IEVENN
Baloncesto

Nacho Llovet, el dulce momento del 'hombre entre las sombras'

El jugador de Monbus Obradoiro recuerda su dilatada carrera pocos días después de celebrar los 250 partidos en Liga Endesa con tan solo 27 años. ¡El trabajo en la sombra da sus frutos!

Redacción, 27 Mar. 2019.- “Ese momento en el que Pepu se gira hacia el banquillo y dice “¡Nacho!” y tú piensas… “¿Nacho? ¿Estás seguro?”, recuerda con la más grande de las sonrisas.

Llovet, radiante al final del partido (ACB Photo / X. Cortizo)

21 de noviembre de 2010. Bilbao Arena como escenario. Bilbao Basket como rival. “Recuerdo que, ese día, tanto Will McDonald como Henk Norel hicieron faltas en la primera mitad, y salí unos minutos en el segundo cuarto. Al principio lo hice con muchos nervios. El primer punto fue con un tiro libre. Me acuerdo de que pensaba “¡ostras! Tienes que meter al menos uno. No puedes tener dos tiros libres y no meter ninguno…” Menos mal que, al final todo fue bien.”

Nacho Llovet debutó en Liga Endesa hace casi nueve años, pero la ilusión de aquel niño de 19 años que vestía con orgullo la elástica verdinegra permanece intacta.

Casi 118 meses después y con miles de kilómetros a sus espaldas, el jugador de Monbus Obradoiro se enfrentaba al duelo número 250 de su carrera en Liga Endesa frente al que ya es, pase lo que pase, el club de su vida, el Divina Seguros Joventut. “Fue una bonita coincidencia. Cumplirlos en un partido entre los dos equipos con los que he disputado estos 250 partidos es una forma especial de hacerlo”.

Pero no tengamos prisa. Rebobinemos. Volvamos al comienzo de la historia…

Nacho Llovet celebra una acción del partido (Foto victorsalgado.com)

“La temporada en la que debuté, yo estaba con el primer equipo desde la pretemporada. El entrenador era Pepu Hernández, y me dijo que estaba contento conmigo. Era la tercera pretemporada que yo hacía con el primer equipo y, tras ella, me dijo que me quedara con ellos el resto del año para ayudarles a entrenar y que, a lo mejor, surgía la oportunidad.” Pocas semanas después llegaría, entonces, esa oportunidad, y con ella el primer partido de los 166 choques oficiales que Nacho Llovet disputaría con la Penya repartidos en siete temporadas en Liga Endesa.

Tras dejar, como él mismo reconoce, “historias, anécdotas y amigos por el camino” (y, en total, ¡14 temporadas!), Llovet pone rumbo a Santiago.

“Era un buen momento para hacer un cambio, salir un poco de la zona de confort e intentar crecer como jugador. Llevaba prácticamente toda mi carrera profesional con el mismo entrenador, Salva Maldonado, y también creí que me iría bien como jugador aportar cosas de un nuevo entrenador, porque cada uno tiene su forma de entrenar y de jugar. Quizás era el momento del cambio. Al principio es raro, diferente. Sales de casa y te alejas de tu familia, de tus amigos, de tu ciudad, de tu club. En la Penya era llegar a entrenar y ya conocer a todo el mundo y, de repente, llegas aquí y no sabes prácticamente ni dónde está el vestuario.”

Un camino de aprendizaje constante

Si algo ha caracterizado y caracteriza a la carrera de Nacho Llovet en Liga Endesa es su progresión constante. Sus números mejoran temporada tras temporada y el ‘center’, dentro y fuera de la pista, se ha convertido en el fiel reflejo de las experiencias acumuladas en todos estos años.

“En cada uno de mis dos clubes he aprendido cosas diferentes, aunque también es verdad que las etapas han sido muy distintas. En el Joventut, obviamente, está toda mi formación. Todo lo he aprendido a nivel de baloncesto, lo aprendí allí, pero también muchos valores que aprendes durante la etapa de formación. Respecto al estilo de juego, con Salva (Maldonado) era mucho más directo, mucho más de abrir espacios y de lanzamiento exterior. En Santiago, en cambio, es un juego mucho más táctico. He aprendido a leer el juego y a intentar aprovechar las oportunidades que te da crear ventajas para tus compañeros. Son cosas que creo que se pueden complementar muy bien. Parece que está yendo bien este complemento en mi juego”, confiesa entre risas.

Un camino que, como buen proceso de aprendizaje, ha tenido malos momentos que ha hecho de Nacho un jugador (¡aún más!) fuerte. “El año pasado en Badalona fue muy duro para mí, tal y como fue el final del partido”, recuerda.

