Paire castiga la indulgencia de Carreño en el primer set y sitúa a Francia con ventaja en las semifinales

Bruguera conversa con Carreño en un descanso del partido ante Paire. PASCAL ROSSIGNOLREUTERS

Se impuso po7-5, 6-1 y 6-0, después de que el español desaprovechase tres pelotas para llevarse el primer parcial y tres anteriores para el 5-2

Tras tener todo en la mano para llevarse el primer set, Pablo Carreño se precipitó ante Benoit Paire y encajó un parcial de 9-0 que le dejó en la lona. El número 2 francés no sólo neutralizó las tres opciones de que dispuso su adversario para hacer suyo el parcial, sino que empezó a jugar con un grado de inspiración poco menos que irresistible. Se impuso por 7-5, 6-1 y 6-0, en una hora y 54 minutos, y dio a Francia el primer punto. Carreño era claro dominador en el comienzo del encuentro inaugural de la semifinal de la Copa Davis que los anfitriones y España disputan en Lille. Sólido, efectivo, moviendo bien a Paire, contó con tres bolas al resto que le hubieran dado ventaja de 5-2 y saque, antes de que apareciera, también al resto, la primera posibilidad de las tres opciones de set, en el octavo juego, resuelta por el de Aviñón con un ace. Si ahí no caben reproches, sí los merece el modo en el que desaprovechó la tercera: décimo juego, al servicio, con una derecha larga que acabó por dar vida al tenista local.

Paire es un jugador imprevisible, cuya esencia es jugar con fuego. Sumó 37 golpes ganadores, 16 de ellos saques directos. Tan pronto puede resultar desbordante como encadenar secuencias de dobles faltas, algo que hizo en varias ocasiones a lo largo del encuentro, hasta cometer un total de 11. Su estilo es muy de agradecer en el tenis actual, donde la mayoría de los protagonistas tienden a jugar de la misma manera.

Poco disciplinado y tendente al conflicto, debutaba en la Copa Davis después de haber sido expulsado de los Juegos Olímpicos de Río por no respetar las reglas, según Arnaud di Pasquale, director técnico de la Federación Francesa. Yannick Noah le prefirió para el primer partido en perjuicio de Richard Gasquet, cuya elección hubiera sido más lógica y conservadora.

Paire hizo buena la apuesta de Noah y puso la eliminatoria aún más difícil para España. Si la ausencia de Nadal, lesionado en la rodilla derecha en las semifinales del Abierto de Estados Unidos ante Del Potro, había entregado el papel de favoritos a los franceses, el batacazo del mejor jugador español oscurece aún más el horizonte a los de Sergi Bruguera. A Carreño, que acababa de recuperarse de la dolencia en el aductor izquierdo que le obligó a abandonar en segunda ronda en Nueva York, le fue vendado el muslo tras el segundo set. Su tumba ya estaba casi cavada entonces. No supo reaccionar a las oportunidades perdidas y demostró una vez más que aún le falta el carácter que requiere esta competición.

También puede interesar

Dejar un comentario