IEVENN
Gastronomía Salud

¿Qué alimentos se pueden comer vencidos?

Hay todo una cuestión de legalidad, y algo de mito, detrás de las fechas de vencimiento o caducidad para los alimentos. Cada país posee su propia legislación para que las empresas dedicadas al consumo de comestibles coloquen las fechas de realización y vencimiento de los productos.

¿Qué alimentos se pueden comer vencidos?

Hay quienes piensan que estás leyes colaboran con una democratización y transparencia de información para los usuarios que terminan consumiendo las provisiones y que no hayan ni problemas de salud (en caso de que un alimento pueda estar en mal estado) ni una desigualdad en la posesión de ventajas para las empresas productoras y distribuidoras que, obviamente, su fin último es empaparse los bolsillos con las compras de las personas.

Ahora bien, también los consumidores tienen algo de responsabilidad si se comen algo vencido. Algunos creen que por más que la fecha de expiración indique una cosa, en realidad sigue el producto en vigencia para consumir… aunque muchos alimentos se pueden consumir, «OJO» con eso.

Para que no derroches en vano tu dinero, aquí te detallaremos algunos alimentos que se pueden comer aunque la fecha de caducidad diga lo contrario (y así evitar pérdidas de dinero en compras que no se pudieron utilizar).

Un detalle a destacar es la diferencia entre vencimiento que implica que la empresa se desliga de la responsabilidad del consumo una vez que haya pasado la fecha y otra la fecha de consumo ya que está puede implicar que el producto sufra cambios en su composición química.

Gracias a la información brindada por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), ONG española que trabaja desde 1.975 bregando por los derechos de los consumidores, se pueden conocer 10 alimentos  que se pueden comer días (hasta semanas según el caso) después de la fecha estipulada.

A continuación los alimentos:

  • Envases de tomate
  • Embutidos y quesos
  • Bebidas sin y con alcohol
  • Yogures
  • Pan de molde
  • Sopas y salsas en paquetes
  • Mermeladas y manteca
  • Galletas
  • Papas fritas y frutos secos
  • Pastas, legumbres y arroz

Obviamente dentro de esta lista se encuentran los alimentos no perecederos como arroz, polenta, pastas secas, entre otros.

También es interesante mencionar que en el caso del vino –muchos atribuyen que el vino con el paso del tiempo se pone mejor- no siempre es bueno con el tiempo. Los buenos vinos pueden durar cinco años y mejorar su calidad, pero hay vinos (como los vinos jóvenes) que suelen estar en barrica menos de un año y que al año se ponen en feo estado.

Las frutas y verduras, si son «orgánicas», suelen durar menos días que las «no orgánicas», aunque para el organismo –claramente- son  mucho mejores las primeras aunque no duran en la heladera más de 3 o 4 días. Lo bueno es que el aspecto de los vegetales nos ayuda poder discernir entre el buen y mal estado antes de consumir.

Hay que también prestar un especial cuidado al consumo de carnes (blancas y rojas), pescados y al de los lácteos frescos ya que depende, no solo de la fecha de vencimiento del producto, también depende de las temperaturas en las que son conservados estos alimentos. Esto puede provocar un deterioro en la calidad haciendo que pueda llegar a caer mal al cuerpo humano al ingerir el producto en mal estado.

Es sumamente importante estar informado sobre las fechas y las condiciones que requieren los alimentos para su reposo. También las composiciones químicas y sus estados. Alimentarse bien colabora con un cuerpo y una mente más sana para poder disfrutar una vida con más calidad. Prestar atención a estos datos no requiere de mucho tiempo y puede salvar y mejorar la calidad de vida de las personas.

Hacer un consumo responsable y estar informado de la legislación vigente en cada país ayuda al bienestar de sus consumidores, por eso recomendamos que te involucres y asesores.

Dejar Comentario