'Violeta al fin': Nunca es tarde para la rebeldía

Violeta ve el mundo de forma diferente. Asiste a clases de natación, pero más que nadar, lo que le gusta es quedarse bajo el agua y ver como el mundo se agita y patalea a su alrededor. Aunque su profesor la regañe. Esta tierna mujer de 72 años es la protagonista de ‘Violeta al fin’, la nueva película de la costarricense Hilda Hidalgo (‘El amor y otros demonios’) que retrata la vida de esta abuela y madre que ha decido que nunca es tarde para seguir su propio camino. Divorciarse de su marido y hacer todo lo que en su vida había reprimido. Y como la pensión no le alcanza y vive en una gran casa, opta por alquilar una habitación para sacarse un «platica» que le ayude a arreglar las goteras de su querido y viejo hogar. Su primer inquilino será su monitor de la piscina.

La actriz Eugenia Chaverri es el centro sobre el que gira esta estimable película, que nos vuelve a regalar en la sección oficial otro personaje femenino cargado de fuerza y sentimiento. Una mujer que desafía a todo su entorno y que reivindica su feminismo en este drama íntimo en el que la protagonista se enfrenta al reto de conservar su casa, donde reside su vida y su memoria, cuando el banco quiere arrebatarle su vivienda. Hilda Hidalgo nos presenta una película militante y rebelde que nos arrebata con su entrañable protagonista, aunque el tono y el detonante de la película está narrado con excesiva lentitud, lo que frena su puesta en escena. Una economía visual que hace que el argumento se arrastre más que avance.

El festival abre una ventana a esta singular película costarricense, una filmografía poco habitual en las pantallas españolas y que supone todo un acierto. Aunque llama la atención que, pese a ser seleccionada en la sección a concurso del certamen, ni la directora ni nadie del equipo esté hoy en Málaga para presentar la película.

Noticias CineFuente Original

También puede interesar