IEVENN
España

Política | Sectores del PSOE lamentan el uso electoral de la figura de Rubalcaba tras su muerte

Falleció el pasado 10 de mayo

Dirigentes socialistas cercanos al ex ministro y ex vicepresidente acusan a Pedro Sánchez de llevar a cabo «una sobreactuación evidente» tras su fallecimiento

Pedro Sánchez, con una imagen de Rubalcaba en el fondo L. Piergiovanni EFE

«Fue una sobreactuación evidente». Dirigentes del PSOE que fueron cercanos a Alfredo Pérez Rubalcaba han expresado su «malestar» por la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez y miembros de la actual cúpula socialista en los actos de despedida al ex secretario general, con el que recuerdan que el actual jefe del Ejecutivo mantenía una «pésima» relación.

Todos los consultados por EL MUNDO coinciden en señalar que, desde que abandonó la primera línea de la política en septiembre de 2014, «lo único» que Rubalcaba pidió a Sánchez fue que incluyese de nuevo a su ex vicesecretaria general, Elena Valenciano, entonces eurodiputada muy activa en Bruselas, en las listas del partido para las elecciones europeas que se celebrarán el próximo domingo.

«A primeros de marzo», recuerdan las fuentes, «Rubalcaba llamó personalmente a Borrell, cuando ya se sabía que encabezaría la candidatura europea, para que hiciera lo posible a fin de que Valenciano figurase en la lista. A Borrell le pareció bien, dijo que lo trasladaría a la dirección del partido y que él estaba de acuerdo porque conocía a Elena Valenciano, tenía una buena relación con ella y un buen concepto del papel que estaba jugando en el Grupo Parlamentario Socialista en Bruselas».

Nunca perdonó el trato que la nueva cúpula de Ferraz dio a Elena Valenciano

«La realidad», añaden, «es que luego no fue incluida y Rubalcaba tenía la constancia de que fue una decisión de Sánchez».

No era la primera vez que el actual líder del PSOE se cobraba el apoyo firme que Valenciano prestó en las primarias, primero a Eduardo Madina y después a Susana Díaz. De hecho, y pese a que ella fue la cabeza de lista socialista en los comicios europeos de 2014, Sánchez, al llegar a la Secretaría General, no dudó en apartarla de la jefatura del grupo parlamentario y situar en su lugar a Iratxe García. Tampoco le tembló el pulso cuando decidió en febrero de 2018 bloquear las posibilidades que tenía la ex vicesecretaria general de ocupar la Presidencia del Grupo Socialdemócrata en el Parlamento Europeo en sustitución del italiano Giani Pitella. Sánchez prefirió apostar por el aspirante alemán y en el PSOE, pese a las excusas proporcionadas por Carmen Calvo, la mayoría tuvo claro que la decisión no tenía más objetivo que cortocircuitar de raíz cualquier vía que alentara la repetición de Valenciano en las listas.

Rubalcaba, explican sus próximos, se llevó un «gran disgusto». Y no olvidó. Así, cuando a finales del pasado año Sánchez le ofreció encabezar la lista socialista a la Alcaldía de Madrid, no sólo rechazó la propuesta de plano, sino que además le expresó su «sorpresa» porque le hiciera esa oferta después de haberse negado a que Valenciano fuera presidenta de los socialistas europeos.

Además de las graves discrepancias políticas que mantenía con Pedro Sánchez por su coqueteo con el independentismo y el populismo, Rubalcaba sintió como una afrenta personal el trato que, desde Ferraz, primero y desde Moncloa, después, se dispensó a quien había sido uno de sus más firmes puntales cuando ocupó la Secretaría General y lideró la oposición al Gobierno de Rajoy.

El PSOE es lo que él representaba; lo de ahora tiene la hoja de servicios en blanco

Ahora, los socialistas más cercanos a Rubalcaba lamentan la «hipocresía» que ha destilado la cúpula del partido con motivo de su fallecimiento. Entienden que Sánchez tenía un «papel institucional» en la capilla ardiente, pero creen también que se excedió «intentando», en su opinión, «capitalizar el prestigio y la figura de Rubalcaba con fines de aprovechamiento electoral». «La sobreactuación rozó el bochorno», afirma uno de ellos apuntando que hasta algunos de los que con desdén le consideraban un político del pasado le han dedicado poesías e incluso no han dudado en «utilizarlo en los mítines».

«El sanchismo», argumenta otro ex dirigente socialista, «nació contra el viejo PSOE, contra Alfredo y contra lo que él representaba. De cómo han actuado estos días nos ha quedado una sensación amarga, aunque nos reconforta comprobar que las muestras de afecto de la ciudadanía y de la mayor parte de la prensa han sido una enmienda a la totalidad a la actitud de Sánchez y su equipo».

«Rubalcaba», señala el último de los consultados, «era solidez, no vacuidad; jamás habría jugado con la bandera de España, con el apoyo de los independentistas, con el 155 ahora sí, ahora no, con el relator… En realidad, para los ciudadanos, el PSOE es lo que él representaba y no lo que hay ahora, que tiene la hoja de servicios en blanco».

Los pactos cruzados en los ayuntamientos complican la investidura de Pedro Sánchez

Medios

Puigdemont recurrirá ante Europa si no se le proclama eurodiputado pese a no ir a Madrid a jurar el cargo

Medios

¿Dónde están los 629 inmigrantes del Aquarius un año después de llegar al puerto de Valencia?

Medios

Albert Rivera, hermano mayor

Medios

Apliquemos la ley para que no perezca el mundo

Medios

La política española, una insoportable contradicción

Medios

El PP pierde grandes alcaldías, pero gobernará para más gente

Medios

El PP recupera la alcaldía de Madrid y Colau repite en Barcelona

Medios

Las fotos y los invitados a la boda «galáctica» de Sergio Ramos en su finca

Medios

El mapa de las nuevas alcaldías 2019-2023

Medios

Cs logra Granada, el PSOE pierde dos capitales y el PP gobierna en Córdoba

Medios

Navarra Suma logra la Alcaldía de Pamplona

Medios

Dejar Comentario