Valverde también se harta de Dembélé: fuera de la convocatoria

Dembélé, el pasado domingo en Vallecas. BENJAMIN CREMELAFP-PHOTO

Ousmane Dembélé apareció este sábado por el campo de entrenamiento de la Ciutat Esportiva Joan Gamper con aire despreocupado. Charlaba con Samuel Umtiti, su mejor amigo y quizá único sustento en la plantilla, y también con su compatriota Clément Lenglet. Participó en los rondos con total normalidad. No hubo rastro alguno de cualquier tipo de dolencia física, tampoco estomacal, que pudiera limitarle en la preparación. Pero Ernesto Valverde, su entrenador, quien más apostó por él cuando desde los despachos del club suspiraban por una venta este verano, lo dejó fuera de la convocatoria. Se ha acabado la bula.

El pasado jueves, Ousmane Dembélé decidió ausentarse del entrenamiento. No acudió a las instalaciones del Barcelona y, ante la extrañeza de los empleados del club, no dio señales de vida hasta hora y media después, tras varios intentos de contactar con él vía telefónica. El futbolista alegó una gastroenteritis. Un día después, el viernes, el jugador se limitó a hacer “trabajo específico”, concepto tantas veces empleado aquellos días en los que Ronaldinho campaba por la entidad. Y este sábado, Valverde, simplemente, le borró de la lista de convocados para el partido frente al Betis. Circunstancia que obligó al técnico, en su comparecencia ante la prensa, a responder hasta nueve cuestiones acerca del extremo francés. Un delantero cuyas actitudes sacan de quicio al Barcelona.

“Cada uno puede interpretar (su ausencia en la lista) como crea conveniente. Intento hacer lo mejor para mi equipo y para mi club”, se arrancó Valverde, que procuró que los mensajes hacia Dembélé no resultaran muy dañinos para un Barcelona que ve cómo el francés continúa devaluándose. “Las cuestiones internas son internas“, continuaba el técnico, que fue poco a poco soltándose: “El club ha hecho una inversión muy alta (145 millones de euros entre fijo y variables) y de lo que se trata es que pueda beneficiarse. Somos un equipo y tenemos que ir hacia adelante”.

“Tenemos que ayudarle”

Hasta que Valverde tiró de contundencia: “Al final, a los jugadores se les valora (económicamente) en función de lo que se ve en el campo. En función del talento y de la actitud que tienen y del compromiso que muestran con el equipo. Tratamos siempre de que se metan en una dinámica y que el público, que quiere verles jugar, vea que se parten el pecho por el equipo”.

Y ante la pregunta directa de si el Barcelona debería buscar un traspaso para Dembélé en el próximo mercado de invierno, Valverde prefirió tirar de paciencia. Aunque cada vez cueste más mantenerla. “El talento de Dembélé es difícil de encontrar. Tenemos que ayudarle a sacarlo”.

Sin citar ya al francés, cuando al técnico le preguntaron por lo que se le debe pedir a todo futbolista en cuestiones de compromiso, Valverde volvió a tirar de mensajes nada subliminales: “Lo mismo que en cualquier otro trabajo. Hay que intentar dar lo mejor y ya está. Luego, nos equivocaremos o no. Pero lo que se les pide es estar aquí empujando cada día”.

Al menos, el entrenador azulgrana encontró un par de buenas noticias. Leo Messi, después de cumplir sus tres semanas de baja tras su fractura de radio, y Samuel Umtiti, que llevaba 45 días ausente por lesión, volvieron a la convocatoria. Dembélé, mientras, podrá reflexionar durante la concentración con la selección francesa, donde Didier Deschamps tampoco le pierde ojo.

También puede interesar

Dejar un comentario