IEVENN
Perú

Sunedu: las 17 universidades a las que se les denegó la licencia institucional

La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) ha denegado la licencia institucional a 17 universidades peruanas. Estos procedimientos se llevan a cabo luego de que la Superintendencia haya verificado que estos centros universitarios no cumplen con las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) establecidas en la Ley Universitaria.

► Sunedu deniega licencia institucional a la Universidad Privada de Pucallpa

Sunedu deniega licencia institucional a la Universidad Particular de Chiclayo

► Sunedu: en agosto empieza el licenciamiento de programas de Medicina Humana

Todas las universidades a las que la Sunedu le deniega la licencia institucional tienen un plazo de 2 años para el cese de sus actividades. Estos centros de estudios que no cumplen con las CBC quedan automáticamente impedidos de realizar procesos de admisión y de matricular estudiantes nuevos.

Las universidades con licencia institucional denegada son:

Este martes 24 de setiembre, el Consejo Directivo de la Sunedu denegó la licencia institucional solicitada por la Universidad Global del Cusco (UGlobal), debido a que esta no demostró el cumplimiento de las CBC.

Entre las observaciones, la UGlobal no tiene un proyecto sostenible sobre las investigaciones que se propone realizar, que refleje la articulación de las líneas de investigación a los programas académicos y a los proyectos de investigación. Tampoco evidencia el funcionamiento de los mecanismos para el fomento de los proyectos y líneas de investigación que aseguren la sostenibilidad de sus actividades.

Este viernes 20 de setiembre, Sunedu denegó la licencia institucional a la Universidad Privada Juan Pablo II, que funciona desde el 2010. Cuenta con 930 estudiantes y 90 docentes en un local ubicado en el distrito de Ate Vitarte, Lima. Este centro de estudios no cumplió con ninguna de las CBC, informó Sunedu. Por ejemplo, no evidenció una gestión de calidad, su repositorio no contiene toda su producción académica y de investigación. Además, el análisis de sostenibilidad financiera de la universidad concluyó que se encuentra en un escenario de continuas pérdidas.

Adicionalmente a este centro de estudios, la Sunedu denegó la licencia institucional a la Universidad Privada de la Selva Peruana (UPS), que tiene su sede en la región Loreto con una población de 1.021 estudiantes y 63 docentes. Así como la Universidad Juan Pablo II, tampoco pudo demostrar el cumplimiento de ninguna de las CBC establecidas en la Ley Universitaria. Uno de las deficiencias señalas por Sunedu precisa que el local principal de la universidad no es de uso exclusivo, pues se comparte con la oficina de control satelital de una empresa proveedora de televisión por cable. Por otro lado, los laboratorios y equipamiento de enseñanza son insuficientes para el desarrollo de los cinco programas que ofrece.

El viernes 13 de setiembre, el Consejo Directivo de la Sunedu denegó la licencia institucional solicitada por la Universidad de Ayacucho Federico Froebel (UDAFF), por no haber demostrado el cumplimiento de las CBC.

La UDAFF es una casa de estudios privada de naturaleza societaria. Recibió la autorización de funcionamiento por parte del extinto Consejo Nacional para la Autorización de Funcionamiento de Universidades (CONAFU) en el año 2010. Actualmente, ofrece tres programas académicos, cuenta con 52 docentes y suma 437 estudiantes con matrícula en su único local ubicado en Huamanga, Ayacucho. A la fecha, registra 67 bachilleres y cuatro titulados.

Este jueves 5 de setiembre, la Sunedu denegó la licencia institucional, mediante resolución de su Consejo Directivo, a la Universidad Privada de Ica (UPICA). A la fecha, cuenta con 487 alumnas y alumnos que atienden tres programas de pregrado: obstetricia (244 estudiantes), derecho (165) y contabilidad (78). Entre las deficiencias encontradas, la UPICA no cuenta con un proyecto institucional articulado. Así, se identificaron problemas en el diseño de la planificación institucional en los tres últimos años, lo cual repercute en el logro de los objetivos estratégicos institucionales y no garantiza el desarrollo de un proceso de mejora continua.

El 9 de agosto, la Sunedu denegó la licencia institucional solicitada por la Universidad Privada de Pucallpa (UPP), debido a que esta no cumple las Condiciones Básicas de Calidad (CBC), requisitos esenciales para brindar el servicio educativo de nivel universitario en el Perú.

