Precioso cuento ilustrado que nos recuerda la magia de los libros

Cada vez se lee menos, lo que implica que cada vez usamos menos la imaginación. Porque cuando vemos una película o un video nos lo dan todo hecho, somos espectadores pasivos, mientras que con un libro nuestra imaginación es el único límite. Eso, entre otras muchas cosas, es lo que nos cuenta La niña que salvó los libros (B de Block), un precioso cuento ilustrado que hará volar vuestra imaginación. Y que, por la belleza de su historia y de las ilustraciones que la acompañan, es ideal para transmitir a los niños esa magia de las buenas historias, de los grandes libros.

Un libro de los noruegos Klaus Hagerup y Lisa Aisato, que nos cuenta la historia de Anna, una niña de 10 años a la que le encantan los libros y que no quiere envejecer. Quiere ser siempre joven. Algo que solo es posible en los libros, ya que si un personaje envejece o muere, siempre podemos volver a comenzar el libro y encontrarlo de nuevo con vida.

Un día Anna descubre que los libros de su biblioteca que no lee nadie son destruidos, con lo que los personajes y las historias que atesoran esos libros se perderán para siempre en el olvido. ¿Os imagináis que alguien hubiera destruido El Quijote, Alicia en el País de las Maravillas o Peter Pan… Sin duda el mundo sería distinto.

Por eso Anna se embarca en una emocionante misión, leer todos los libros que pueda, para salvar a Peter Pan, a Cenicienta, a Tom Sawyer… porque sin lectores, todos desaparecerían en el olvido.

Hasta que se encuentra con un misterioso libro que tiene el final en blanco. Si quiere conocer cómo termina la historia tendrá que encontrar al autor, comenzando una insólita aventura.

Un libro delicioso

Este es de esos cuentos que nos fascinan desde la primera página gracias a su bella historia, que transmite la magia de los buenos libros; pero también el suspense, porque hay un misterio que nuestra joven protagonista deberá descubrir para salvar esos libros; e incluso podríamos calificar la historia de poética.

Y es que su autor, Klaus Hagerup, es uno de los autores de libros para niños más importantes de Noruega, pero también es director de teatro, dramaturgo y poeta; lo que podemos comprobar en su elegancia a la hora de escribir y de transmitirnos el amor por la literatura.

Bellísimas ilustraciones

Mención aparte merecen los alucinantes dibujos de Lisa Alsato (1981), escritora ilustradora y artista premiada por su estilo realmente mágico. Es imposible no dejarse atrapar por sus ilustraciones, al igual que le pasa a la protagonista del cuento con sus libros.

Las bellísimas, poéticas y divertidas ilustraciones de este cuento le han valido uno de los premios más importantes del sector, el Memorial Astrid Lindgren (ALMA) 2018, que lleva el nombre de la famosa creadora de Pippi Calzaslargas. También ha sido reconocida como uno de los 10 mejores escritores noruegos menores de 35 años.

Una historia encantadora, poética y mágica sobre el amor por los libros, que no tiene edad, porque a los adultos os encantará. Pero que, sobre todo, es ideal para compartir con los niños, despertar su interés por la lectura y hacer volar su imaginación. Algo que, desgraciadamente, cada vez es más necesario.Y un regalo perfecto para las navidades, que están a la vuelta de la esquina.

También puede interesar

Dejar un comentario