Quiénes sí, quiénes no y quiénes tal vez: las conclusiones de Guillermo antes de la final contra River

Lo único que importa en Boca, hoy, es la final de la Copa Libertadores del próximo sábado contra River, eso está claro. Sin embargo el mundo no se termina la semana que viene en el Monumental, y Guillermo Barros Schelotto lo sabe.

River – Boca, por la final de la Copa Libertadores 2018: día, horario, formaciones y cómo verlo por TV en vivo

Por eso puso un equipo lleno de nombres fuertes ante Patronato por la Superliga. Por eso y porque quiere ver cómo están los jugadores que, por decisión de él, no son habituales titulares. Pero no sólo pensando en el Millonario, partido para el que su principal duda es quién reemplazará a Pavón (lesionado), si no también pensando en el fin del semestre.

Y el triunfo por la mínima frente al Patrón en La Bombonera le dejó algunas conclusiones al entrenador. La primera es que Esteban Andrada ya está recuperadísimo de su lesión, con ritmo y con sus reflejos intactos como para atajar en Núñez. La segunda es que Carlos Tevez pide estar en la final: el Apache entró muy bien en la ida y, contra Patronato, fue una de las figuras. La tercera, la cuarta y la quinta tienen que ver con otros futbolistas que, aunque es más difícil que puedan estar contra River (porque el técnico repetiría la mayoría de nombres que jugaron la primera final), le aclararon un poco el panorama al entrenador, que los vio varios minutos en cancha. 

Fernando Gago dio muestras de su jerarquía, como lo hace cada vez que está dentro del campo de juego, pero también de su falta de ritmo futbolístico, producto de la gran cantidad de tiempo que lleva sin ser titular. Pintita no se termina de afirmar y, aunque ante rivales como Patronato le alcanza -sin sobrarle-, no es suficiente para que esté desde el arranque en partidos trascendentales como el que jugará Boca el próximo sábado.

La contraposición a Gago es Agustín Almendra, juvenil que no tiene jerarquía ni demasiada experiencia, pero que juega con atrevimiento y con la desfachatez de quien aún no ha sufrido golpes en su carrera. Por el contrario, el pibe va de menor a mayor en el Xeneize y pide pista, al menos, para estar en el banco de suplentes contra el Millonario.

En el caso de Edwin Cardona, el DT ratificó lo que sabe desde hace un tiempo: el colombiano está bajo futbolísticamente y las opciones elegidas por el Mellizo son claramente superiores a él. Mauro Zárate, por su parte, siempre le complica las cosas al técnico: cada vez que le toca jugar, hace todo para demostrar que está a la altura de Boca y que tiene que estar en la consideración del DT. Ante Patronato resolvió muy bien en el gol de Espinoza, pero, como le sucede a menudo, en varias oportunidades intentó hacer la personal y la jugada no prosperó. 

Cristian Espinoza fue de menos a más durante el partido y lo terminó de la mejor manera: con un tiro al ángulo que le dio la victoria a Boca. Eso sí, resulta difícil creer que este encuentro le pueda alcanzar para contrarrestar un flojo semestre y para meterse entre los XI ante River. El que sí pelea por un puesto en la final es Julio Buffarini, no sólo porque ante el Patrón mostró experiencia, empuje y ganas (fue reconocido por los hinchas), si no también porque Leo Jara no hizo un buen partido en la ida.

También puede interesar

Dejar un comentario