IEVENN
Futbol

Patri Guijarro y una cicatriz de estrella: «No podía dormir por las noches»

Mundial femenino

MVP del sub’20, es la gran promesa del fútbol español. Llegó sobre la bocina al Mundial después de una extraña lesión que le obligó a pasar por quirófano.

Patri Guijarro, durante el partido frente a Alemania. AFP

Cuentan los padres de Patri Guijarro (Palma de Mallorca, 1998) que un día, cuando su hija tendría «dos o tres años», estaban dando un paseo por una playa cuando la pequeña de la familia vio una de las típicas piedras redondas y grandes que hay entre la acera y el asfalto, y fue hacia ella. «¡Pelota! ¡Pelota!», gritaba. Incluso intentaba golpearla y levantarla con sus propias manos para llevársela a casa. Años después, aquella niña que golpeaba piedras que parecían balones de fútbol tiene 21 años, hace once meses fue elegida la mejor jugadora del Mundial sub-20, recibió el alta unos días antes de que Jorge Vilda anunciase la lista de España para Francia, acaba de debutar en una Copa del Mundo absoluta y es la gran esperanza de una selección que, contra Alemania, demostró que ha llegado a la elite. Y para quedarse.

Guijarro pisó por primera vez un Mundial en el minuto 66 del encuentro ante la selección germana. Se asoció especialmente con Jenni Hermoso, filtró algún que otro pase y apretó, como apretó el ataque español, en busca de un empate que nunca llegó. Pero para entender a la actual Patri hay que remontarse a unas molestias que empezaron en enero de este año. «Patri Guijarro sufre una ciatalgia», era el primer titular durante la concentración de la selección española esa semana. Un problema en el nervio ciático que puede llegar a afectar a las piernas. No fue así. A finales de enero, los médicos del Barça anunciaban que sufría una «afectación neurológica en extremidad inferior», y a mediados de febrero, el club publicó que iba a pasar por quirófano «por un ganglión en el pie derecho». Desde ese momento, total y absoluto silencio hasta el 15 de mayo.

La selección, todavía sin las jugadoras de Barça, Atlético ni Real Sociedad, cumplía su segundo día de concentración en Las Rozas cuando resonó la voz de uno de los miembros del staff: «¡Patri ha vuelto a entrenar!». Caras de alegría y de incertidumbre a la vez: Jorge Vilda tenía que dar la lista para el Mundial el día 20. ¿Podría llegar?. «Amanda Sampedro, Aitana Bonmatí… Patri Guijarro». El técnico había dejado fuera a Ángela Sosa, mejor centrocampista de la Liga Iberdrola, para incluir a una jugadora de 21 año que sufría desde hace seis meses una extraña lesión. «Tenemos mucha fe y mucha esperanza en ella, ha sido la mejor jugadora sub-20 del mundo», recalcó Vilda. Entre líneas: España no puede renunciar a una estrella.

«Era un ganglión, un quiste que se me había ido extendiendo, se había hecho grande y me comprimía un nervio, me daba dolores nerviosos y no podía dormir. Hasta que llegué a un entrenamiento y dije que no podía más», explica Guijarro a EL MUNDO en Villeneuve-d’Ascq (Lille).

«Jugar con y contra chicos me ayudó»

La operación le dejó una cicatriz que impresiona a simple vista, y que sirve para entender la magnitud de la lesión:«Podía andar y correr sin problema, pero los dolores aparecían al descansar. Empezaron una noche, que no podía dormir. Me tenía que despertar y andar por casa para ver si se me pasaba». Por suerte, esos dolores han desaparecido y ahora la internacional, que llevaba viniendo a las concentraciones los últimos dos años, trabaja contra el reloj para ayudar lo máximo posible a sus compañeras. «Después de la lesión y siendo un Mundial, me moría de ganas por venir. Ya no noto molestia».

La historia de Guijarro, más allá de las piedras que parecían balones, más allá de la cicatriz y más allá del Mundial, hay que encontrarla en los equipos de chicos en los que jugó hasta los 14 años, el Collerense femenino al que con 15 lideró a la Primera División, el fichaje por el Barça a los 17 y las convocatorias con España que resultaron en el subcampeonato del mundo sub’20. Es la gran promesa que ha dado el fútbol femenino español en años, ese que ahora está camino de la elite mundial. «Puedo parecer una veterana, pero es que jugar con y contra chicos me ayudó mucho, en cuanto a fuerza y potencia. Y siempre he competido contra gente más mayor».

Para descubrir a Patri Guijarro sólo hace falta ver entrenar a la selección. La centrocampista balear es una futbolista superior: maneja ambas piernas, tiene técnica, sentido del juego, visión, disparo… Es todo lo que podría necesitar el equipo: «Por desgracia ha tenido esa lesión y no ha llegado en las mejores condiciones, pero es el futuro de España», resume Marta Corredera, una de las capitanas del equipo: «Lo que tiene Patri en los pies es algo innato, una pasada». Y en el derecho, a la altura del tobillo, una cicatriz. Cicatriz de estrella.

¿Otro colombiano a España? El equipo de la Liga que quiere a Villa

Medios

El KV Mechelen reemplazado en la UEFA Europa League 2019/20

Medios

Sanción a jugador que dio información de posible fichaje para apostar

Medios

Pep y el dardo a los jugadores que no están felices en su equipo

Medios

Ante las dudas de todos, un grande del mundo iría a la carga por James

Medios

DT que pasó por Millonarios habla con autoridad de Suárez y Griezmann

Medios

El abogado de la víctima del 'caso Arandina' renuncia a seguir representándola

Medios

Atlético sigue mostrando su chequera: confirmó un nuevo defensa

Medios

El Atlético ficha a Mario Hermoso, el admirador de Sergio Ramos

Medios

La plantilla se vuelca con sus seguidores en Montreal

Medios

Gol de un colombiano asegura a su equipo en cuartos de la Suramericana

Medios

Cambió el mundo del fútbol: la inflación en el mercado de fichajes

Medios

Dejar Comentario