Además, “los momentos de lesiones también son difíciles. Recuerdo momentos, al principio de mi carrera, en los que te veías bien en el equipo, te llegaba una lesión y, al volver, tu puesto lo había ocupado otro y te costaba volver a encontrar tu sitio. Son momentos difíciles, pero también te hacen más fuerte para seguir adelante.”

Ahora, no obstante, el camino empieza a mostrar los frutos de años y años de trabajo en la sombra. “Ahora la Penya ha hecho un gran cambio y están en un momento muy estable, tanto institucional como deportivamente. A nivel de lesiones, estoy muy sano. ¡Toquemos madera! Por suerte, en la parte extradeportiva, también está todo muy estable, y eso siempre ayuda a poder centrarte y a que el tema deportivo funcione bien.”

Pocos rebotes escapan a la fuerza de Llovet (ACB Photo)

El momento más dulce

Tal y como íbamos diciendo, el trabajo empieza a dar para Llovet unos frutos cada vez más dulces y satisfactorios. Su partido 250 en Liga Endesa llegó, presumiblemente, en el mejor momento de su carrera, o así lo dejan claro los números. A estas alturas de temporada, el barcelonés promedia 9’8 puntos, cinco rebotes y 1’6 asistencias para 13’3 créditos de valoración, unos números que casi duplican los de las dos pasadas temporadas. No en vano está siendo su mejor temporada, no solo con la camiseta del Monbus Obradoiro, sino de toda su trayectoria en la competición.

Prueba de ello es el hecho de que ha igualado su mejor anotación en la Liga Endesa, 18 puntos, hasta en dos ocasiones esta temporada, frente a San Pablo Burgos y BAXI Manresa, algo que no conseguía desde la Jornada 13 de la temporada 2013-14 en la victoria del cuadro verdinegro ante el entonces Tuenti Móvil Estudiantes. En lo que a valoración se refiere, Llovet ha logrado hasta en quince ocasiones esta campaña dobles dígitos, seis de las cuales terminó el choque por encima de los 20 créditos.

“Este es el año en el que mejor me están saliendo las cosas. Al final, la experiencia que sumas en cada entrenamiento, en cada partido y en cada año más en la competición te ayuda a tomar mejores decisiones. En este camino, voy mejorando cada día. Ahora mismo, estoy en un buen momento. Tengo confianza y me están saliendo bien las cosas, así que intentaremos seguir adelante.”. Nacho, claro, vuelve a no poder ocultar la sonrisa.

El ‘hombre intangible’

Hay datos que hablan por sí solos. Y es que en las últimas tres victorias de Monbus Obradoiro, los números de Nacho Llovet revelan su importancia para el devenir de los de Moncho Fernández. 14 puntos, 4’6 rebotes y 18’3 créditos de valoración de media demuestran que, cuando el pívot funciona, el cuadro gallego lo hace de su mano.

Llovet es el jugador con más minutos de promedio de todo el conjunto obradorista, con casi 27 minutos sobre la cancha, algo que le convierte en el 7º en este ranking… ¡De toda la competición! Además, es el jugador que más faltas recibe en el equipo, el 11º de toda la competición, con 3’6 de media por encuentro, lo cual demuestra lo conscientes que son sus rivales de la importancia de pararle.

“Cada uno tiene su rol. Nosotros tenemos muchísimos tiradores y anotadores que tienen esa faceta, y yo sé que la mía está más en otras cosas. Obviamente, anotar le gusta a todo el mundo y he tenido también partidos de anotación, pero si puedo ayudar al equipo en cosas que quizás se necesiten más en ese momento, perfecto. Al final, hay mucho más de lo que aparece en estadísticas, cosas que no se ven, intangibles, que son muy importantes en los equipos.”

“No es una obsesión. Soy consciente de que mi rol no es estadístico, es un rol más en la sombra, que este año está saliendo un poco más a relucir. Está “luciendo más” que otros años, pero soy consciente de que mi valor no es para nada estadístico y, por tanto, no le doy más importancia de la que tiene.”

Todo ello, no obstante, no le exime de ser el tercer jugador más valorado de Monbús Obradoiro (13’3 créditos de media) y de dejarse caer frecuentemente por el TOP15 de los más valorados de toda la competición. Llovet es, además de un jugador de intangibles, el tercer máximo anotador del cuadro obradorista (9’7 puntos) y el segundo mejor reboteador (4’9) -primero si miramos solo los ofensivos, con 1’5 rechaces de media por duelo. Es, además, el quinto mejor asistente del equipo. Ah, ¡y tiene el récord de valoración de la historia de la Liga Endesa sin tiros de campo!

