IEVENN
¿Renta básica o droga no mortal?
Economía Finlandia

¿Renta básica o droga no mortal?

El primer ministro de Finlandia, Juha Sipilä, se reúne con Pedro Sánchez en la Moncloa en octubre. B. DÍAZ

El experimento de la renta básica (RB) ha concluido en Finlandia y nos hemos quedado con lo que dicen los suizos, que son los únicos que han hecho un referéndum en serio al respecto: la rechazaron por gravosa. El experimento finlandés concluyó, después de repartir 560 euros al mes durante dos años a 2.000 ciudadanos desempleados, y el resultado es que no mejoró la empleabilidad de los beneficiados, pero sí se estresaron menos y fueron más felices.

El resultado es frustrante. No creo que haya que hacer grandes experimentos para descubrir que si te regalan 560 euros al mes vas a ser más feliz. Lo que realmente es un problema es que te toque ¡el Gordo de la Primitiva!

El progresismo y la sociología mundial están molestos por el fin abrupto de la experiencia. Les encanta el sistema educativo público finlandés, pero les pesa su gobierno formado por un partido de centroderecha y uno de ultraderecha, los Auténticos Finlandeses, una especie de Vox del Ártico. Por eso proliferan análisis sobre el impacto en la psicología individual de la RB o el nivel de apoyo que existe en el mundo demoscópico a esta iniciativa -que es como preguntar por el nivel de apoyo a Dios-, para soslayar lo muy tocado que ha quedado el asunto.

Como los experimentos canadienses en el pasado (que se confundieron con la renta de inserción o el impuesto negativo a la renta de Cournot y Friedman), el finlandés ha tenido limitaciones y desviaciones. Por ejemplo, los resultados conocidos corresponden al primer año. Y sólo se ha hecho entre desempleados. Pesaba demasiado en su diseño la importancia de dedicar las horas liberadas por los 560 euros en autofomación para encontrar un mejor empleo. La conclusión es que no ocurrió nada relevante desde el punto de vista económico, pero sí desde el punto de vista de la salud y la psicología individual.

Incluso cuando se oye a los muy fans de la RB, la conversación rápidamente coge un cariz meramente tecnocrático y circunstancial: se trataría de evitarle al afectado el papeleo burocrático de tener que aplicar a cada una de las diversas ayudas sociales a las que tendría derecho y que consumen su tiempo y dedicación.

No quiero dejar de reconocer que el experimento me parece absurdo en las condiciones en que se realizó. Pero tampoco hay que olvidar que los mismos que hoy lo están denostando, estaban encantados con su puesta en marcha.

Muchos de ellos dicen que, aunque el efecto económico sea irrelevante, bien merece la pena intentarlo porque el individuo favorecido se siente más integrado socialmente. Mientras no cambie nuestro paradigma laboral o nuestra idea del mérito, si no hay un efecto económico desequilibrante, la RB en estos términos resulta igual que darle una dosis mensual de alguna droga no mortal por valor de 560 euros a las personas observadas.

El Consell de Garanties tumba el decreto que regula el alquiler del Govern por invadir competencias

Medios

Políticas de Trump aumentan la tendencia de abandonar el dólar

Medios

El multimillonario Patrick Drahi compra Sotheby's por 3.300 millones

Medios

El multimillonario Patrick Drahi compra Sotheby's por 3.300 millones

Medios

Flexibilidad salarial alternativa al crédito consumo

IEVENN

Ley hipotecaria española: claves que no debes perder de vista cuando firmes tu crédito

Medios

Telepizza aprueba salir de Bolsa y prevé unas ventas de 1.200 millones este año

Medios

Torres resta importancia a la investigación interna de BBVA sobre Villarejo: «La importante es la judicial»

Medios

Deutsche Bank ultima la creación de un 'banco malo' con 50.000 millones en activos 'tóxicos'

Medios

El Banco de España enfría la crisis con el Gobierno por el SMI: «No sabremos su efecto hasta el verano de 2020»

Medios

Trump amenaza al vino español

Medios

La Administración General convoca más de 8.000 plazas de funcionario con 200.000 aspirantes

Medios

Dejar Comentario