IEVENN
Deporte

Paralelo 38

Cursos Online Habbility.com

Más Deporte

Opinión

El saltador chino Jian Yang, en competición. Maddie Meyer Getty Images

Cada vez que Corea del Sur organiza un gran evento deportivo, en este caso un Mundial de natación, la comunidad internacional se moviliza para promover la participación de la del Norte. Lo hace con más afán evangelizador que en otras ocasiones de fuste porque el deporte, elemento universal de concordia, está especialmente indicado para llamar a la armonía cuando se trata de hermanos separados.

Pero, en cualquier tiempo y lugar, el deporte políticamente conciliador ha sido desautorizado demasiado a menudo por la áspera realidad. Su carácter teóricamente seráfico parece incompatible con la naturaleza misma de toda competición. También la deportiva. Juan Antonio Samaranch hizo lo posible y lo imposible para que Corea del Norte participase en los Juegos Olímpicos de Seúl, en 1988. En vano. El año pasado, en los de Invierno de PyeongChang, ambas Coreas desfilaron juntas y revueltas, aunque sólo compitieron de tal guisa en el equipo de hockey femenino.

La mezcolanza en la pasarela fue un inconsistente acto de simbolismo hueco. Una pose para la foto. Y el hockey, un vacuo gesto para la galería. Sobre el hielo de la pista, una metáfora de la gelidez de relaciones, el papel de las norcoreanas en el grupo se reveló mínimo. Y el equipo se marchó, cada porción para su casa, tras jugar cinco partidos, perderlos todos y marcar sólo dos goles. Pero se habló mucho de distensión; y numerosas voces, con un fondo de angelicales liras, pronosticaron poco menos que el comienzo de un período de sonrisas y negociaciones que podría traer la fraternidad, y quién sabe si la reunificación, a la fracturada península coreana.

Un año después, en este 2019, la llamada República Popular Democrática de Corea (la del Norte) ha desestimado competir en Gwangju, en la República de Corea (la del Sur). Y cabe preguntarse qué solidez real ofrece la anunciada pretensión de compartir equipos, masculinos y femeninos, en algunas disciplinas en los Juegos de Tokio 2020. Y, sobre todo, la de organizar en amor y compaña los Juegos Olímpicos de 2032.

Los dos países siguen técnicamente en guerra. El próximo sábado, día 27, se cumplirán 66 años de la firma del armisticio que detuvo de modo provisional las hostilidades, a la espera de negociar un acuerdo definitivo de paz. Una paz que, oficialmente, nunca llegó. El paralelo 38, la célebre frontera protagonista de la Historia, y tantas veces tratada por la Literatura y el Cine, continúa siendo una barrera infranqueable entre dos mundos. Incluidos los deportivos.

El Getafe sella la clasificación con goleada mientras el Sevilla se relaja

Medios

España desafía a la lógica y busca una victoria ante Noruega

Medios

La Fundación Real Madrid renueva su colaboración con la Universidad Europea

Medios

93-77: El Real Madrid continúa intratable en el WiZink Center

Medios

España medirá sus fuerzas contra Portugal antes de la Eurocopa

Medios

Mañana se presenta el Corazón Classic Match 2020 ‘Unidos por la infancia’

Medios

Noruega, 'la bestia negra' de las Guerreras, último obstáculo para llegar a la final

Medios

Arbeloa inauguró la escuela sociodeportiva de Milán

Medios

El Getafe busca el último billete español a dieciseisavos en una 'final' en su casa

Medios

Rubio y Marc Gasol destacan pero se quedan sin la recompensa del triunfo

Medios

Los octavos de la Champions, un club exclusivo

Medios

Pleno de clasificaciones en las Fases de Grupos de la Youth League

Medios

Dejar Comentario