Londres: Oxfam escándalo de prostitución causa crisis en organización

Londres: Oxfam escándalo de prostitución causa crisis en organización

Oxfam escándalo de prostitución causa crisis en organización – Hace más de una década surgieron las primeras acusaciones de que trabajadores humanitarios de Oxfam habían contratado a prostitutas, pero el funcionario a cargo de esa misión pudo quedarse en el cargo y después fue designado a Haití, donde continuó el patrón. La organización reconoció este lunes lo sucedido y uno de los principales directivos presentó su renuncia.

Oxfam escándalo de prostitución causa crisis en organización

Es poco probable que la salida de Penny Lawrence, la subdirectora ejecutiva de la agencia internacional, aminore el furor por las revelaciones sobre la conducta de los trabajadores humanitarios en esos países empobrecidos. Los líderes de Oxfam se reunieron el lunes con la ministra de Desarrollo Internacional del gobierno británico, que postuló la posibilidad de quitarle el financiamiento público a la organización.

Oxfam es uno de los grupos privados de los que más depende el gobierno británico para sus proyectos de desarrollo económico y humanitario. Es una de las organizaciones de la sociedad civil británicas más grandes, con 5000 empleados y 27.000 voluntarios.

El 9 de febrero salió a la luz que los funcionarios de Oxfam encargados del trabajo de recuperación posterremoto en Haití en 2011 le pagaron por sexo a haitianas y que la organización se enteró, pero no lo hizo público. Luego salió también a la luz que había sucedido lo mismo en Chad en 2006 y que el mismo director, Roland van Hauwermeiren, estuvo a cargo de la misión en ambos países.

“Hemos sido informados de que se comunicaron preocupaciones sobre la conducta de personal en Chad y en Haití, y que no actuamos de manera adecuada en respuesta”, dijo Lawrence en el comunicado en el que anunció su renuncia. “Ahora queda claro que esas acusaciones, sobre el uso de prostitutas y respecto a la conducta tanto del director en el país como de integrantes de su equipo en Chad, surgieron antes de que él se trasladara a Haití”.

“Como directora del programa en ese momento, me apena que esto haya sucedido bajo mi supervisión y asumo la responsabilidad”, dijo.

En tan solo unos días la noticia sobre Oxfam se ha convertido en un escándalo mucho mayor respecto a la explotación por parte de trabajadores humanitarios en muchas partes del mundo y de las organizaciones civiles y gobierno que los han protegido. En el fin de semana el Sunday Times de Londres también reportó que otros grupos humanitarios británicos habían hecho auditorías internas que mostraban que más de 120 trabajadores fueron acusados de abuso sexual en un solo año.

Mark Goldring, el director ejecutivo de Oxfam, y la jefa de la junta, Caroline Thomson, después de una reunión con el Ministerio de Desarrollo Internacional británico el 12 de febrero en Londres

Priti Patel, exministra de Desarrollo Internacional, escribió en un artículo de opinión que el escándalo de Oxfam es apenas “la punta del iceberg” y que los funcionarios británicos encargados de repartir fondos de ayuda en todo el mundo no habían actuado en respuesta a esas denuncias de explotación sexual, incluso cuando involucraba a niños.

En 2011, Oxfam dijo que había descubierto malas conductas de algunos de sus empleados en Haití como parte de sus trabajos de recuperación después del devastador terremoto en esa nación y que esas personas habían dejado la organización. Sin embargo, Oxfam no especificó quién estuvo involucrado o en qué consistía su mala conducta. Hasta ahora reconoció que tampoco informó a las autoridades en Haití al respecto.

Las revelaciones fueron hechas por The Times of London, que reportó que la conducta involucró la contratación de prostitutas, conminar a los conductores que colaboraban con Oxfam a conseguir sexoservidoras y la realización de “fiestas sexuales” en las casas donde se hospedaban los trabajadores del grupo. La organización despidió a cuatro personas y aceptó la renuncia de otras tres, incluido Van Hauwermeiren, en lo que se realizaba la investigación interna.

En Haití la prostitución es ilegal y la edad para dar consentimiento sexual es a los 18 años; Oxfam dijo que no pudo comprobar o desmentir acusaciones de que algunas de las sexoservidoras contratadas por sus trabajadores eran menores de edad.

Sin embargo, hasta ahora no se ha denunciado que los trabajadores de Oxfam exigieron el sexo a cambio de proveer la asistencia, algo de lo que sí han sido acusados otros grupos humanitarios internacionales.

No es la primera vez que los esfuerzos de ayuda en Haití después del terremoto de 2010 han causado polémica: también hay reportes de algunos grupos que los fondos recaudados fueron malgastados o recaudaron dinero bajo aparentes engaños. Y una epidemia de cólera que mató a miles después del sismo ha sido vinculada a las tropas de mantenimiento de la paz que envió la Organización de Naciones Unidas.

También puede interesar

Dejar un comentario