IEVENN
Vivir

Prohibido niños – Manuel Povea

Prohibido niños – A alguien se le ha ocurrido la posibilidad de avisar a los usuarios, mediante app – en este caso de una aerolínea, pero se puede extender a otros ámbitos – de la presencia de niños. De entrada suena fatal, estoy de acuerdo, pero como nos encanta opinar y posicionarnos – debe ser el peso genético de nuestra Historia – ya se escuchaba el rugido de la demagogia tertuliana demonizando la idea y haciendo apología de la natalidad, cosa, esto último, que nunca viene mal, dicho sea de paso.

Prohibido niños

Dejad que los niños vengan a mí, le faltó decir a uno, representante, paradójicamente, de un partido que en principio no parece cercano al autor de la frase. Igual fue como una experiencia religiosa, le habría respondido Enrique Iglesias. Luego se lió, o quizá ya venía liado de casa, argumentando que el desempleo y la precariedad laboral tenían como culpables al alquiler estacional y a los propietarios – malditos ricachones – de esas viviendas. El otro político sólo quería hablar – mal, claro – de Pedro Sánchez, cosa que está chupada, pero ya resulta cansino. Acto seguido cambié de canal.

La noticia captó mi atención y quise saber a dónde llegaban las reflexiones a cuenta de la app anti niños. Inicialmente me horrorizó escuchar cómo se elevaba este asunto al nivel de discriminación: inadmisible avisar de que te sentarás junto a niños, personas con sobrepeso, o emisores de flatulencias, se dijo. Finalmente, apareció la cordura en boca de la presentadora, para apuntar el dedo hacia la educación y la atención sobre el comportamiento de nuestros hijos en lugares o establecimientos públicos, ya sea un avión, un restaurante o un templo.

Superada la decepcionante aportación – una vez más – de aquellos a los se les había prestado un micrófono, me apeteció escribir sobre el asunto. Siendo padre y usuario de restaurantes y aerolíneas, me vi con criterio para opinar, pero no soy político, así que igual me he venido arriba. Ustedes dirán.

La cuestión nace en el ámbito de una compañía aérea, que para los que volamos con cierta frecuencia son esas empresas que te llevan de un sitio a otro en tiempo récord – una vez en el aire – y muchas veces con esperas récord, cuando aún estás en tierra. Luego, ya en tu asiento, el espacio y la comodidad se reducen rozando la tortura. En esa tesitura, quién se sienta a tus lados, importa. Y mucho. La duración del vuelo acaba por ser directamente proporcional a tu suplicio cuando el azar te depara personas que roncan, o que despiden, evitable o no, aromas poco agradables o cuyos hábitos te incomoden.

En lo que respecta a los niños, no está en su naturaleza el mantenerse quietos, da lo mismo un aula, un avión o la mesa del restaurante. Sufren de infancia, que diría Sir Ken Robinson, conocido educador y conferenciante británico. Lo que deberíamos meditar es si está en la naturaleza de los padres el enseñar a nuestros hijos a comportarse en público. Considerar que  el avión, el restaurante o el aula, son los hogares de alguien que además tiene siempre invitados. Y nunca nos portamos mejor que cuando tenemos invitados, o así era, al menos, en tiempos pasados. Es verdad que algunas costumbres estaban encorsetadas por la tradición, los prejuicios o el qué dirán, pero otras se regían por los principios y las buenas maneras, que suelen hacer la convivencia más agradable.

Organizar los espacios, favoreciendo la comodidad de todos en función de sus circunstancias, puede, con matices, resultar positivo. Que los padres cumplamos con la responsabilidad de educar que exige tener un hijo,  puede, sin matices, resultar crucial para el futuro de nuestra sociedad.

Manuel Povea

Grandes competidores: valorar ganar, saber perder - Manuel Povea

La cena de los idiotas – Manuel Povea

Manuel Povea

Depende de ti – Manuel Povea

Manuel Povea

Ideas para combatir la cuarentena por coronavirus a través de Internet

Paola Bandera

¿Se puede hacer cardio al ver una película en el cine? Un estudio revela la respuesta

Mariángel Paola Álvarez

Compañeros de viaje – Bely Llamas

Bely Llamas

Quien ha contribuido con las víctimas de los incendios en Australia

Mariángel Paola Álvarez

La fuerza del interior – Manuel Povea

Manuel Povea

Cinco ideas originales para regalar en Navidad

Paola Bandera

Aclarando dudas sobre la Medicina estética. Entrevista al Doctor Benzaquén – Bely Llamas

Bely Llamas

Movember, el movimiento que lucha por la calidad de vida del género masculino

Paola Bandera

Bill Gates dona para investigación del Alzheimer, 10 millones de dólares

Mariángel Paola Álvarez

Generosidad y Resilencia

Manuel Povea

Dejar Comentario