IEVENN
España

Sucesos | El calvario judicial de Marga: su ex asesinó a su hijo y un juez la responsabiliza de no haber alertado del riesgo

Marga se murió por dentro el 2 de octubre de 2010. Su ex marido, José Luis Deus, hizo estallar una bombona de gas dentro de su coche con su hijo dentro y, con las mismas llamas que acabaron con la vida de su bebé con tan sólo 14 meses, creó para ella un infierno en la tierra con 37 años. Transcurridos ya ocho años y medio, no solo no ha levantado cabeza, sino que acaba de recibir un nuevo revés que le ha hecho volver a hundirse. Una sentencia que, en su opinión, la «responsabiliza» a ella de no haber sabido trasmitir la gravedad de los hechos vividos en las horas previas al crimen.

Tras el crimen, se enfrentó a dos juicios. En el primero, su ex marido acabó condenado a 23 años de prisión por un delito de asesinato. El segundo sentó en el banquillo a un guardia civil que le atendió tres horas antes del crimen, acusado por un delito de denegación de auxilio y ahora absuelto.

Esa sentencia absolutoria es la que ha vuelto a hundir a Margarita Dopico y este martes la ha llevado a comparecer ante los medios de comunicación. Mantiene su total respeto a las resoluciones judiciales, y no quiere poner el foco en ese agente en concreto, pero critica la forma en la que se justifica la absolución, pues descarga sobre una madre que llevaba años sufriendo episodios de violencia la responsabilidad de trasladar de forma clara y suficiente el «terror» que estaba sufriendo, para que el agente hubiese valorado el riesgo real y hubiese actuado.

Además de decidir recurrir la sentencia, ha querido contarlo porque esto le ha pasado a ella, pero «puede volver a pasar» y, de hecho, «está pasando». Citó un caso similar de una madre de Castellón o lo sucedido con los niños de Godella, cuya abuela había pedido ayuda por temor a que su hija y su yerno matasen a sus hijos sin que nadie le hiciese caso.

«Parece que la culpable es la persona que no es capaz de trasmitir que lo que pasa», lamenta, y opina que «algo falla como sociedad porque no están escuchando nuestras voces de alarma». En su caso, el juez considera como probado que el día de los hechos Margarita acudió al cuartel de la Guardia Civil de Betanzos (A Coruña), donde residía, en tres ocasiones, pero solo en la última Margarita «sí expone una situación de riesgo».

A las 11 de la mañana les trasladó que su ex se había llevado al niño y, por teléfono, le había dicho que el niño se había dado un golpe, pero que no lograba saber nada del pequeño. Los guardias llamaron al hospital sin éxito para saber si el niño estaba allí y le facilitaron los números a ella para que siguiese llamando.

La segunda ocasión en la que fue al cuartel fue la que motivó este proceso judicial. Eran las cuatro de la tarde y su ex acababa de decirle por teléfono que «si había ido a la Guardia Civil, ahora ya no había marcha atrás, que era irreversible, que era una hija de puta y no merecía tener al niño, que no lo iba a volver a ver».

«No hizo nada»

Según su versión de los hechos, sabiendo la amenaza que pesaba sobre su hijo, el agente «no hizo nada», pero el juez argumenta en la sentencia que ella «no transmitió con un mínimo de seguridad que existía una situación de riesgo para el pequeño, y en qué consistía dicho riesgo». Además, critica la forma en la que ella acudió al cuartel, pues «manifestó de forma clara que no quería poner denuncia, que deseaba que buscasen al menor».

La tercera vez eran ya las siete de la tarde. Su ex marido acababa de decirle que llevaban desde las cuatro metidos en el coche respirando el gas butano de una bombona y alcanzó a escuchar al niño quejarse con voz tenue. En ese momento, dos agentes empezaron a buscar a su hijo y su ex marido de forma inmediata, pero cuando les encontraron, ya era tarde. El niño acababa de ser asesinado en un coche en la localidad de Padrende (A Coruña).

El fallo lo firma el mediático juez gallego José Antonio Vázquez Taín, conocido por su lucha contra el narcotráfico o por instruir casos como el asesinato de la niña Asunta o el robo del Códice Calixtino de la Catedral de Santiago. Como titular del Juzgado de lo Penal número 2 de A Coruña firma una sentencia que hace que Margarita se sienta «totalmente desamparada». Y juzgada.

«¿Qué madre dudaría en denunciar si creyese que alguien está intentando matar a su hijo?», se pregunta el juez en un momento de su fallo. La frase indigna a Marga, pero no es la única. También recoge afirmaciones como «si Margarita buscaba protección, con la denuncia ya podía materializar la misma. Pero ella incluso duda de que haya algo denunciable. Y no presenta denuncia. Luego ella misma no tenía una seguridad mínima para decir qué riesgo existía».

Le reprocha que no denunció

A esta última afirmación responde la mujer. «No puse una denuncia por escrito, pero sí denuncié una situación». Rosa Campos, responsable del Centro de Información á Muller (CIM) de Pontevedra, la acompañó este martes en su comparecencia ante los medios y añadió que en ese momento «la urgencia de Marga no es denunciar, es que encuentren a su hijo» y que fue el guardia civil el que «no supo visibilizar» una situación de peligro y de violencia.

La resolución judicial es, para esta madre gallega, «injusta» y «peca de parcial» porque el juez absuelve al guardia basándose en que no sólo él no reaccionó, sino tampoco dos amigos de ella a los que llamó esa tarde. «Una sigue su fiesta de cumpleaños y el otro se tumba a descansar un rato», explica y tan sólo una hora después reconsidera la situación y acude a ayudarla.

Considera el juez que «puede deducirse que de haber sospechado que existía un peligro real, ambos, o al menos alguno de ellos, hubieran acudido inmediatamente tras hablar con Margarita» y no lo hicieron. Esta afirmación sienta mal a la madre, que critica que «un juez se haya basado en las reacciones de dos civiles» sin ni siquiera analizar en que el agente es un funcionario público y «ante una alarma de este tipo, tenían haber hecho algo».

Rosa Campos considera que estamos ante un caso que demuestra, por un lado, «violencia institucional», que tanto la Guardia Civil como el juzgado no supieron ver una situación de violencia y que «cuando una mujer va a una comisaría, es que pasa algo», pero también «victimización secundaria» de Marga, pues la están «culpabilizando».

Sed de Lex (XLVI) | Fuerza y no violencia, 'Prou'!

Medios

Valencia | Una Alcaldía pendiente del carril bici

Medios

Diario de campaña | Puntos ciegos

Medios

Opinión | El Parlamento no puede enjuiciar al Supremo

Medios

Política | Pablo Casado renovará parte de su cúpula tras el 26-M para calmar las críticas

Medios

Sucesos | La misionera degollada fue víctima de un grupo de saqueadores

Medios

Pablo Ibar se libra de la pena de muerte: el jurado lo condena a cadena perpetua

Medios

26-M | El debate de los candidatos al Ayuntamiento de Madrid, en directo

Medios

España | Mariano Rajoy reivindica su política económica y echa de menos «preparación» en la actual clase política

Medios

España | Debate de las elecciones europeas en TVE: Horario, dónde ver y todas las claves

Medios

País Vasco | Arnaldo Otegi presentará su nuevo estatuto soberanista en junio

Medios

Claves del caso Pablo Ibar

Medios

Dejar Comentario