un beneficio bruto de 10.73$.

Los gobiernos también han establecido sistemas para recompensar a las empresas que extienden sus cadenas de suministro a zonas de conflicto. La iniciativa «Todo menos armas» de la Unión Europea otorga a los 47 países menos desarrollados del mundo, según lo define la ONU, el acceso libre de impuestos al mercado único europeo de 15 billones de euros.

En este entorno, las marcas que emplean artesanos locales con acceso limitado al mercado internacional tienen una ventaja competitiva. «Antes, a las marcas no les importaba cómo se hacía, pero está empezando a ser una obligación», dice Amélie Pichard, diseñadora de accesorios francesa que colaboró ​​con Ishkar en una línea de pendientes y colgantes.

Instagram: @belyllamas

Fotos AFP/Ishkar

River y  Central Córdoba finalistas de la Copa Argentina 

Candela Mazzone

Movember, el movimiento que lucha por la calidad de vida del género masculino

Paola Bandera

¿Por qué disfrutas escuchando canciones? Un estudio científico lo desvela

Mariángel Paola Álvarez

Restaurante Kilómetros de Pizza

Juan Navarro

Apple Watch: los más vendidos del tercer trimestre de 2019

Mariángel Paola Álvarez

Realidad virtual en el sector salud ve sus beneficios en tratar el alzheimer, autismo y estrés postraumático

Mariángel Paola Álvarez

Alberto Fernández inauguró la cumbre de Grupo Puebla

Candela Mazzone

Aprender idiomas con Duolingo y sus cuentos interactivos

Mariángel Paola Álvarez

Final de la Copa Libertadores en Lima: día, horario y precios

Candela Mazzone

Microsoft – Experimento de reducción de semana laboral tiene resultados sorprendentes

Mariángel Paola Álvarez

Bill Gates dona para investigación del Alzheimer, 10 millones de dólares

Mariángel Paola Álvarez

Descubre el airbag para ciclistas, Hövding 3

Mariángel Paola Álvarez

Dejar Comentario