IEVENN
Motor

WEC | Alonso puede con la lluvia, el granizo y la nieve en Spa

Cuarto triunfo de la Súper Temporada para el español, que será campeón del WEC con un séptimo puesto en Le Mans.

Alonso, bajo la nieve, al frente de las Seis Horas de Spa. GAZOO RACING

Un estropicio en el sistema híbrido del Toyota #7 despejó todas las incógnitas en Spa, de donde Fernando Alonso pudo escapar sin daños para tomar más impulso hacia el título del Mundial de Resistencia (WEC). A mitad de carrera nadie esperaba este triunfo en un sábado con todos los alicientes para la épica. Desde la nieve a los errores en la estrategia. Desde las ralentizaciones por banderas amarillas al granizo o al inusual trompo del favorito. Bajo esas premisas, con la supervivencia primando sobre la potencia, Fernando agarró firme el volante del coche #8 hasta su cuarta victoria de la Súper Temporada. Un séptimo puesto en Le Mans bastará para coronarse como campeón de la categoría. [Narración completa de las Seis Horas de Spa]

No hubo respiro en la penúltima prueba del WEC. Tampoco para Alonso, por mucho que el brutal ritmo de su TS050 Hybrid no encontrara oposición en la tabla de tiempos. El vencedor, como todos, asumió un último relevo con lluvia extrema, nieve y temperaturas en torno a los 2ºC. Bastaba cualquier despiste detrás del ‘safety car’ para patinar sin control hasta las protecciones. Hace cinco meses, en Shanghai, los comisarios pararon dos veces la carrera. En Bélgica sólo la suspendieron 11 minutos y medio antes de la bandera a cuadros.

Y eso que mucho antes, cuando Jacky Ickxs ordenó la vuelta de formación, un sol débil aún iluminaba los montes de las Ardenas. Una salida limpia, sin un solo codazo entre los dos únicos favoritos. Mike Conway por delante de Sebastian Buemi. Cinco minutos de paz antes de que se desatase el temporal.

Pequeño error de Conway

Descargaron sin piedad los cielos y Toyota llamó a capítulo a sus dos coches para montar los neumáticos de lluvia. Un escenario previsible que, por desgracia, pilló a pie cambiado al Gazoo Racing. Esa falta de preparación repercutió en 16 segundos de déficit para Buemi. Un error que afortunadamente quedó en segundo plano debido a las espeluznantes condiciones del clima. Vientos feroces, nieve azotando sobre los parabrisas y termómetros en torno a los 2ºC.

Lo extraño es que la dirección de carrera permitiera casi 20 minutos de acción antes de dar paso al inevitable ‘safety car’. Con todos reunidos y las diferencias neutralizadas había llegado el momento de extremar las precauciones y esperar una tregua. Así, justo cuando iba a cumplirse la primera hora, Buemi superaba a Conway por un error del británico en la chicane de entrada a meta. Algunos rayos de sol bañaban entonces los pinos.

Muy poco duró la alegría para el Toyota #8, perjudicado por un paso hacia los talleres con el ‘pit lane’ cerrado. En ese escenario, la normativa exige un repostaje de sólo cinco segundos, así que debieron repetir la operación para rellenar el depósito y cambiar neumáticos. La demora de esa parada de más se trasladó en 40 segundos de retardo en la clasificación. Tantas concesiones seguidas de Toyota permitían a Stoffel Vandoorne tomar el mando de la prueba con el SMP #11.

Un trompo en Pouhon

Se cumplían dos horas de carrera cuando Fernando Alonso tomó el volante para pelear codo con codo con Kamui Kobayashi. Podía esperarse otro feroz ataque, como en la noche de Le Mans, pero no el trompo del español en la zona de Pouhon, una vertiginosa curva a izquierdas en bajada. Afortunadamente, tras tocar el piano pudo hallar mucho espacio en la escapatoria. Menos mal también que la ralentización de la carrera en la vuelta siguiente por Full Course Yellow permitió una revisión ‘gratis’ del fondo plano del Toyota.

Ni siquiera habíamos alcanzado el ecuador y todo parecía jugar a favor del coche #7. De pronto, el sensor eléctrico del sistema híbrido frustraba cualquier opción para Kobayashi. Nada menos que 11 minutos varado en el taller, con los mecánicos sudando tinta para devolver al japonés a la pista. Casi seis vueltas perdidas. La única misión al alcance era cazar algún punto con el que evitar la proclamación matemática del #8.

Desde la vigésimo segunda posición, José María ‘Pechito’ López se lanzaba sin miramientos mientras Alonso cedía su asiento a Kazuki Nakajima tras un relevo de apenas 57 minutos. La lluvia, otra vez de regreso, ya no era en absoluto bienvenida, aunque no hubo forma humana de quitársela de encima. Kobayashi, de regreso al volante del #7, pudo terminar sexto a la estela de los Rebellion y los SMP. Con ello, las opciones para Le Mans se reducen a una sencilla combinación. Alonso alzará el título del WEC con un séptimo puesto en el Circuito de La Sarthe.

Fernando Alonso: «Volvería a la F1 sólo con un coche ganador de inmediato»

Medios

Continúa el calvario de Lorenzo con Honda: caída aparatosa en los tests de Montmeló

Medios

Álex Márquez llama, por fin, a las puertas de MotoGP

Medios

Pole para Fabio Quartararo en Montmeló, pero… ¿Sirve para algo la pole?

Medios

Fernando Alonso y Tony Parker, dos ídolos de masas en Le Mans

Medios

Fernando Alonso, lejos del otro Toyota, pero con las ideas muy claras: «Hay que terminar en el top 7»

Medios

Mercedes gana incluso siendo segundo

Medios

Escándalo en la Fórmula 1: Hamilton ganó el GP de Canadá por una sanción a Vettel y el alemán estalló de furia

Medios

Lewis Hamilton: «La F1 debería ser más dura, es un deporte para hombres»

Medios

Marc Márquez reina en Mugello y acecha el récord de poles de Doohan

Medios

La redención de Ferrucci, mejor novato en Indianápolis tras su oscuro pasado en F2

Medios

Las quejas de Hamilton y una victoria en Mónaco «con el espíritu de Lauda»

Medios

Dejar Comentario