IEVENN
España

Sánchez olvida el 155 en Cataluña y apuesta por «reconstruir puentes»

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), conversa con el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, durante el acto de este miércoles. EFE/ Quique García

Cambio de tono de Pedro Sánchez en relación con Cataluña. Después de las insistentes advertencias la semana pasada de que aplicaría la Ley de Seguridad Nacional o el artículo 155, el presidente del Gobierno en funciones ha evitado este miércoles toda referencia a estas medidas en un mitin en Barcelona. En su lugar, ha apostado por la «convivencia» y por «reconstruir puentes» en la sociedad catalana.

Justo en el día en el que el presidente de la Generalitat, QuimTorra, ha avisado de que responderá a la sentencia del procés a través del Parlament mediante «la democracia, los derechos humanos y el derecho a la autodeterminación», Pedro Sánchez ha optado por comprometerse a defender los intereses de todos los catalanes y hablar de la subida de pensiones, sanidad, cercanías o el corredor del Mediterráneo.

Sánchez no ha repetido ni una sola de sus advertencias de la última semana contra el independentismo en la parada que ayer hizo su precampaña en Barcelona. Allí, se ha limitado a asegurar que «desde el Gobierno de España y desde el PSOE vamos a defender la convivencia en Cataluña» dentro de un «proyecto plural». Frente al «evidente naufragio del independentismo», que ve «con toda crudeza el dolor que ha causado en sus propias filas», el presidente en funciones rebajó el tono de los días pasados y apostó por «reconstruir esos puentes que otros han quebrado».

También evitaron el lenguaje grueso el líder del PSC, Miquel Iceta, y la candidata por Barcelona y presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Como ellos, Sánchez subrayó las divisiones entre los independentistas, sumidos en unas «luchas de poder» que Batet identificó también en la derecha del PSOE, entre PP, Ciudadanos y Vox, y también a su izquierda. «En Cataluña, los partidos independentistas se quieren ir, pero todos se presentan a las elecciones para estar presentes en Madrid», criticó Sánchez a ERC, JxCAT y a la CUP, que se estrena en unas generales el 10-N.

Contra PP, Cs, Podemos y Más País

Pero el presidente ha tenido también reproches, chanzas y críticas para los partidos de ámbito estatal. Ha desmentido su intención de «restablecer» el bipartidismo –»somos gente demócrata», ha dicho– pero lo cierto es que este miércoles Sánchez no ha encontrado entre sus adversarios políticos a un solo socio para conseguir ser investido después de las próximas elecciones. Según ha dicho, la única garantía para «desbloquear» la situación es «votar PSOE».

No ha ocultado tampoco cierta «envida» por lo que hemos visto estos días en Portugal. Allí, el socialista Antonio Costa revalidó su victoria y en cuestión de dos días volvió a ser investido primer ministro. «Ha habido una ronda de consultas, los partidos de izquierdas e incluso los de derecha han dicho ‘vamos a reconocer la victoria del Partido Socialista, no hay mayoría alternativa», ha explicado.

Esto es justo lo que espera para después del 10-N el presiente en funciones, que lejos de mullir consensos, se ha dedicado a criticar a todos sus adversarios. Hasta ha recurrido a una de las bazas de los socialistas para la campaña, insistir en que la amenaza de la ultraderecha sigue vigente, tal y como se percibía antes del 28-A. Sánchez la ve «envalentonada», gracias al poder que le dan PP y Cs. «¿Dónde vamos a ir nosotros con partidos que pactan con la ultraderecha?», se ha preguntado, descartando pactos con PP y Cs. «No vamos a jugar a la ruleta rusa, vamos a votar al PSOE y desbloqueamos la situación», ha asegurado.

Por separado, ha ironizado con que «[Pablo]Casado dice que va a desbloquear si gana las elecciones», al mismo tiempo que le criticó porque «va de moderado uy pacta con la extrema derecha». Según Sánchez, el líder del PP «quiere que no haya movilización y ver si sube unos cuantos escañitos», mientras su «oráculo», José María Aznar, cuestiona el cambio climático y propone que no haya jubilación hasta los 70 años sin que el PP diga nada.

Así, ha descartado la «gran coalición» con el PP así como cualquier pacto con el líder de Cs, Albert Rivera, con quien ironizó por decir ahora que «levanta el castigo al PSOE si se porta bien». «Se le están acabando las chaquetas», ha advertido.

La situación a la izquierda del PSOE no es mucho mejor a ojos de Sánchez, que no ha ahorrado comentarios sobre las escisiones entre Podemos, Más País y más allá. Insistió en que una coalición con Unidas Podemos sería un «trampantojo» y, estando en Barcelona, sacó las uñas contra el candidato allí de Íñigo Errejón, un ex de la CUP, que «se presenta por dos partidos, por el suyo y por la división de Podemos», ha dicho.

Directo | Últimas noticias sobre Cataluña y las elecciones generales: la sentencia del 'procés' irrumpe en precampaña

Medios

Los tres años de emisión de la radio municipal de Madrid costaron casi 4 millones de euros

Medios

Seis muertos y 12 heridos en las carreteras durante el fin de semana

Medios

El Tribunal Constitucional, próxima parada del procés una vez se haga pública la sentencia a los líderes del 1-O

Medios

Arrimadas dice que «Rivera significa desbloqueo» y que «el PSOE fracasará si intenta pactar con Podemos»

Medios

La lluvia y el viento ponen en alerta a casi toda España desde este lunes

Medios

El rapero Pablo Hasel quema una bandera de España en un concierto

Medios

Un herido grave al caer una columna de luz durante un concierto en Alcalá de Henares

Medios

El Gobierno prevé exhumar a Franco el 21 o 22 de octubre

Medios

Los pensionistas llaman a la movilización el miércoles frente al Congreso

Medios

El Valle de los Caídos celebra la misa en plena calle tras el cierre de la Basílica

Medios

Podemos lanza un programa casi idéntico al de abril y plantea una reforma fiscal para recaudar 40.000 millones

Medios

Dejar Comentario