Rescatan a un ilusionista encadenado en una urna de agua tras quedar inconsciente

Un mago queda atrapado en un tanque de agua del que tenía que salir encadenado

El incidente ha ocurrido en el festival de magia de Navacerrada

El ilusionista ha sido trasladado al Hospital de Collado Villalba

El ilusionista Pedro Volta, de unos 40 años de edad, ha sido rescatado este sábado inconsciente del interior de una urna con mil litros de agua de la que tenía que escapar tras permanecer dos minutos encadenado y con una camisa de fuerza. El incidente ha ocurrido al mediodía en la plaza del Doctor Gereda del municipio madrileño de Navacerrada durante la tercera edición del Festival Internacional de Magia.

Los policías municipales y los organizadores han sacado del agua al escapista tras percatarse que, al pasar los 120 segundos del reto, había dejado de moverse dentro. A pesar del estado inerte en el que el cuerpo ha sido rescatado de la urna, según los primeros indicios el suceso estaría relacionado con una apnea, la suspensión voluntaria de la respiración.

De inmediato un asistente al evento ha alertado al 112 de lo sucedido, que activó de forma urgente los recursos sanitarios. Los responsables del festival sospechaban que podría encontrarse en estado muy grave. Hasta la localidad de Guadarrama se trasladó una UVI del Summa y también el helicóptero sanitario.

Sin embargo, al llegar los médicos del Summa el ilusionista ya había recuperado la consciencia y estaba orientado debido a que solo había sufrido un problema de apnea. Fuentes de Emergencias 112 confirman que no había sufrido ninguna parada cardiorrespiratoria.

Con todo, los sanitarios han decidido trasladarlo al Hospital de Collado Villalba para que fuera sometido a un chequeo médico.

Varios de los asistentes al número han vivido momentos de angustia al ver que el hombre no se movía dentro del depósito y han pedido a gritos que se abriese la urna para sacarlo del agua.

El número en cuestión consistía en que el ilusionista Pedro Volta tenía que realizar el reto de escapar de una urna con mil litros de agua a la que se había metido con un camisa de fuerza cerrada con candados. En tan sólo un par de minutos tenía que liberarse antes de que se le terminase el oxígeno, tal y como figura en el programa del festival con el que se anunciaba el espectáculo.

El desafío era además un homenaje al legendario escapista Harry Houdini.

También puede interesar

Dejar un comentario