IEVENN
Francia Nueva Caledonia

Una isla en el Pacífico votará en referéndum si se separa de Francia

A una distancia de poco más de 16.700 kilómetros de París, en el borde suroeste del océano Pacífico, se encuentra Nueva Caledonia, un grupo de islas ubicado en el sur del Pacífico, al este de Australia. Es un territorio de ultramar dependiente de Francia que ha permanecido bajo su control desde que fue colonizada en 1853.

Sin embargo, el próximo 4 de noviembre 174.000 neocaledenios acudirán a las urnas para decidir en referéndum si desean que esa relación continúe o, por el contrario, independizarse de Francia, informa France 24.

Antiguos resentimientos

París conquistó el archipiélago tropical en 1853, momento en que comenzó su etapa como colonia penal. Declarado territorio francés de ultramar en 1946, Nueva Caledonia tiene una población de 269.000 personas. El 39% son melanesios indígenas (conocidos localmente como canacos) mientras que el 27% son caldoches, descendientes de colonos franceses, junto con otras minorías de la Polinesia, Indonesia y Vietnam.

En la década de los 80, los antiguos resentimientos entre canacos y caldoches, vinculadas sobre todo a las expropiaciones de tierras indígenas por parte de los colonos, desembocaron en un enfrentamiento mortal que se cobró más de 70 vidas.

En 1988, entre las dos vueltas de las elecciones presidenciales francesas, un ataque violento y una toma de rehenes de dos semanas de duración por parte de los separatistas de Kanak en la isla de Ouvéa dejaron 25 muertos (cuatro gendarmes, dos soldados y 19 militantes separatistas).

¿Quién está a favor?

La actitud hacia a la independencia está condicionada en gran medida por los orígenes étnicos, con los canacos indígenas a favor y los caledonios no indígenas, incluidos los de origen europeo, en contra.

Según las últimas encuestas, la mayoría absoluta de los neocaledonios, en torno al 75 por ciento de los votantes, se oponen a la independencia de las islas, conocidas no solo por su belleza natural, sino también por albergar una cuarta parte de los suministros de níquel del mundo.

La aparente oposición a la independencia es, en parte, el resultado de las políticas de Francia que alientan a las personas a trasladarse a las islas desde el continente. Eso ha convertido a los indígenas en una minoría. Los inmigrantes franceses en Nueva Caledonia disfrutan a menudo de una alta calidad de vida en la isla, y los funcionarios reciben salarios que casi doblan los que recibirían en Europa.

En el electorado preocupa el posible impacto económico que supondría la independencia, ya que, probablemente, se traduciría en una disminución de la financiación francesa del Gobierno y los servicios públicos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, que visitó las islas en mayo, dijo que espera que Nueva Caledonia, territorio que calificó de «joya», permanezca en Francia, recalcando que su gobierno no tomará partido en el referéndum.

Macron, Johnson y Merkel se reunirán con Erdogan  en Londres»en las próximas semanas»

Medios

El vino francés, víctima colateral de un conflicto entre Estados Unidos y Europa

Medios

Fuerzas de seguridad evitan en Francia un atentado terrorista inspirado en el 11-S

Medios

La orina puede hacer crecer trigo

Medios

Bibliotecas Sin Fronteras lleva el saber a las zonas de conflicto en Colombia

Medios

El Tour de Francia 2020, todo un reto para los escaladores

Medios

Gringe, el poeta maldito del rap francés

Medios

Una nueva polémica sobre la cuestión del velo islámico sacude a Francia

Medios

Los bomberos franceses salen a la calle para reclamar mejoras en sus condiciones laborales

Medios

Diputados franceses votan la reforma a la controvertida ley de bioética

Medios

Atentado fallido de Notre-Dame: hasta 30 años de prisión para las mujeres yihadistas

Medios

Francia ensaya el Brexit en Calais

Medios

Dejar Comentario