La UPP es una universidad privada de naturaleza societaria que fue fundada en el año 2005. Actualmente, atiende a 1.022 estudiantes que cursan cuatro programas de pregrado: Administración y Negocios, Ciencias Contables y Financieras, Derecho y Ciencias Políticas, e Ingeniería de Sistemas. Su único local se ubica en el distrito de Callería, provincia de Coronel Portillo, región Ucayali.

El proceso de licenciamiento de la UPP se inició el 26 de febrero de 2016, fecha en la que la universidad presentó la respectiva solicitud. La Sunedu revisó la documentación enviada, formuló observaciones, solicitó la presentación de un Plan de Adecuación (PDA) y realizó actuaciones probatorias a fin de obtener evidencias del cumplimiento de las CBC.

El pasado 25 de julio, la Sunedu denegó la licencia institucional solicitada por la Universidad Particular de Chiclayo (UDCH), debido a que esta no cumplió con las CBC.

La UDCH es una universidad privada de naturaleza asociativa, fundada en 1985. A la fecha, atiende a 6.234 estudiantes distribuidos en su sede principal y su filial en Jaén. A partir de la denegatoria del licenciamiento, la UDCH deberá iniciar un proceso de cese paulatino de sus actividades, el cual no podrá superar los dos años. La Sunedu supervisará que durante este proceso se respeten los derechos de sus estudiantes, así como la reglamentación vigente.

La universidad presentó su solicitud de licenciamiento institucional el 17 de octubre de 2016. Durante el proceso de licenciamiento, la Sunedu le remitió observaciones, le requirió un PDA y realizó actuaciones probatorias en los locales de la universidad, a fin de recoger evidencias in situ del cumplimiento de las CBC. A partir de todas estas diligencias y la información recogida, se determinó que la UDCH no cumple prácticamente la totalidad (90%) de los indicadores evaluados.

La Sunedu denegó a inicios de julio el licenciamiento institucional a la Universidad de San Andrés (USAN). Luego de esta decisión, la casa de estudios, con única sede en el distrito limeño de Independencia y una población estudiantil de 505 alumnos, deberá cesar sus actividades en un plazo máximo de dos años. Asimismo, quedó automáticamente impedida de realizar procesos de admisión o matricular nuevos estudiantes.

Según la resolución de la Sunedu, la USAN inició su proceso de licenciamiento el 2 de febrero del 2017, y en marzo del año pasado presentó un plan de adecuación (PDA). Sin embargo, luego de dos diligencias realizadas entre agosto del 2018 y abril pasado por la superintendencia, se resolvió desaprobar dicho plan porque no garantizaba el cumplimiento de las CBC.

Entre las deficiencias identificadas está que la universidad «no demostró tener objetivos institucionales claros, ni pudo demostrar que sus reglamentos de seguridad y sus protocolos para el uso de laboratorios cuenten con aprobación legal».

Igualmente, se detectaron «inconsistencias en los sílabos de varios cursos en relación a las horas de dictado y el número de créditos, así como sílabos con altos niveles de similitud con las propuestas de otras universidades». Respecto a las líneas de investigación, «la universidad no fue capaz de garantizar presupuesto para esta tarea».

La USAN tampoco cumplió con los requisitos mínimos que exige la Ley Universitaria respecto a su plana docente: hoy apenas tiene un 15% de profesores a tiempo completo, cuando la norma establece que sea el 25%. En tanto, «sus instrumentos de evaluación y procedimientos de capacitación están deficientemente diseñados».

La Sunedu denegó la licencia institucional a la Universidad Privada Arzobispo Loayza (UAL). Esta decisión obedece a que dicha casa de estudios no cumple las Condiciones Básicas de Calidad (CBC), indispensables para brindar el servicio educativo de nivel universitario.

La Sunedu informó que entre los indicadores desaprobados a la UAL resaltan la falta de claridad de sus metas institucionales, los problemas estructurales de gestión, las serias deficiencias en sus instrumentos de planificación y la ausencia de una propuesta articulada para la mejora continua de la calidad.

En el caso de Telesup, según la superintendencia, durante toda la evaluación “no fue capaz de demostrar” el cumplimiento de ninguna de las ocho CBC, pese a que en el semestre 2018-II la universidad dejó de dictar 18 carreras profesionales (en las que se habían matriculado más de 5.700 estudiantes). A la fecha, contaba con 12 carreras a través de cuatro facultades.

