Pampita Ardohain pidió una foto con los jugadores de Boca

Pampita Ardohain pidió una foto con los jugadores de Boca

Pampita toma una selfie con los jugadores de Boca, este mediodía en la Bombonera.

A cada paso, a Pampita Ardohain le piden fotos. Una, dos, mil. Acostumbrada a los flashes desde más de dos décadas, allí donde esté, regala su sonrisa marca registrada a la cámara que la enfoque. Sin embargo, un día los roles se invirtieron. Su fanatismo por Boca rompió todo el protocolo en la elegante presentación de un reloj exclusivo para hinchas xeneizes, en un marco muy relajado del club de la Ribera, lejos de la tensión que supone una previa de final de Copa Libertadores frente a River.

El ingreso de Carlos Tevez , Fernando Gago , Pablo Pérez , Darío Benedetto , Ramón Wanchope Ábila y Nahitan Nández al campo de juego de la Bombonera la desbordó. “Me explota el corazón de la emoción”, dijo. Y enseguida suplicó: “Quiero una foto con los jugadores”.

Luego de la imagen oficial, tomó su celular, eligió como fondo la tribuna local y cumplió su propio pedido. En la imagen que subió a sus Stories de Instagram sonríe junto a Tevez, Benedetto, Gago, Ábila, Pérez y dos glorias xeneizes, invitados para la ocasión: Rolando Schiavi y Diego Cagna.

Pampita, feliz con su selfie con Tevez, Schiavi, Cagna, Benedetto, Gago, Pablo Pérez y Wanchope Ábila en el medio de la Bombonera

Todas eran sonrisas, hasta que entraron en acción unos minutos de desconcierto. Fue cuando Pampita perdió su teléfono. “La gente se está yendo y mi celular no está”, exclamó, algo preocupada. “Se lo di a alguien cuando me saqué una foto con el señor de azul”, detalló, haciendo mención a Royco Ferrari, vicepresidente de Boca.

Fueron cinco minutos en donde el clima cambió en el césped de la Bombonera. Carolina revisando las grabaciones de las cámaras de TV, llamadas al celular que nadie contestaba y rostros de tensión en los organizadores. Hasta que un grito desde el palco oficial aquietó las aguas. Con el brazo derecho en alto, un hombre anunció el hallazgo del móvil extraviado.

Entonces sí, Pampita bajó las escaleras del túnel que dan al vestuario de Boca y luego subió al palco, a reencontrarse con su teléfono y con su rol habitual: el de posar con su sonrisa tatuada ante el pedido de una foto, dos. O mil.

Pampita con los jugadores de Boca, en medio de la Bombonera.

Pampita con los jugadores de Boca, en medio de la Bombonera.

¿Te gustó esta nota?

También puede interesar

Dejar un comentario