IEVENN
Gastronomía

Para pocos bolsillos: qué vinos españoles han conseguido últimamente los 100 puntos Parker

Rumbo al Norte 2016 es el último vino español en conseguir los 100 puntos Parker. COMANDO G

Saber de vinos. «Bienbeber» el vino se ha convertido para muchos en moda y hasta en obligación. Mal. Lo importante es disfrutarlo… cada uno sabrá lo que le gusta. Si aún así tenemos dudas, dudas de nuestro propio placer, siempre estará la referencia del precio.

Pero siendo el precio de la botella un criterio de muy mal gusto, en eso estaremos de acuerdo, nos quedán los críticos. Y de entre ellos nada más útil que las guías, más o menos afamadas, que nos indican con didácticos numeritos lo que diferencia el bien del mal.

Sin duda, en eso de poner notas a los vinos, el más famoso es el señor Robert Parker, que puntuando vino tras vino se ha hecho de oro. Su lista es la principal referencia de entre todas las existentes; una biblia para muchos. El de Baltimore (EE UU) es el crítico más influyente. Tanto es su poder que, como cuenta la Wikipedia, algunos productores «parkerizan» su vino, para lograr una buena nota y garantizar las ventas.

Su revista, fundada en 1978, es The Wine Advocate, que se publica seis veces al año. Su sistema de crítica clasifica el vino en una escala de 50 a 100 puntos, en atención al color y la apariencia, aroma y buqué, sabor y acabado y un potencial o nivel de calidad global.

Hoy en realidad, con el negocio en la cima del mundo de la enología, el moderno dios Baco puntúa pocos vinos. Parker ya tiene para ello a un equipo repartido por los cinco continentes. El encargado del examen en España es, desde 2013, Luis Gutiérrez (que también se ocupa de los vinos de Chile, Argentina y Uruguay). Cata unas 4.000 muestras al año.

¿Qué vinos alcanzan esos 100 puntos y qué significa? Hablamos del Olimpo enológico; el Olimpo versión Parker. Muchos los aspirantes y pocos los elegidos. Un vino que consiga los 100 puntos Parker es no sólo un gran vino; es un vino singular; casi siempre raro (en producción); y por supuesto, caro. Carísimo.

Vinos españoles de 100

España es uno de los grandes países del vino y tiene ya bastantes caldos que han logrado la máxima nota Parker. El último en acceder a la sala de los más selectos es un vino de Ávila (en principio, sorprendente). La bodega se llama Comando G y el vino, Rumbo al Norte 2016, elaborado con garnachas viejas en viñedos ubicados en la alta y dura sierra de Gredos.

Reciente también en su incorporación es el caso de Les Manyes 2016, un vino del Priorat. El año pasado la distición le alcanzó a Las Beatas, un rioja elaborado por la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez. También, un vino del Bierzo: La Faraona 2014, de los Descendientes de J. Palacios.

Otros vinos españoles que en los últimos años han conseguido los 100 puntos Parker son L’Ermita 2013 (un Priorat de Álvaro Palacios) y Castillo de Ygay Blanco 1986 (un Rioja de Marqués de Murrieta).

En el Olimpo español, según Parker-Gutiérrez, encontramos también vinos generosos (que parecen ser más valorados fuera que en nuestro propio país). Son los casos del amontillado Solera Fundacional 1905 de Pérez Barquero (Montilla-Moriles); el Moscatel Toneles de Valdespino (Sanlúcar de Barrameda); o el Barbadillo Palo Cortado Reliquia (Jerez).

Vinos selectos para bolsillos muy selectos

Hasta aquí la información y el disfrute, porque lo que sigue es un descenso por la escala de la frustración. La mayoría de nosotros hablaremos de los mejores vinos del país, pero seguramente no llegaremos nunca a comprar una botella; tal vez, con suerte, a probarlos.

Ese Castillo de Igay del 86, cuesta (o costaba) unos 500 euros. El L’Ermita 2013 de Álvaro Palacios, alcanza y supera los 600 euros. Y qué decir de La Faraona 2014, ese Bierzo que se va por encima de los 1.650 euros. Aparecen también dos caldos que el danés Peter Sisseck elabora en tierras de Valladolid: el Pingus 2012 y 2014, vinos por los que ya hay que pagar casi 1.500 euros.

Entre los generosos, podemos intentarlo con el Moscatel Toneles de Valdespino, que está en unos  110 euros. Lejos nos queda el amontillado Solera Fundacional 1905 de Pérez Barquero, que ronda los 350 euros; y muy lejos, los 1.400 euros que puede costar el Barbadillo Palo Cortado Reliquia.

“Fast & Precarios»: ¿quieres conocer el lado oscuro de la comida a domicilio?

Medios

Recetas para el 'batch cooking' del domingo: ¿Cómo preparar el menú semanal?

Medios

Receta de membrillo casero en Thermomix

Medios

Restaurante Kilómetros de Pizza

Juan Navarro

El postre más ligero del mundo: 1 gramo y 96% de aire

Medios

Receta de gachas dulces para desayunar

Medios

En Estados Unidos, el 60% de la comida ya se pide en casa o para llevar

Medios

Los alimentos que peor sientan a partir de las 10 de la noche

Medios

Receta de churros caseros al horno

Medios

Veganos, vegetarianos y flexitarianos ya suponen el 8% de los consumidores

Medios

Ocho vinos para descubrir Tenerife

Medios

Receta de crema de cacahuetes sin azúcar

Medios

Dejar Comentario