IEVENN
Argentina

Ni Pity ni Juanfer: el River de Gallardo mantiene el nivel más allá de los nombres

Gallardo mantiene una exigencia alta hacia el plantel de River y los jugadores le responden Crédito: Prensa/River

El Pity Martínez quiere irse al exterior para asegurarse su futuro económico, pero eso no debilita a River. Juanfer Quintero se rompe los ligamentos en el mejor momento de su carrera, pero eso no apichona a Marcelo Gallardo, que les da pista a De la Cruz y Ferreira. Maidana siente que cumplió un ciclo y se va, pero eso no deja sin referentes al equipo. Ponzio ya no es el mismo (la edad pasa para todos), pero empieza a ser figura Enzo Pérez como N° 5. Se lesiona Pinola y Paulo Díaz todavía no está para debutar, pero Robert Rojas ingresa y aporta soluciones, eso no cambia la esencia de la defensa millonaria. Pratto es la figura del ataque, pero entre Borré, Suárez y Scocco se turnan el segundo puesto del 4-1-3-2 que suele utilizar el Muñeco como sistema táctico.

La histórica goleada ante Racing 6-1 generó repercusiones, claro. No solo se trataba de un clásico, sino de un clásico en condición de visitante, ante el último campeón de la Superliga y un clásico que empezó perdiendo desde los dos minutos. Pero eso tampoco logra torcerle el brazo a River. A tal punto que es capaz de hacer tres goles en menos de tres minutos y después manejar con mentalidad ganadora la situación.

Por eso no es casualidad que ante la Academia haya llegado a la marca de 14 clásicos consecutivos sin conocer la derrota. La última caída millonaria ante otro equipo grande fue ante Independiente, en Avellaneda, el 18 de noviembre de 2017. Su seguidilla positiva comenzó ante Boca (2-0), en la final en Mendoza por la Supercopa Argentina 2018 y no se detuvo. No solo no perdió en los últimos 14 clásicos (con diez triunfos y cuatro empates), sino que además en nueve de ellos mantuvo la valla invicta, anotando en total 31 goles y solo recibiendo 6.

Gallardo mantiene una exigencia alta, no permite que nadie se distraiga o relaje y si alguno pasa a esa etapa, pierde el puesto. «Llegué al vestuario y les dije que esto no podía ni debía relajarnos», reconoció el entrenador luego del 6-1 a Racing. Ni felicitaciones ni sonrisas en exceso frente al plantel. ¿Estaba feliz por el rendimiento y el resultado? Claro. Pero sabe que lo que viene será tan complejo como lo superado en el gran camino recorrido desde 2015.

Entonces no hay demasiadas caricias para un Santos Borré que es tan importante haciendo goles como corriendo desde atrás a los centrales rivales; por eso por dentro de siente pleno por haber recuperado a un Lucas Pratto que no solo es la pieza clave para finalizar las jugadas sino también para aportar asistencias, como hizo en el 5-1 de De la Cruz apenas segundos después de haber ingresado. Y Scocco, más allá de ser un delantero muy técnico y goleador, no volvió a jugar hasta que él consideró de que estaba realmente bien. Mientras tanto, formó con Julián Álvarez de titular y le dio pista a Rollheiser. «La eficacia fue buena, pero el juego fue bueno y eso es lo que no hay que despreciar: las formas, el funcionamiento. Nosotros nos sentimos representados en eso. Eso es lo que te lleva a ganar», explica Gallardo.

La fisonomía de River fue mutando desde el 2015 hasta hoy, aunque siempre Gallardo intentó mantener el estilo y el espíritu protagonista: la presión para recuperar y atacar, la intensidad, el juego ofensivo y la actitud (la fricción para marcar en los duelos individuales) no se negocian.

No fue el mismo equipo que comenzó con Pisculichi como enganche que el que luego pasó a jugar con Ponzio y Kranevitter. Pero sí en los últimos años, y más allá de haber perdido a sus futbolistas individuales más desequilibrantes (Pity Martínez, Quintero) sostuvo el muy buen rendimiento y la búsqueda con el protagonismo de los laterales pero (fundamentalmente) con un juego interior que destroza defensas, con pases filtrados y movilidad que generar surcos en los carriles centrales. Desequilibra por ese sector, fuerza y presiona en ese sector. Por eso River tiene a favor tantos penales, por eso cuenta con varias alternativas para hacer goles de tiro libre directo. Para que sus futbolistas se destaquen con buenas pegadas, River necesita «fabricar» infracciones cerca de la medialuna de las áreas adversarias.

Le costó al equipo comenzar el semestre (como en cada arranque en la era Gallardo), con los empates con Cruzeiro, Argentinos y Gimnasia de Mendoza, por la Copa Argentina. Pero una vez que logra aceitar determinados movimientos, parece imparable (Lanús y Racing pueden dar fe de ello). Por eso se sobrepone a dificultades, ventas o lesiones, por eso suma 14 clásicos consecutivos sin derrotas. Porque no importa qué futbolistas tiene disponibles para jugar finales: cuando mayor es la adversidad, el River de Gallardo más afila los dientes.

Gallardo da indicaciones a Scocco Fuente: FotoBAIRES

ADEMÁS

¿Te gustó esta nota?

Diego Maradona, a la cancha: paso a paso, el día de su vuelta al fútbol argentino

Medios

Argentina-España: las mejores fotos de la final del Mundial de básquet

Medios

Facundo Arana: «Dos días antes de morirse, mi papá me dijo ‘te amo'»

Medios

Gimnasia-Racing, Superliga: horario, TV y formaciones

Medios

Rosario Central-Newell´s, Superliga: horario, TV y formaciones del clásico que paraliza la ciudad

Medios

Top 12: Hindú puede sufrir y no ser tan sólido, pero le ganó al SIC y está en los playoffs

Medios

El periodismo y el deporte ya extrañan a Ernesto Rodríguez III, un rebelde irrepetible

Medios

Mundial de básquet. Los otros ojos de Sergio Hernández: el staff que analiza a los rivales

Medios

Carlos Melconian: «Al gobierno de Cambiemos le puse un diez en el rumbo y cero en macroeconomía»

Medios

Jeremías Ponce mostró cómo se gana de visitante y capturó el título welter junior de la IBO

Medios

Final increíble: CUBA evitó el descenso directo con un penal agónico y frustró a Newman

Medios

Ansu Fati: quién es el adolescente de Barcelona que el Camp Nou ovacionó por primera vez

Medios

Dejar Comentario