Entre las deficiencias más graves que detectó la Sunedu durante las distintas etapas del licenciamiento (revisión documentaria, verificación presencial), está que “no tiene una propuesta educativa consistente y claramente definida” que sustente las diversas modalidades de estudio (presencial y semipresencial) que ofrecía en sus 42 programas académicos.

En febrero, la Sunedu le denegó la licencia a la Universidad Peruana Simón Bolívar (UPSB), cuya sede se encuentra en el distrito de Pueblo Libre, en Lima.

La universidad privada cuenta hasta el momento con una población de 538 alumnos y alumnas. Tras las evaluaciones se distinguieron problemas en su gestión, inconsistencias y omisiones en su normativa, y poca evidencia del cumplimiento de las metas planteadas por la misma universidad, informó la Sunedu.

Tampoco demostró contar con un portal de transparencia con información pública, disponible y actualizada.

En abril de este año, la Sunedu denegó la licencia institucional a la Universidad Privada Sergio Bernales (UPSB), ubicada en la provincia de Cañete, región Lima.

Esta decisión, adoptada por el Consejo Directivo de la Sunedu, respondió a que dicha casa de estudios no cumple con las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) establecidas en la Ley Universitaria.

La decisión de denegar la licencia institucional a esta universidad se sustenta en una larga serie de inconsistencias e incumplimientos por parte de la universidad a lo largo de todo el proceso de licenciamiento, que se inició en febrero del 2016.

Así, la UPSB no pudo cumplir con ninguna de las Condiciones Básicas de Calidad exigidas por la ley. Esto, a pesar de haber presentado sucesivas correcciones a su Plan de Adecuación (PDA) y de haberse desistido de tres locales (en Lima, Huaral y Cajamarca), además de nueve programas nuevos declarados en su Solicitud de Licenciamiento (SLI).

En tanto, en enero la Sunedu denegó la licencia institucional a la Universidad Marítima del Perú (UMP). Entre las deficiencias más graves se cuentan las relacionadas a infraestructura, irregularidades académicas relacionadas al número de horas lectivas y acceso a talleres y laboratorios, incumplimiento de procesos de selección y evaluación docente, ausencia de sistemas virtuales básicos, entre otros. A ello, se suma la carencia de políticas y presupuesto para el desarrollo de investigación.

En diciembre del año pasado, se le denegó la licencia institucional a la Universidad de Lambayeque (UDL). Las deficiencias más graves están relacionadas con la investigación, los mecanismos de mediación e inserción laboral, los servicios educacionales complementarios e infraestructura.

Por otro lado, el 30 de noviembre del año pasado la Sunedu le denegó la licencia a la Universidad Peruana de Investigación y Negocios (UPEIN), ubicada en el distrito de Jesús María.

Asimismo, a fines de octubre la Sunedu le denegó el licenciamiento a la Universidad Peruana de Integración Global (UPIG), donde hay una población de 1.257 estudiantes.

Entre las razones por las que se le denegó la licencia son que no cuenta con laboratorios apropiadamente equipados y adecuados para las carreras que ofrece, no tiene un repositorio de investigaciones, no cuenta con mecanismos de apoyo a la inserción laboral, entre otros.

En tanto, la primera universidad a la que se  le denegó la licencia fue a la Universidad Peruana de Arte Orval, ubicada en San Borja (Lima), el 19 de octubre del año pasado. Esta casa de estudios tiene una población educativa de 176 alumnos.

Síguenos en Twitter como @PeruECpe

Cómo salvar a la milagrosa rana gigante del Titicaca

Medios

Ucayali: declaran estado de emergencia para acciones contra la delincuencia y crimen organizado

Medios

Un hombre de 36 años es la nueva víctima de la ola de homicidios en La Libertad

Medios

Tumbes: matan a bebe y dejan herido a su padre tras ataque de presuntos sicarios

Medios

Senamhi: viento se incrementará en la sierra desde hoy hasta el jueves

Medios

Policía es denunciado por agresión física y daños materiales dos veces en una semana

Medios

Sunedu: ¿qué proceso debe seguir una universidad con licencia denegada?

Medios

Apurímac: adolescente murió ahogado en el río Pampas durante excursión escolar

Medios

La Libertad: gobernador dice que Odebrecht culminará obras de Chavimochic

Medios

Sunedu denegó licenciamiento institucional a la Universidad Global del Cusco

Medios

Arequipa: moradores del valle de Tambo reorganizarán paro contra Tía María

Medios

Inician desalojo de comerciantes informales en el mercado de Piura

Medios

Dejar Comentario