IEVENN
España

Sesión de Control | Pestífero lamedal

Sesión de Control

Opinión

Álvarez de Toledo y García Egea, durante la sesión constituida del Congreso. JAVI MARTÍNEZ

Si una diputada parecida a Jane Austen se dispone a presidir el pleno, será fácil que todo lo que ocurra después resulte escandaloso. Pero si es el mismo Valle-Inclán el encargado de abrir la sesión constitutiva de las Cortes, ya nada de lo que venga luego debería sorprendernos. Con este magistral manejo de las expectativas -a la baja- arrancó la XIII Legislatura en un Parlamento feo, poco católico y demasiado sentimental. Y sin embargo Agustín Zamarrón, nombre del diputado socialista identificado con el padre del esperpento así en la barba como en el verbo, fue el parlamentario más exquisito de la mañana. Un caballero de otro tiempo que instaba a sus señorías a «dejar expedito el pasillo» en evitación de colas tan largas como «las del pan en época de carestía», y deliciosas apelaciones por el estilo. Nos quitamos el cráneo ante un diputado capaz de declarar que «se hiere al pueblo cuando se habla con simpleza».

El problema del pueblo es que ya no existe. Ahora hay tribus en liza, y lo que hiere a una tribu reconforta a otra. Lo expresó bien Meritxell Batet en su discurso inaugural: «Somos del pueblo, no somos el pueblo». Pero su voluntarioso llamamiento a la tolerancia vino precedido de una permisividad culpable ante el grotesco espectáculo de unas fórmulas de acatamiento humillantes para cualquier español que aprecie su democracia, contestadas con las pataletas patrioteras de los voxeros -un 155 acústico-, estratégicamente colocados en la chepa de Pedro Sánchez. Uno mira ese hemiciclo tomado por carlistas de todos los partidos, incluido el de Pisarello, que ya no sé cuál es, y no está seguro de que contenga más creyentes en el 78 que ateos o escépticos. Con esa yunta de bueyes y jabalíes mal puede arar recto la presidenta Batet. Más le vale olvidar los tacticismos electorales y suspender ya a los diputados presos o nunca empezará a revestirse de la mínima autoridad que pide el cargo. Que se fije en Marchena.

Junqueras no gritó «¡Quieto todo el mundo!»; deslizó una frase siciliana

Con semejante concentración de celebrities políticas -de Inés Arrimadas a Santi Abascal, de Cayetana a Echenique-, el mercado de un recurso tan limitado como la atención se encarecía mucho. Nadie se fijaba ya en aquel diputado de las rastas que fue portada hace cuatro años, hoy puro mainstream. Como las camisetas arcoíris, los pegotes amarillos o los ademanes de Rufián, lazarillo de Junqueras. La saturación de gamberrismo, en buena lógica mercantil, obliga a la especialización. España ahora se está especializando en la exportación europea de golpistas con todas sus garantías jurídicas intactas, de ahí el aplauso que cosechó Junqueras al entrar en el hemiciclo. No gritó «¡Quieto todo el mundo!» sino que deslizó una frase siciliana al oído de un presidente del Gobierno: «Tenemos que hablar». Por bastante menos -el amor telefónico entre ‘El Bigotes’ y Camps-, el país alimentó incalculables horas de indignación.

El PP, por cierto, estaba tan desaparecido que Ábalos estuvo a punto de prometerles un AVE, como a Revilla. En su lucha por liderar la oposición, Rivera exhibió más reflejos que Casado para plantear a Batet una cuestión de orden por la vulneración separatista del decoro parlamentario. Ojalá fuera el decoro lo único que vulnerasen, pero siempre se empieza por las formas, como intuyó Valle: «El sentido trágico de la vida española solo puede darse con una estética sistemáticamente deformada».

Esta legislatura marcará la vigencia real de la Constitución. Nunca sus dinamiteros habían alcanzado tal número y capacidad de chantaje sobre un presidente no sobrado de escrúpulos. Así que una de dos. O las instituciones logran domesticar a los habitantes de más allá del muro constitucionalista. O los que mandan dentro terminan asilvestrándose de rozarse con aquellos para seguir mandando. Don Ramón lo tenía claro: «La política es un pestífero lamedal, y yo no me deshonro limpiándole las botas a un mastuerzo a fin de que me conceda su protección».

Albert Rivera, hermano mayor

Medios

El PP recupera la alcaldía de Madrid y Colau repite en Barcelona

Medios

Las fotos y los invitados a la boda «galáctica» de Sergio Ramos en su finca

Medios

El mapa de las nuevas alcaldías 2019-2023

Medios

Cs logra Granada, el PSOE pierde dos capitales y el PP gobierna en Córdoba

Medios

Navarra Suma logra la Alcaldía de Pamplona

Medios

PP y Ciudadanos salvan su poder municipal con el apoyo de Vox con Madrid como trofeo

Medios

PP y PSOE recuperan sus bastiones de Oviedo y Gijón tras el terremoto de 2015

Medios

El PSOE gobernará Toledo, Guadalajara y Cuenca y compartirá la alcaldía de Albacete y Ciudad Real con Cs

Medios

Directo: Una manifestación indepententista se concentra frente al Ayuntamiento de Barcelona

Medios

El PP consigue las alcaldías de Zaragoza y Teruel y el PSOE retiene por sorpresa la de Huesca

Medios

El PP mantiene la Alcaldía de Murcia y da entrada a Ciudadanos en el gobierno

Medios

Dejar Comentario