Dicho todo esto… ¿Cómo definiríamos a Nacho Llovet como jugador? Mejor, claro, que nos resuelva la duda él mismo.

“Me definiría como un jugador intenso. No me gusta hacer las cosas a medias. Justamente, a veces, he tenido problemas de estar medio tocado y que el fisio me diga “oye, entrena, pero entrena a medias”. ¿Qué significa entrenar a medias? ¡Eso no se puede! Es, o todo, o nada. Me gusta considerarme también un jugador inteligente en pista, que intenta sacar ventajas y aprovechar el juego sin balón.”

Llovet se cuadra para lanzar (ACB Photo / J. Marqués)

¿Joven o veterano?

Con toda esta experiencia sobre su espalda -¡y escuchándole hablar!- cuesta creer que Nacho Llovet tenga apenas 27 años.

“¡Soy un viejoven! Recuerdo que con 21 o 22 años, estaba con Albert Oliver y, en un ‘enemigo invisible’ de Navidad que hacíamos, me regaló una placa que ponía ‘PARA EL JOVEN VETERANO’. Siempre he estado en ese impase entre las dos cosas”, rememora sin poder aguantar la risa. “Yo todavía me considero, quizás no joven, joven, pero sí con mucho camino por delante.”

Nacho Llovet y Vladimir Brodziansky se abrazan (ACB Photo / X. Cortizo)

Nada le salva, claro, de tener que dar consejillos a los recién llegados. “Sí que es cierto que llevo ya cierta experiencia a mis espaldas en esta liga, y eso es siempre un valor añadido, porque te han pasado muchas cosas y ya estás preparado para que te vuelvan a pasar. A los rookies que llegan nuevos a la liga, sí que les doy algún consejillo. Intentar ayudar a mis compañeros me gusta y, además, es uno de mis roles como capitán.”

Una segunda capitanía que afronta, literalmente, como en casa. “Estoy muy a gusto aquí. Hay mucha confianza con Moncho, y podemos hablar de muchas cosas. Esto se ha convertido casi en otra casa para mí. Me he sentido siempre muy acompañado tanto por mis compañeros como por el staff, el club y la ciudad misma.”

Mucho más que baloncesto

Ingeniero titulado, Llovet siempre ha sido un ejemplo de que deporte y estudios son posibles, y no duda en transmitirlo a los más jóvenes en numerosas ocasiones.

Además de madurez y experiencia, el baloncesto le ha regalado cosas que, aunque quisiera… ¡Jamás podría olvidar! “Mi amigo para toda la vida es Albert Ventura. En la Penya jugamos juntos temporadas en formación y, prácticamente, todas mis temporadas en el primer equipo también fueron con él. Es el jugador con el que más quedo todos los veranos, y cuando yo voy a Barcelona o él a Santiago, siempre nos vemos. Es un tío muy divertido, confiesa.

Nacho Llovet y Albert Ventura, amigos fuera de las canchas

“En Santiago, me llevo genial con Pepe Pozas. Nos vemos también mucho fuera de la pista. Ya la conocía de la U20, pero ahora nos llevamos muy bien. Con todos los compañeros también haces mucha vida. La verdad es que aquí, por el hecho de estar lejos de tu familia y tus amigos de toda la vida, haces que hagas más planes con el equipo de los que yo hacía en Badalona.”

El espíritu obradorista brilla también fuera de las canchas

¿Se ve, entonces, Nacho Llovet cumpliendo 250 más? “¿Por qué no? Me queda mucho baloncesto.” Y, claro, vuelve a sonreír…

Las cuentas de la remontada: De la desconfianza al anhelo

Medios

LeBron James ya tiene un aliado: los Lakers fichan a Anthony Davis

Medios

La Jaula Movistar toma la Plaza Mayor de Burgos

Medios

Rudy Fernández: «La clave es ir partido a partido»

Medios

Pesic: «Hay que jugar como en la temporada»

Medios

El Real Madrid despeja fantasmas y golpea primero en la final

Medios

¿Qué dice la historia sobre el 1-0 en el Playoff Final?

Medios

Reyes: “Estamos en un buen momento y hay que aprovecharlo”

Medios

Fabien Causeur cumple 200 partidos en Liga Endesa

Medios

Los números de Kawhi Leonard, el misterioso MVP de las Finales de la NBA

Medios

Pesic: «Aunque ya hemos ganado al Real Madrid, el playoff es otra historia»

Medios

Sopa de números del Playoff Final

Medios

Dejar Comentario