Tres detenidos por boicotear el reparto de prensa

Varios paquetes de periódicos, ayer, tirados junto a un contenedor de papel.

Piquetes de los ‘ruteros’ amenazan a los quiosqueros e impiden la venta de periódicos

La Policía ha recibido más de 20 denuncias de amenazas a transportistas

La Policía Nacional detuvo en la madrugada del sábado en la calle O’Donnell de Madrid a tres personas por amenazar y sustraer la mercancía a uno de los transportistas de Boyacá que reparten la prensa en la Comunidad de Madrid. El suceso ocurrió a las 05.00 h. de la mañana cuando un piquete de ruteros, que llevan dos días en conflicto laboral, acorraló la furgoneta. Le impidieron seguir circulando y le robaron todos los periódicos. También le golpearon y coaccionaron. La Policía Nacional localizó en las inmediaciones a los tres implicados cuando iban a repetir la misma acción en otro punto de venta de prensa, en la calle de Narváez.

Al menos otros 20 transportistas de Boyacá denunciaron a la Policía Nacional que fueron amenazados y también los piquetes coaccionaron a numerosos quiosqueros en los puntos de venta para que no vendiesen periódicos. De hecho, según la Policía, varios desconocidos retiraron la prensa depositada de los buzones colocados en los quioscos de prensa de numerosas calles de la capital.

A lo largo del sábado sólo se vendieron periódicos en 100 de los 1.700 puntos de venta de la región como consecuencia de la movilización de los ruteros.

Los transportistas autónomos que prestan servicio en la Comunidad de Madrid llevan dos días realizando paros para impedir el reparto de periódicos y otras publicaciones a los puntos de venta, según informó la empresa Boyacá en un comunicado.

Según la distribuidora, no se ha producido ningún incumplimiento de los contratos firmados con dichos transportistas, que están vigentes hasta el próximo 30 de agosto. El objetivo del paro, explica la empresa de distribución, es coaccionar de cara a la obtención de condiciones privilegiadas en la nueva relación contractual que los transportistas autónomos pretenden imponer. Los ruteros, sin embargo, aseguran que la empresa quiere reducir personal y salarios y se desmarcan de los ataques.

La distribuidora ha contratado vigilancia privada para intentar garantizar el reparto de prensa en todos los puntos de venta.

Noticias Madrid - Fuente Original

También puede interesar

Dejar un comentario