IEVENN
Viajar

Ucrania abre al turismo la sala de control de Chernóbil, donde la radiación es 40.000 veces superior a la normal

Vista aérea de la clausurada central nuclear de Chernóbil (Ucrania), escenario en 1986 de la mayor catástrofe nuclear de la historia. ARCHIVO / EFE

El pasado mes de julio, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, firmó un decreto para transformar la zona de exclusión de Chernóbil en una atracción turística. El excomediante prometió crear un corredor verde para facilitar el acceso a los turistas ávidos de visitar Chernóbil y Pripyat, el pueblo más cercano a la planta nuclear.

Y efectivamente, Ucrania está haciendo todo lo posible para que el turismo siga llegando a la zona que sufrió el accidente nuclear más grave del que se tiene conocimiento. Solo así se entiende que vaya a poder visitarse la sala de control de Chernóbil, un lugar donde la radiación es 40.000 veces superior a la normal.

Hace un año pocos hubieran reparado en el interés de visitar esta sala de la central nuclear, pero el éxito de la serie de HBO lo ha cambiado todo. Ha relanzado el atractivo del lugar a ojos de los turistas más bizarros y arriesgados, por Chernóbil y por toda la zona de exclusión.

Siguiendo las líneas del decreto del Gobierno de Ucrania, la Agencia Estatal de Gestión de la Zona de Exclusión se ha puesto a diseñar 21 nuevas rutas turísticas para recorrer lo que fue un infierno mudo. En lo que va de año, 85.000 personas han visitado Chernóbil.

“La serie de HBO aumentó el interés por Chernóbil. Ahora todo el mundo quiere ver más y vamos a satisfacer la demanda», comenta Vitaly Petruk, jefe de la Agencia Estatal de Gestión de la Zona de Exclusión de Ucrania.

Puesto que la radicación que se registra en la sala de control de la central nuclear supera en 40.000 veces a la normal, el acceso estará muy limitado. Los visitantes solo podrán estar dentro 5 minutos. Durante esos 300 segundos deberán usar máscaras especiales, botas industriales y trajes antirradiación. El precio del tour que incluye la parada en la sala de control es de 499 dólares.

Al parecer, el peligro dentro de la unidad 4 de Chernóbil es la radiación del polvo. Yaroslav Yemelianenko, director de la empresa turística Chernobyl Tour, le resta importancia y calcula que en una visita de un día, el turista sólo estará expuesto a un máximo de 4 microsieverts. Asegura que esa cantidad es menor que la radiación que recibe un pasajero en un vuelo transatlántico. Para hacernos uba idea, al hacernos una radiografía dental nos exponemos a 10 microsieverts.

El 26 de abril de 1986, los ingenieros de Chernóbil realizaban una prueba de rutina, cuando un cúmulo de fallos, errores y malas decisiones causó la explosión de la planta nuclear. Murieron 31 personas. Según la Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES), la catástrofe fue de nivel 7, el de mayor gravedad por sus «efectos para la salud y el medioambiente».

La italiana Val di Pejo será la primera zona de esquí del mundo que prohíba los plásticos de un solo uso

Medios

Harta de turistas, Bielorrusia podría cerrar su frontera con Chernóbil

Medios

Iberia estrenará vuelos directos a Washington a partir de mayo de 2020

Medios

Ya puedes reclamar a una aerolínea sin tarjeta de embarque

Medios

WTM 2019 y las nuevas ideas para el viaje de sus sueños

Medios

Nueve países de la UE quieren un impuesto a la aviación civil por sus emisiones de CO2

Medios

20.000 jóvenes europeos podrán recorrer gratis Europa en 2020

Medios

Egipto, Turquía y Túnez vuelven a retar a la oferta española de sol y playa

Medios

Vuelos, hoteles, paradores… Ofertas para disfrutar de un buen viaje

Medios

Un viaje por los cementerios más terroríficos y bellos de España

Medios

El primer crucero temático del chocolate partirá este 2020

Medios

Las ciudades más caras del mundo para una escapada de fin de semana (y está Madrid)

Medios

Dejar Comentario