IEVENN
Scariolo tenía un plan - Manuel Povea
IEVENN

Scariolo tenía un plan – Manuel Povea

Da igual que seas entrenador de baloncesto, general de un ejército o director en una empresa; tus jugadores, tus soldados o tus subordinados van a demandar siempre cosas de ti, pero la más importante será saber que tienes un plan. El talento, el valor o el trabajo lo aportarán ellos, pero sin una idea que seguir, el éxito tiende a mostrarse esquivo. “No hay viento favorable para el barco que no sabe adónde va” nos dejó escrito Séneca, andaluz de Córdoba, por cierto.

Decir Scariolo es decir plan. Indudable miembro del selecto grupo de entrenadores top en Europa – ya se verá lo que le depara la NBA – ha destacado siempre por su exhaustiva planificación, el estudio de las capacidades de sus equipos y el diseño de una estrategia para ayudarles a ganar. Por eso sorprende la facilidad con la que algunos han vertido sus peores augurios desde el inicio de la preparación de este Mundial hasta que  le ganamos a Serbia. Ahora, reforzados por la victoria ante Polonia, esos mismos parecen haber empezado a entender que Scariolo tenía un plan. Bastaba con haber prestado atención a los mensajes que el seleccionador nos iba dejando antes y después de cada partido de preparación; en ellos hablaba siempre de ajustes necesarios en defensa, de mayor trabajo en el rebote, y de no dejarse llevar en ataque, sino laborar en busca de objetivos concretos. A cada partido el equipo ha ido mejorando en esos detalles hasta  hacer suyas las ideas planeadas por el coach, y ofreciendo su talento, su concentración y su esfuerzo al servicio del plan establecido. Y así, mañana, como si hubiera sido fácil, nos vemos buscando un puesto en la gran final de la Copa del Mundo.

Bueno es no perder la capacidad de asombrarse, nos mantiene alerta; y fiel a esta premisa, me asombro cuando leo a entrenadores de formación, quizás dejando al aficionado que todos llevamos dentro tuitear sus dudas sobre el juego, el entrenador o los jugadores de España. No me asombra porque no estén en su derecho, faltaría más, sino porque considero que precisamente Scariolo es un entrenador del que todos podemos aprender; no necesariamente de los detalles tácticos – de tremendo interés y calidad –  sino de su filosofía de trabajo, de su preparación y especialmente de su convicción en lo que se puede conseguir con las piezas de las que se dispone. De cómo huir de la excusa para centrarse en cómo hacer que los cosas ocurran. Y estas enseñanzas son muy válidas, me atrevo a decir que fundamentales, para cualquier entrenador.

Si algo he aprendido después de estos años, equipos, países y experiencias vividas, es que siempre se puede encontrar un medio para ser más competitivo. La cuestión es si sabemos cómo hacerlo, si tenemos el valor de afrontar ese reto y si estamos dispuestos a  trabajar para ello. Y luego a veces se gana, y a veces hay que seguir insistiendo.

Manuel Povea

La papiroflexia, una opción creativa para combatir la cuarentena

Paola Bandera

Vicente Amigo, maestro de la guitarra española

Paola Bandera

Trucos para conservar mejor el pan

Paola Bandera

10 curiosidades que quizás no sabías de los cruasanes

Paola Bandera

Patacón, diez cosas que quizás no sabías de la especialidad latina

Paola Bandera

Jesús Inglés, el discípulo de Félix Rodríguez de la Fuente que proclama su mensaje a través del arte

Paola Bandera

Compañeros de viaje – Bely Llamas

Bely Llamas

‘Happy hour’ S-Market, ¿la solución filandesa al exceso de desechos?

Paola Bandera

Javier Arizabalo, el lado más humano del arte

Paola Bandera

Pedro Sánchez, presidente cutre para un clase política media-baja

Javier Bustos

La fuerza del interior – Manuel Povea

Manuel Povea

Moda – Tatuajes de estrellas y su significado

Paola Bandera

Dejar Comentario