IEVENN
España

Valencia | Una Alcaldía pendiente del carril bici

El alcalde, Joan Ribó, de Compromís, aspira a la reelección tras un mandato marcado por las polémicas relacionadas con sus políticas de movilidad

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, en una bicicleta. MAO

Antes de mayo de 2015 nadie se esperaba que Joan Ribó, ex portavoz de EU (Esquerra Unida) en las Cortes Valencianas y rescatado de la jubilación en 2011 por Compromís para las listas municipales, se convirtiese en alcalde de Valencia. Aunque sí se respiraba cierta sensación de desgaste de la ex alcaldesa, Rita Barberá, tras 24 años en el cargo, pocos confiaban en que la coalición valencianista pudiera completar la hazaña de transformar tres concejales en un grupo municipal significativo que le diese opciones para disputar la vara de mando. Y, sin embargo, las urnas obraron el milagro.

Compromís aprovechó el desencanto que transpiraban los partidos tradicionales para erigirse en la alternativa más firme a la ex alcaldesa. Su estrategia dio resultado y los votantes le concedieron nueve concejales, suficientes para dar a Compromís la Alcaldía de la tercera ciudad de España con el apoyo del PSPV y València en Comú (la plataforma en la que se integraba Podemos).

Ribó escaló hasta la presidencia de la corporación con la promesa de corregir algunos fracasos del PP: la opacidad en la administración, El Cabanyal, las sospechas de corrupción y la movilidad, uno de los aspectos más destacados de su gestión.

Nada más acceder al cargo, abrió el balcón del consistorio, hasta entonces sólo accesible para invitados especiales, fomentó procesos de participación ciudadana para decidir las inversiones, paralizó el plan de El Cabanyal de Barberá que proyectaba la apertura de una gran avenida hasta el mar a través del barrio e impulsó un ambicioso plan de fomento de la bicicleta con fuertes inversiones en infraestructuras ciclistas.

Políticas de movilidad

Cuatro años después, aquellas decisiones han tenido diferentes resultados. Mientras los gestos de apertura de la institución han permitido registros récord de visitantes al ayuntamiento, sus políticas de movilidad, principalmente la construcción de nuevos carriles bici en importantes avenidas, le han acarreado fuertes críticas. Y no sólo en la oposición, ya que el PSPV también ha visibilizado sus reticencias al respecto. La portavoz socialista, Sandra Gómez, ha mostrado un perfil más moderado, de contrapeso a Compromís, que, a tenor de las últimas encuestas, le ha dado importantes réditos. Los sondeos, de hecho, auguran la posibilidad de reeditar la alianza de izquierdas con un empate técnico entre Compromís y PSPV con una mínima ventaja a favor de Ribó.

Las iniciativas en materia de movilidad se han convertido en el escenario principal de la batalla electoral en Valencia, con los candidatos del PP, María José Catalá, y Cs, Fernando Giner, anunciando la reversión de algunos de los carriles bici más polémicos.

Ribó, de la mano de su concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, ha hecho bandera de la transformación urbana de la ciudad para favorecer modos de transporte alternativos, principalmente la bicicleta, que han generado cierta animadversión entre la ciudadanía.

En el último barómetro municipal, el carril bici se encaramócomo el tercer problema más grave para los ciudadanos. Y es que, en apenas cuatro años se ha acometido la construcción del anillo ciclista, un amplio carril bici que discurre por el perímetro de la ciudad histórica, y de diferentes infraestructuras en grandes viales que, a juicio de la oposición, estrangulan el tráfico motorizado.

El Cabanyal

En el barrio de El Cabanyal tampoco se han cumplido las expectativas al completo. Pese a paralizar el proyecto de la ex alcaldesa, lanzar un proyecto para renovar los principales ejes viarios y programar un ambicioso paquete de inversiones (buena parte procedente de fondos europeos), la transformación del barrio no ha discurrido con la agilidad que esperaban los vecinos.

La plataforma Salvem el Cabanyal, a pesar de aplaudir el giro en las políticas municipales, se ha mostrado muy crítica con la lentitud que ha mostrado la administración local para afrontar los problemas más acuciantes y resolver las inversiones previstas.

En el balance positivo del mandato se encuentra la situación financiera. El gobierno encabezado por Ribó ha protagonizado un recorte considerable de la deuda que ha permitido al consistorio desprenderse de la tutela del Ministerio de Hacienda, desde donde se controlaban las cuentas municipales a través de un plan de ajuste. Los presupuestos, aprobados cada curso sin dificultad, han recuperado su carácter expansivo con resultado de superávit. Una mejora presupuestaria que ha supuesto una inyección de inversiones y que representa, quizá, la mejor carta del alcalde para defender su gestión.

Rufián asegura que la izquierda «va a pringar» en las elecciones: «El adversario será la abstención»

Medios

Más Madrid decide este domingo si Errejón se presenta a las elecciones generales del 10 de noviembre

Medios

Este domingo las lluvias dan paso a una importante bajada de temperaturas en todo el interior peninsular

Medios

El 'pique' entre los alcaldes de Vigo y Madrid por las luces de Navidad

Medios

PP y Cs arremeten contra Pedro Sánchez por sopesar ahora los pagos a las autonomías

Medios

La Lotería Nacional de este sábado deja miles de euros en 10 provincias

Medios

El PSOE asegura que «Podemos fue a someternos a un chantaje»

Medios

La campaña «Si no curras, no cobras» supera el medio millón de firmas

Medios

El bote de Euromillones alcanza su récord por cuarta vez en la historia: qué pasa si nadie se lleva los 190 millones

Medios

Perros de trabajo, vidas al servicio de la sociedad, un vacío legal y un final incierto

Medios

Detenido un miembro de Estado Islámico en Algeciras con manuales para cometer atentados

Medios

El plan oculto de Franco con la Policía secreta nazi para acabar con el «enemigo» de España

Medios

Dejar Comentario